MÉXICO
01/02/2019 5:00 AM CST | Actualizado 01/02/2019 8:35 AM CST

A 500 días del sismo del 19S: ¿sabes si tu casa u oficina corre riesgo?

Los edificios dañados o colapsados durante el sismo del 19S muestran 10 características en sus estructuras que se repiten. Comprenderlas te permite conocer el riesgo que podrían tener el lugar donde trabajas o habitas.

Han pasado 500 días del sismo que acabó con la vida de 225 personas y que dañó más de 11 mil edificios de Ciudad de México. A pesar de las pérdidas humanas y materiales, una gran parte de la población aún desconoce si el edificio en el que vive o trabaja resistirá otro temblor.

El 19 de septiembre de 2017 demostró que, a pesar de la devastación que sufrió la capital de México 32 años antes, la población, el gobierno y las instituciones no habían hecho su parte para conocer el estado de las viviendas, los centros de trabajo o las escuelas.

Muy poco ha cambiado desde hace año y medio. Algunos peritajes se realizaron para determinar los daños sufridos en edificios, pero su costo y complejidad, los vuelven prácticamente inaccesibles para muchos capitalinos.

Sin embargo, existen 10 características, o patologías, de los edificios que incidieron en su desplome durante el último gran sismo en Ciudad de México. Algunas se relacionan con el diseño del inmueble, otras con alteraciones realizadas a su estructura o con daños previos al temblor.

Las patologías de los 71 edificios colapsados parcial y totalmente en la capital el 19 de septiembre de 2017 fueron identificadas y documentadas por la empresa consultora en riesgos ERN, con el apoyo de estudiantes de la Facultad de Ingeniería de la UNAM.

A través del análisis de la base de datos generada por ERN, HuffPost México identificó tendencias en la presencia de estas patologías en estos, para identificar su prevalencia, y advertir sobre los riesgos de habitar un edificio con una o varias de estas condiciones.

Las 10 agravantes del riesgo

GOLPETEO

En su base de datos, ERN registró 35 edificios bajo la categoría Colapso Total. En 20 de estos casos (57%) se registró un golpeteo con un edificio contiguo. Si bien, un inmueble puede evitar su desplome al recargarse con su vecino, una construcción más pequeña puede provocarle daños o derrumbarlo.

PLANTA BAJA DÉBIL

En otros 20 casos los edificios colapsados presentaban una planta baja débil. Esto se presenta con frecuencia cuando se derrumban muros de carga o columnas para ampliar espacios de vivienda o comercios, o cuando se amplían estacionamientos.

IRREGULARIDAD EN PLANTA

La tercera patología más recurrente, presente en 10 casos (28%), es la irregularidad en planta, entendido como la asimetría entre los elementos que le dan –o que reducen– la rigidez a una edificación: muros, columnas, pisos, escaleras y otros más. Esta es una vulnerabilidad de origen, es decir, desde la planificación de proyecto arquitectónico.

EFECTO DE ESQUINA

Ocho de los 35 edificios colapsados totalmente (22%) se encontraban en una esquina. De acuerdo con el ingeniero Eduardo Reinoso, director general de ERN, esta patología se presentó en inmuebles de las delegaciones Cuauhtémoc y Benito Juárez, de manera particular en edificios con fachadas de cristal, con vista amplia. La falta de muros les quitó resistencia, y –en su mayoría– se desplomaron hacia la calle.

Erick Suárez

IRREGULARIDAD VERTICAL

La quinta patología más común, identificada en cinco casos (14%) fue la irregularidad vertical, que se presenta cuando la planta baja es muy distinta a los pisos superiores en diseño y distribución de las columnas o muros de soporte.

AMPLIACIONES Y APÉNDICES

Las ampliaciones o construcción de apéndices en los inmuebles fue la sexta agravante de riesgo más común, registrada en cuatro casos de colapso total (11%). Otras cuatro patologías estuvieron presentes en esta categoría, aunque en menor grado.

EDIFICIO ALARGADO

En tres casos (8%) se registró que el edificio era alargado. Esto se presenta cuando la base de un inmueble es muy reducida, con relación a su altura.

