POLÍTICA
18/01/2019 8:41 AM CST | Actualizado 18/01/2019 9:36 AM CST

¿Por qué hay más pobres en México que hace seis años?

Al final de su sexenio Enrique Peña Nieto destacó que la pobreza extrema había disminuido en México. Lo que no reveló es que la pobreza moderada e intermedia avanzó, porque sus programas y políticas fallaron.

Adalberto Rios Szalay/Sexto Sol via Getty Images

A pesar de que México registró avances en la reducción de las carencias sociales durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, y como consecuencia una caída en los niveles de pobreza extrema, la falta de dinamismo en el ingreso de los hogares generó un incremento en la población en situación de pobreza generalizada, informó el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Esto quiere decir que, aunque bajó el número de habitantes que no ganan lo suficiente para cubrir sus gastos básicos de alimentación, aumentó la población con bajos salarios, o que carece de servicios de vivienda, salud, educación o seguridad social.

En la evaluación realizada por el Coneval al Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018, se destaca un bajo desempeño de los programas y de la política social durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, y aunque reconoce los logros en materia de seguridad social y de seguridad alimentaria, destaca el rezago en rubros como urbanización y vivienda, y producción agrícola, pesquera y forestal.

"El desempeño promedio de la política social de la administración 2013-2018, medido a través de sus indicadores, fue insuficiente (60.9%) y su Desempeño Ajustado por Pertinencia de los Indicadores (DAPI) fue rezagado".

¿Qué salió mal?

El estudio del Coneval identificó que una de las posibles causas de la falta de resultados en el combate a la pobreza es la falta de vinculación "entre los procesos de programación y de presupuestación con la planeación nacional, dando prioridad a los primeros". Esto quiere decir que la operación de las dependencias no se rige por la planeación sino por la presupuestación anual.

Se detectaron deficiencias en la definición de indicadores, "pues algunos son más apropiados para medir la gestión gubernamental en lugar de resultados estratégicos", enuncia el reporte. También identificaton problemas en la vinculación de los objetivos con los problemas detectados en los diagnósticos sectoriales.

Por último, notaron un patrón que se repetía: a lo largo del sexenio de Peña Nieto, la administración federal no le dio importancia al Plan Nacional de Desarrollo ni los programas sectoriales, institucionales, regionales y especiales que exige la Ley de Planeación.

Pareciera que la elaboración y el uso de estos documentos es un mero trámite burocrático".Coneval.

El reto para la 4T

Para el Coneval el reto que enfrenta la nueva administración federal "es continuar con el diseño de políticas públicas para mejorar las condiciones de la población en pobreza extrema y en pobreza moderada y hacerlo también más allá de los satisfactores mínimos de bienestar representados en los indicadores sociales de la medición multidimensional de la pobreza".

Esto requiere impulsar un crecimiento económico de largo plazo que incluya a cada uno de los sectores de la población. Eso implica, a su vez, la implementación de estrategias que impulsen la productividad o redistribuyan el ingreso.