UN MUNDO MEJOR
23/01/2019 12:27 AM CST | Actualizado 23/01/2019 1:27 AM CST

El “lugar más amable de EU” ya no atiende refugiados, sino funcionarios de gobierno

Ante la crisis que ha provocado el cierre del gobierno, este refugiado sirio se ha dedicado a regalar comidas a burócratas en apuros económicos

El restaurante Yassin's Falafel House presume en sus redes sociales a los donantes que les permiten seguir regalando comidas
Yassin's Falafel House
El restaurante Yassin's Falafel House presume en sus redes sociales a los donantes que les permiten seguir regalando comidas

Un restaurante manejando y atendido por refugiados que llegaron a Estados Unidos –y que el año pasado ganó el concurso "El lugar más amable del país" de la revista Reader's Digest—ha cambiado de giro para mantener su honroso título: ante el cierre de gobierno que ha dejado a miles de burócratas sin sueldo, su giro ha cambiado y ahora atiende principalmente a funcionarios de gobierno que sobreviven con los ahorros que les quedan.

El restaurante Yassin's Falafel House, ubicado en Knoxville, Tennessee, está ofreciendo comidas gratis para todos los empleados del gobierno federal que se han visto afectados por la parálisis del gobierno, causado por el ultimatum del presidente Donald Trump para que los demócratas le aprobaran 5,7 mil millones de dólares para construir el muro fronterizo con México que prometió en su campaña presidencial.

Para evitar que el querido restaurante quiebre en su intento por aliviar los bolsillos de los burócratas, vecinos de Knoxville han donado cientos de dólares para que el comedor pueda seguir regalando comidas.

"Los funcionarios del gobierno también son nuestros hermanos y hermanas y no van a estar solos durante este largo cierre de gobierno. No podemos ser 'el lugar más amable de Estados Unidos', si los dejamos solos", publicó el encargado de las redes sociales del restaurante en la página de Facebook.

El dueño del lugar, un refugiado sirio llamado Yassin Terou, se ha ganado un lugar en la comunidad como un respetado y querido vecino, gracias a sus esfuerzos por unir a su vecindario en la diversidad.

Durante los últimos cuatro años, Yassin Terou ha usado su restaurante como un santuario para todos los que lo visitan sin importar su raza, origen étnico, condición migratoria u orientación sexual.

Una historia que ejemplifica la importante labor social de Yassin's Falafel House ocurrió durante una vigía musulmana en 2017. Un hombre interrumpió a gritos la ceremonia religiosa iracundo porque, según él, los refugiados estaban "robando" empleos a las personas nacidas en suelo estadounidense.

En lugar de confrontarlo, Tassin Terou habló con él, le invitó una cena y le invitó a conocer a la comunidad siria de Tennessee. Incluso, le ofreció un empleo.