UN MUNDO MEJOR
20/01/2019 6:00 AM CST

La Venezuela de Trump: funcionarios en EU no tienen dinero para comprar pañales

420 mil empleados federales están trabajando sin paga por el cierre de gobierno; el dinero se agota rápido y pagar pañales es cada vez más difícil

Además, el cierre parcial del gobierno, que se inició el 22 de diciembre, tiene suspendidos a 380 mil burócratas.
PredragImages via Getty Images
Además, el cierre parcial del gobierno, que se inició el 22 de diciembre, tiene suspendidos a 380 mil burócratas.

El lunes, Jojo escuchó de la escuela de sus hijos que a sus dos niños les quedaban pocos pañales y que era urgente reponer sus provisiones. Era el tipo de advertencias que normalmente habrían sido un recordatorio de rutina. Pero esta semana, la llenó de temor, porque no tiene dinero para comprar los pañaes.

Jojo, quien solicitó ser llamada por su apodo, porque a ella y sus compañeros de trabajo se les dijo que no hablaran con la prensa, es uno de los aproximadamente 420 mil empleados federales de Estados Unidos que atrabajan actualmente sin remuneración. Otros 380 mil empleados están suspendidos debido al cierre parcial del gobierno, que se inició el 22 de diciembre.

Jojo es una custodia en una prisión federal en Texas y es la única fuente de ingresos de su hogar. Su esposo se queda en casa para cuidar a sus dos hijos, que tienen tres y cuatro años. Los dos niños tienen autismo y no hablan.

Después de perder, al menos, un cheque de pago, muchos trabajadores federales ya no pueden pagar insumos básicos como alimentos y medicamentos, y están tomando medidas desesperadas para obtener esos artículos. Pagar pañales —un gasto costoso incluso para las familias que tienen una quincena segura— se ha convertido en un problema particularmente difícil.

"No puedo cambiarlos. No pueden sobrevivir así ", le dijo Jojo al HuffPost. "Hay que cuidar a los pequeños. No quieres poner en peligro su salud y bienestar".

Jojo gana alrededor de 2 mil dólares al mes, y la familia ha estado viviendo de cheque en cheque desde que tuvieron hijos. Además de sus gastos diarios, pagan servicios de terapia especiales dos veces por semana para sus hijos. El seguro cubre la mayor parte del costo, pero la familia debe pagar 30 dólares por cada sesión. Debido a que el trabajo de Jojo no ofrece una licencia por maternidad pagada, tuvo que tomarse unas pocas semanas sin paga, durante las cuales acumuló 6 mil dólares en deudas con las tarjetas de crédito que aún está pagando.

Los pañales le cuestan alrededor de 120 dólares al mes. Ahora, Jojo tampoco puede pagar las cuentas de la hipoteca o la mensualidad de su auto.

Solo se sintió aliviada cuando supo de un amigo que podía recurrir al Texas Diaper Bank para obtener ayuda. La organización sin fines de lucro, con sede en San Antonio, se encuentra a dos horas en automóvil desde su casa, pero incluso después de tener en cuenta los costos del combustible, ella dijo que hacer el viaje aún vale la pena económicamente.

El grupo está ofreciendo pañales y toallitas húmedas para los empleados y contratistas del gobierno afectados por el cierre del gobierno. Jojo planea hacer otro viaje este miércoles, después de que termine su turno de ocho horas en el trabajo.

ASSOCIATED PRESS
Un gran número de ONG no pueden darse abasto en los apyos a familias que necesitan pañales para sus hijos

Si bien el Banco de Pañales de Texas actualmente cuenta con los recursos para proporcionar suministros adicionales a los empleados del gobierno que pueden estar buscando ayuda por primera vez, la demanda podría superar la capacidad de la ONG, dijo Ashley Hernández, gerente de programas de la organización.

El grupo típicamente apoya a 20 familias por día. Solo el martes, después de anunciar que estaba extendiendo la ayuda a las familias afectadas por el cierre del gobierno, la organización entregó pañales a unas 25 familias y se reciben más llamadas.

