INTERNACIONAL
18/01/2019 2:24 PM CST | Actualizado 18/01/2019 2:41 PM CST

Mujeres marcharán en EU por tercer año consecutivo en medio de una controversia

Este año la marcha se llevará a cabo en medio de una polémica de antisemitismo en la que están involucradas algunas líderes del movimiento.

Por tercer año consecutivo, cientos de miles de mujeres de todas partes de Estados Unidos acudirán el sábado a la Marcha de las Mujeres local, listas para que los agentes de poder de la nación sepan que la "resistencia" es fuerte. Pero esta vez el evento se ha visto afectado por la controversia luego de que la líder de la organización nacional luchara en contra de las acusaciones de antisemitismo y mala gestión, dejando a muchas manifestantes preguntándose si vale la pena asistir.

Dos ejecutivas de la Marcha Nacional de Mujeres han enfrentado meses de llamados para que renuncien a causa de su afiliación con Louis Farrakhan, el líder de la Nación del Islam que tiene una larga historia de retórica antisemita. Otros capítulos de la Marcha de las Mujeres, que tienen una afiliación limitada con el organismo nacional, han enfrentado sus propios problemas al distanciarse de tales reclamos y esperan celebrar sus eventos según lo planeado.

El evento principal de la Marcha de la Mujer una vez más será en Washington, D.C., pero muchos esperan que todas las marchas sean más pequeñas que en años anteriores. Los eventos pasados se han basado en la ira en todo el país por la elección del presidente Donald Trump o el entusiasmo provocado por el movimiento Me Too y las próximas elecciones de medio término. Sin embargo, no hay elecciones este año, y los demócratas recientemente retomaron control de la Cámara de Representantes con un número récord de mujeres.

Leah Millis / Reuters
Durante los últimos dos años, la Marcha de las Mujeres ha sido un evento nacional con cientos de miles de mujeres en todo el país.

La lucha más grande ha sido la negativa del grupo nacional de rechazar a Farrakhan. Dos de las líderes del grupo, Tamika Mallory y Carmen Pérez, posaron con él en Instagram. En una publicación, Mallory calificó a Farrakhan de GOAT, un acrónimo en inglés de "el mejor de todos los tiempos".

Cuando las noticias de la cercanía con Farrakhan, quien llamó en una ocasión "termitas" a los judíos, se difundieron por primera vez el año pasado, las dos mujeres lanzaron nuevos llamamientos de inclusión y dijeron que el movimiento no era en modo alguno antisemita. La organizadora nacional de la Marcha de las Mujeres, Linda Sarsour, dijo que "todos los miembros de nuestro movimiento son importantes" y emitió una disculpa por los daños causados.

Pero Mallory, una vez más, se negó a distanciarse de Farrakhan apenas esta semana, diciendo en una aparición en el programa de entrevistas The View que respalda su designación de "el más grande de todos los tiempos" "por lo que ha hecho en las comunidades negras".

Teresa Shook, quien fundó la Marcha de las Mujeres, acusó a las líderes actuales de dirigir el movimiento "lejos de su verdadero rumbo".

"En oposición a nuestros Principios de Unidad, han permitido que el antisemitismo, el sentimiento anti-LBGT+ y la retórica racista se conviertan en parte de la plataforma por su negativa a separarse de los grupos que defienden estas creencias racistas y llenas de odio", escribió Shook en Facebook en noviembre.

Ethan Miller via Getty Images
Las líderes de la marcha, Linda Sarsour, izquierda, y Tamika Mallory han luchado para defender a la organización nacional contra las denuncias de antisemitismo.

En medio de la controversia, la Marcha Nacional de las Mujeres ha sufrido algunos contratiempos en las relaciones públicas. Varios patrocinadores importantes han retirado su apoyo, incluido el comité de acción política EMILY's list y el Southern Poverty Law Center. A principios de esta semana, el Comité Nacional Demócrata también pareció retirar su patrocinio después de que el nombre del grupo desapareciera de una lista de patrocinadores.

Algunas celebridades importantes, ansiosas por participar en eventos pasados, también han dicho que no participarían este año.

Los movimientos locales se han distanciado de la organización principal. La Marcha de las Mujeres en Los Ángeles publicó una declaración en su sitio web aclarando la diferencia entre esta y la agrupación nacional.

"Como organización independiente, WMLA hará todo lo que esté a nuestro alcance para demostrar y promover la interseccionalidad y la inclusividad a medida que continuamos trabajando hacia la visión de humanidad compartida e igualdad para todos", dijo el grupo, señalando que no promueve ninguna "forma de odio".

En Nueva York y Filadelfia, habrá marchas concurrentes el sábado. Otros han cancelado sus eventos locales, incluida la sucursal de Chicago, poniendo como justificación el alto costo.

Gabriela Bhaskar / Reuters
Nueva York tendrá dos marchas que compiten este año, y algunas ciudades han cancelado los eventos por completo.

Las mujeres de todo Estados Unidos han expresado su preocupación por participar en un evento que puede haberse alejado de sus raíces. Las líderes judías de Nueva York se han mantenido en conflicto sobre su papel en las marchas de la ciudad. El Consejo de Relaciones de la Comunidad Judía ha denunciado el evento, mientras que un grupo de nueve rabinos dijo que lo apoyaría después de reunirse en privado esta semana con Mallory y Sarsour.

Sin embargo, las marchas continuarán. Y el sábado se espera que el grupo nacional de la Marcha de las Mujeres lance una plataforma de política federal denominada "La Agenda de la Mujer" que incluirá un llamado a la acción para el Congreso.

"Una vez que tengamos esta plataforma, tenemos la intención de organizarnos a su alrededor, movilizarnos a su alrededor y... consideraremos que se trata de acuerdos por parte de nuestro movimiento", dijo Rachel O'Leary Carmona, directora de operaciones de Women's March Inc., a The Washington Post el mes pasado. "Y traeremos rápidas consecuencias políticas a quienes se oponen a nosotros".

Queda por verse si alguna de esas consecuencias es resentida por el propio liderazgo del grupo.

Este artículo se publicó originalmente en HuffPost.