MÉXICO
05/02/2019 12:43 PM CST | Actualizado 05/02/2019 1:43 PM CST

Otra vez, asesinan a una niña de 11 años, Josely... ahora en Michoacán

El cuerpo de la menor fue hallado en un domicilio particular en Morelia; tenía dos días desaparecida

Con este cartel las autoridades buscaron a Josely N., de 11 años, cuyos restos fueron localizados este martes
*
Con este cartel las autoridades buscaron a Josely N., de 11 años, cuyos restos fueron localizados este martes

La búsqueda por Josely N., de 11 años, terminó con el peor de los finales: tras el reporte de su desaparición el 3 de febrero pasado, sus restos fueron hallados este martes en un domicilio particular en Morelia, informó la Procuraduría General de Justicia de Michoacán.

A través de un comunicado, la Fiscalía Especializada para la Investigación y Persecución de los Delitos de Desaparición Forzada de Personas confirmó que tras una investigación que comenzó el domingo por la noche, el cadáver ya fue localizado y ha comenzado el proceso para entregarlo a su familia.

Josely N. fue vista por última vez en un evento público en el municipio de Tarímbaro, Michoacán. Sus familiares interpusieron una denuncia de inmediato con la esperanza de que el protocolo de la Alerta Ámber la rescatara de lo que, en la ficha de búsqueda, se resumió como "se considera que la integridad de la menor se encuentra en riesgo toda vez que puede ser víctima de la comisión de un delito".

Gracias a la investigación, las autoridades obtuvieron datos de que la menor podría estar en un domicilio de la colonia Rubén Jaramillo en la capital michoacana, por lo que solicitaron una orden de cateo ante un juez que fue cumplimentada en las primeras horas de hoy.

Hasta el momento no ha trascendido si, además de ser víctima de un homicidio doloso, Josely N. habría sufrido alguna agresión sexual previa a su asesinato o si el presunto responsable fue detenido.

Apenas a finales de enero, el secuestro, violación y homicidio de otra niña indignó a los mexicanos. Giselle Garrido, también de 11 años, fue asesinada en Chimalhuacán, Estado de México, donde el dueño de un cibercafé la llevó a su casa con engaños.