Es probable que muchas organizaciones sin fines de lucro, especialmente aquellas que proveen pañales, simplemente no tengan los recursos para satisfacer este tipo de demanda adicional, dijo Joanne Goldblum, CEO y fundadora de la Red Nacional de Bancos de Pañales.

Dicha red abarca más de 200 bancos locales de pañales que siguen un modelo similar al de los bancos de alimentos. Las agencias locales proporcionan pañales, toallitas, productos de higiene femenina y servicios para familias con dificultades. Goldblum dijo que la organización ha visto un notable aumento en la necesidad desde el cierre, particularmente entre las familias y comunidades de la Guardia Costera en el área de Washington D.C., donde hay altos niveles de empleo federal.

Aunque la red distribuye unos 52 millones de pañales al año, todavía no es suficiente. Solo en Connecticut, el banco de pañales distribuye alrededor de un millón de pañales al año, según Goldblum.

Massachusetts Military Support Foundation/Facebook
La Massachusetts Military Support Foundation trabaja en cómo ayudar a militares a pagar los pañales que necesitan y que no pueden costear por el cierre del gobierno

Otros grupos específicos de pañales y organizaciones sin fines de lucro en general dicen que están abrumados con las solicitudes de pañales de los empleados federales en este momento. The Cloth Option, una organización sin fines de lucro con sede en Massachusetts, que abrió a principios de este mes, ofrece pañales reutilizables. Desde que anunció en Facebook esta semana que sus servicios están disponibles para los empleados federales, el grupo ha recibido un flujo constante de solicitudes, dijo Sadie Cora, presidenta de la junta directiva del grupo.

Una solicitud que impresionó a Cora fue la de una madre que tiene cuatro hijos y está embarazada de su quinto. Su esposo fue despedido y ella dijo en su solicitud que estaba "aterrada" porque no tenía idea de cuándo iban a ver un cheque de pago nuevamente.

La Fundación de Apoyo Militar de Massachusetts, que proporciona ayuda a personal militar con sede en Massachusetts, dijo que apenas puede satisfacer la demanda. Estableció cinco despensas emergentes para las familias de la Guardia Costera afectadas por el cierre. En Rhode Island y Boston, el grupo pasó de tener pañales para tres meses a solo dos semanas, dijo Don Cox, el presidente de la fundación.

Mientras que las familias están agradecidas por la ayuda, también están agobiadas por el estrés, dijo Cox.

"Si no te pagaran, y tuvieras tus pagos pendientes de Navidad, tu seguro de auto venciera y no estuvieras seguro de cuándo iba a llegar el próximo cheque, ¿cómo te sentirías?".

Si bien estas organizaciones ofrecen servicios cruciales, muchas familias ni siquiera saben que están disponibles. Otros pueden no vivir cerca de una agencia y, como resultado, pueden verse obligados a tomar medidas desesperadas.

Teremy Henríquez, un empleado federal con licencia que trabaja para el Departamento de Agricultura en Puerto Rico, tiene un hijo de un año. Se está quedando sin pañales y ha estado manteniendo a su hijo en la guardería para vigilar de cerca la cantidad de pañales que usa y hacer que duren un poco más. Es el último recurso para muchas familias con dificultades: el racionamiento de los pañales puede provocar una erupción y otros riesgos para la salud.

Jojo está agradecido de que su situación no haya llegado a eso. Pero ella tiene muchas otras cosas de las que preocuparse ahora. A medida que las deudas continúan acumulándose, ella está considerando dónde puede buscar otro trabajo, posiblemente en un McDonald's cercano.

"Me criaron para conseguir un buen trabajo y apoyar a mi familia, a fin de vivir una vida feliz y saludable", dijo Jojo. "Ahora estoy preocupada".

Este artículo fue publicado originalmente en el HuffPost y editado y traducido para su publicación en el HuffPost México.