COLUMNA CORTA

En dos casos se presentó el efecto de columna corta, es decir, cuando las columnas eran muy esbeltas para soportar el peso del edificio al momento del sismo.

DAÑO POR OTRO EDIFICIO

En un caso (2%) el inmueble colapsado había sido dañado por otro edificio.

AUTOCONSTRUCCIÓN

En un caso (2%) se determinó que el inmueble había sido autoconstruido.

Sistemas de construcción peligrosos

El sistema constructivo de un inmueble es el conjunto de técnicas, procedimientos, materiales, y elementos utilizados para erigir un edificio.

El uso de algunos, como el de columna y losa plana de concreto, fueron prácticamente descontinuados en las edificaciones de Ciudad de México, por su alto nivel de vulnerabilidad ante sismos. No es casualidad que el 40 por ciento de los edificios colapsados totalmente el 19 de septiembre de 2017 hayan sido construidos con este sistema.

"Ese es un sistema malísimo para los temblores, se construyó mucho en México en sesentas, setentas, ochentas, pero después del terremoto (de 1985) prácticamente se dejó de construir porque muchos de los edificios que colapsaron tenían ese sistema".Eduardo Reinoso.

A pesar de esta experiencia, algunos constructores siguieron utilizándolo. El edificio ubicado en el número 56 de la calle Zapata de la colonia Portales, lo utilizó y colapsó, a pesar de haber sido construido en 2016. El ingeniero Reinoso señala que dos personas murieron en este derrumbe, debido a que "se relajó muchísimo la manera de construir".

Erick Suárez

Sobre el lecho del lago de Tenochtitlán

La ubicación del edificio es un factor de riesgo sísmico importante, más no determinante, aclaró el ingeniero Reinoso.

"Se puede vivir perfectamente seguro en una zona considerada de alto riesgo, pero en un inmueble bien diseñado, bien construido y bien mantenido".Eduardo Reinoso.

Como se puede apreciar en el siguiente mapa, existen tres niveles de riesgo en la capital, dependiendo de la firmeza del terreno. La zona verde muestra las zonas de terreno más firme, la amarilla una firmeza intermedia, y la de color rojo son áreas de alto riesgo sísmico, por la debilidad del suelo.

ERN

Esta distribución se debe a que Ciudad de México se construyó sobre el antiguo lago de Tenochtitlan, sostuvo Reinoso, por lo que las zonas más débiles coinciden con su ubicación.

"La firmeza del subsuelo es uno de los factores que explican por qué las actuales alcaldías Benito Juárez, Cuauhtémoc y Coyoacán registraron la mayor cantidad de colapsos totales de inmuebles, pero también es porque son las que concentran la mayor cantidad de edificios".Eduardo Reinoso.

Erick Suárez

Antigüedad de las construcciones

La fecha de construcción de los edificios también incide en su nivel de riesgo, pero tampoco lo determina. Aunque el paso del tiempo puede debilitar su estructura, un edificio bien mantenido puede tener una buena durabilidad y resistencia sísmica.

"Las cosas viejas no necesariamente son más vulnerables, es más, algunas viejas están muy bien hechas, no les va a pasar nada".Eduardo Reinoso.

Pero existe otro motivo por el cual la antigüedad del edificio se relaciona con su nivel de riesgo: tras el terremoto de 1985, los códigos de edificación del entonces Distrito Federal se hicieron más estrictos, para generar una mayor protección ante futuros sismos.

Erick Suárez

Para Eduardo Reinoso, es esencial que los habitantes de Ciudad de México conozcan las patologías y la antigüedad de los edificios que habitan, para que –tomando en cuenta su ubicación– puedan tener indicios importantes sobre el nivel de riesgo que presentarían durante un futuro sismo.

Si bien, es imposible determinar cuándo vendrá el siguiente, la historia indica que se presentan cada 15 o 20 años, en promedio.

"No esperemos que venga el siguiente temblor para decir, este se tenía que caer, sino, antes de eso identificarlos y hacer algo con los dueños o con la autoridad".Eduardo Reinoso.