UN MUNDO MEJOR
09/02/2019 6:00 AM CST

El asesino serial de gays en Toronto morirá en prisión: su sentencia es cadena perpetua

El jurado dio la pena máxima a Bruce McArthur, culpable de ocho homicidios contra hombres homosexuales en Canadá

Boceto artístico que muestra al asesino serial Bruce McArthur durante su juicio en Toronto.
Associated Press
Boceto artístico que muestra al asesino serial Bruce McArthur durante su juicio en Toronto.

El destino de Bruce McArthur, un asesino serial que atacó con extrema violencia a la comunidad LGBT en Canadá, está echado: no volverá a pisar la calle y morirá en la cárcel.

McArthur se había declarado culpable el mes pasado de ocho cargos por homicidio, cometidos entre 2010 y 2017, con la esperanza de que el jurado mostrara compasión por él y sus 67 años. La misma compasión que él no sintió por sus víctimas, casi todos inmigrantes con familia en el sur de Asia o el Medio Oriente, quienes habían vivido algún periodo de sus vidas en el clóset debido a la homofobia que se vive en sus países de origen.

Pero su final ha sido tan duro como lo permiten las leyes de Toronto, donde cazó a hombres homosexuales con un excepcional sadismo: la sentencia de McArthur fue cadena perpetua.

El jurado llegó a esa decisión luego de escuchar los horribles detalles de sus crímenes: el sexagenario llevaba a sus víctimas a su recámara, donde los sometía y ataba; después de violarlos, a varios los privó de la libertad por varias horas antes de asesinarlos.

Luego, vestía los cadáveres de sus víctimas con un abrigo de piel y los colocaba de tal forma que pareciera que posaban para su cámara. Las imágenes las guardaba en carpetas digitales con el nombre de sus víctimas para poder verlas cada vez que encendiera su computadora.

Para deshacerse de los cuerpos, McArthur los descuartizaba y enterraba los restos en un campo dentro de su residencia en Toronto.

El juez John McMahon de la Corte Suprema de Ontario se dijo complacido con el resultado pues "no hay duda de que Bruce McArthur seguiría matando", ya que no vio señales de arrepentimiento en el asesino serial.

Será hasta dentro de 25 años, cuando Bruce McArthur tenga 92 años, que el asesino pueda solicitar libertad condicional debido a su avanzada edad, una remota posibilidad que, además, depende de la subjetividad de los jueces.

Todo indica que McArthur nunca será, de nuevo, un hombre libre.