MÉXICO
07/02/2019 5:00 AM CST

Señor presidente ¿por qué la CFE prefiere energía contaminante sobre la renovable?

La generación de energía eléctrica en plantas de carbón, diésel o gas, será una prioridad en 2019, mientras que la energía renovable será relegada por la Comisión Federal de Electricidad.

En 2019, la CFE invertirá 10 veces más en la rehabilitación de plantas eléctricas de carbón que en centrales de energía renovable.
Canaltech
En 2019, la CFE invertirá 10 veces más en la rehabilitación de plantas eléctricas de carbón que en centrales de energía renovable.

Cuando Andrés Manuel López Obrador aspiraba a ser presidente en las elecciones federales de 2012, presentó una propuesta en materia energética que buscaba "convertir al sector en palanca del desarrollo nacional".

El noveno punto de su propuesta contemplaba la conformación de un programa nacional de transición energética para disminuir, de inmediato, la dependencia de combustibles fósiles y de recursos no renovables. Para el político era necesario "cuidar la herencia de las nuevas generaciones".

Siete años después, ya en la silla presidencial, López Obrador encaminó la planeación presupuestal de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) hacia la rehabilitación de plantas eléctricas de carbón, diésel y gas. Al mismo tiempo, alejó los recursos de las centrales generadoras de energía limpia.

También canceló una subasta para adquisición de energía limpia mediante contratos de largo plazo. Estos mecanismos permiten convenir la compra de energía eléctrica a precios competitivos, por plazos de hasta 20 años, inyectando recursos al gobierno para invertir en el desarrollo de plantas de energía renovable.

Combustibles fósiles: prioridad presupuestal

En 2019, la CFE invertirá 10 veces más en la rehabilitación de plantas eléctricas de carbón que en centrales de energía renovable, de acuerdo con un reporte publicado por Forbes México.

La estrategia programática de la empresa estatal para este año revela que la generación de energía basada en combustibles fósiles lleva la delantera en términos presupuestales, pues la inversión en plantas de carbón será de 10 mil 416 millones de pesos.

En contraste, las centrales geotérmicas, que funcionan con las emisiones naturales de vapor del subsuelo, recibirán 980 millones de pesos para su rehabilitación. A las plantas hidroeléctricas, que utilizan la corriente de los ríos para producir electricidad, se les destinará tan solo 340 millones de pesos este año.

Esto contraviene, al menos en términos presupuestales, a lo establecido en la Ley General de Cambio Climático, que establece un compromiso de reducción de gases efecto invernadero de 30 por ciento para 2020, y de 50 por ciento para 2050. También plantea una meta de 35 por ciento de generación eléctrica con fuentes limpias para el año 2024.

Adiós a los certificados de energía limpia

En diciembre del año pasado el Centro Nacional de Control de Energía anunció la cancelación de la cuarta subasta para la adquisición de energía limpia a través de contratos de largo plazo.

Esta práctica comenzó en 2015, y forma parte de una estrategia para incentivar la generación de energía a través de fuentes renovables. La cancelación provocó reacción del sector empresarial, y de distintos actores políticos.

Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, exhortó al gobierno federal a continuar con las subastas de energía limpia, pues impulsa prácticas ecológicas de producción de electricidad, al mismo tiempo que ofrece precios más atractivos para los compradores.

La bancada del PRI en la Cámara de Diputados consideró errónea la decisión de cancelar la subasta, ya que sus buenos resultados han permitido diversificar el portafolio de generación de energía eléctrica a favor de mecanismos más económicos y más amigables con el medio ambiente, informó el diario La Jornada.

Enrique Ochoa Reza, exdirector de la CFE y expresidente del PRI, sostuvo que las plantas de energía eólica han brindado buenos resultados en términos de producción de electricidad, además que han generado empleos.

"Las nuevas generaciones de mexicanos están convencidas que la manera de generar la energía eléctrica que se necesita para las actividades comerciales, industriales y domésticas tiene que ser renovable".Enrique Ochoa Reza.