EL BLOG
07/05/2018 10:00 AM CDT | Actualizado 08/05/2018 1:08 PM CDT

Quién es Ricardo Alemán

Twitter
Alemán tiene mucho tiempo en Twitter y conoce perfectamente las reglas no escritas de esta red social.

Ricardo Alemán es un porro, de eso no queda duda. Su cuenta de Twitter -una mezcla de servicio informativo y opiniones personales- deja claras sus filias y sus fobias. Hace tiempo que tomó partido: para él solo hay dos candidatos a la presidencia: Andrés Manuel López Obrador y José Antonio Meade.

Al primero, cada que puede, lo compara con Chávez y Maduro. Del segundo publica y replica únicamente notas positivas. Esta polarización, aunada a su estilo grosero y agresivo, le ha acarreado un sinnúmero de detractores, que le responden y atacan en los mismos términos.

Para Alemán no hay medias tintas: los que lo apoyan merecen su respeto, mientras quienes no le aplauden son jauría, chairos y desesperados.

¿La libertad de prensa es absoluta? ¿Hasta dónde llega este derecho? Quizá, sin proponérselo, Ricardo Alemán encontró este fin de semana la respuesta a estas preguntas, tan en boga en tiempos de fake news y redes sociales.

Su desafortunado tweet, en el que parece hacer apología de la violencia, al replicar un llamado a asesinar a López Obrador, le ha costado el trabajo en Televisa y Canal 11, empresas que han prescindido de sus servicios tras este escándalo.

Aunque él asegura que su retweet era, en realidad, una advertencia, fue tomado como todo lo contrario. Y no podía ser de otra forma, porque así es Alemán: respondón e irreverente.

¿Llevaba este tweet un llamado velado a asesinar a AMLO? No lo creo. Más parece una mala -pésima- broma, un comentario desafortunado y fuera de lugar. Uno más de una larga lista, como cuando sugirió que los 43 estudiantes de Ayotzinapa fueron asesinados porque sus líderes eran narcotraficantes; su columna en Milenio, llamando idiotas a los votantes antipriistas; o cuando en Twitter calificó de "pinche manifestacionsita chiquita" a la protesta de hace unas semanas para exigir justicia por el asesinato de los tres estudiantes de Guadalajara.

Sin embargo, esta vez la policía tuitera dijo basta. En pocos minutos, tras la condena de periodistas como Julio Astillero, Andrea Noel o Peniley Ramírez, el hashtag #NoAlPeriodismoSicario se volvió trending topic y un simple meme más dos palabras incendiaron la red.

En sendos comunicados, Televisa y Canal 11 confirmaron la finalización de su relación laboral con Ricardo Alemán, quien inmediatamente aseguró que "ganó el linchamiento y el reclamo de censura".

Ricardo Alemán podrá hacer el periodismo que a él le gusta, por mucho que moleste o incomode. Eso sí, no lo podrá hacer en Televisa ni Canal 11.

Alemán, sin embargo, podrá continuar con sus frases incendiarias y sus ataques a quienes no piensan como él en otros espacios que aún mantiene, como Milenio y Televisión Mexiquense. También en Twitter, que no ha cancelado su cuenta.

En suma, Ricardo Alemán podrá hacer el periodismo que a él le gusta, por mucho que moleste o incomode. Eso sí, no lo podrá hacer en Televisa ni Canal 11, pues ambas empresas tienen derecho de cerrar sus puertas a aquellos comunicadores que no se apeguen a sus respectivos códigos de conducta.

Twitter no perdona y eso lo hemos visto en muchas ocasiones. Estamos en la época de lo políticamente correcto y, en estos tiempos, la ironía puede costar muy cara. Un comentario desafortunado puede ser suficiente para enviar a todo un ejército a atacar a su autor.

Pero Alemán tiene mucho tiempo en Twitter y conoce perfectamente las reglas no escritas de esta red social. Él mismo las utiliza a su favor para descalificar a quienes piensan distinto a él o para criticar sin fundamento.

Esta vez jugó con fuego y se quemó.

CORRECCIÓN:En una versión anterior de este texto se afirmaba que Ricardo Alemán había acusado a Federico Arreola, director de SDPNoticias, del asesinato de Luis Donaldo Colosio. Esto es falso.

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.