UN MUNDO MEJOR
20/01/2019 6:00 AM CST

El edificio donde el Estado Islámico torturaba homosexuales tuvo el fin que merecía

El inmueble que los terroristas usaban para lanzar personas LGBTQ al vacío ha sido destruido como un símbolo de victoria sobre los yihadistas

Actualmente, solo quedan tres pisos del inmueble conocido como The Chadirji Building.
Actualmente, solo quedan tres pisos del inmueble conocido como The Chadirji Building.

El infame edificio que los terroristas del Estado Islámico usaban para torturar, ejecutar y aventar al vacío a personas LGBTQ en Mosul, Iraq, ya no existe. En su lugar, hay una pila de piedras y concreto que exhiben su destrucción.

El inmueble se convirtió en un símbolo del poderío del grupo terrorista, que lo usó en varios videos entre 2014 y 2017 para mostrar las torturas y los asesinatos que cometía como parte de su propaganda para instaurar un califato en cada región que conquistaban.

El Estado Islámico se caracterizó por difundir sus ideas en elaborados videos, muchos de ellos filmados en ese edificio en el centro de Mosul, donde decenas de hombres fueron acusados de tener relaciones sexuales con otros hombres y luego filmados mientras los aventaban al precipicio, los apaleaban o los quemaban vivos.

*
Instantánea de un video de Estado Islámico, que muestra la última vista de las víctimas que eran aventadas desde los techos por el "delito" de ser homosexuales

En la zona, el edificio es conocido como The Chadirji Building y antes de ser ocupado por los yihadistas fue el centro de operaciones de la Compañía Nacional de Seguros de Iraq. Ahora que Mosul ya no está bajo la bota del Estado Islámico, la demolición del edificio comenzó hace un mes. Actualmente, faltan tres pisos por derruir.

De acuerdo con el sitio local de noticias The New Arab, el nuevo jefe de seguridad en la zona, Mohammad Jassem, dijo que la demolición se ordenó porque la estructura del edificio estaba muy dañada por las bombas y explosiones de la guerra entre yihadistas y el gobierno nacional.

El futuro de esas ruinas ha dividido a la quienes viven o regresaron a Mosul: unos argumentan que el edificio no debería derrumbarse pues "es un testigo de los horribles crímenes que los terroristas cometieron en Mosul"; otros, que debería destruirse y crear en ese espacio un museo que recuerde a las víctimas del terrorismo.

Samira Ali, habitante de Mosul, dijo a la agencia de noticias AFP que ver el inmueble aún le estremece. "Me recuerda las penas de muerte que ejecutaba el Estado Islámico contra gente inocente que era aventada desde los techos".