ESTILO DE VIDA
18/01/2019 7:19 AM CST | Actualizado 20/01/2019 11:29 AM CST

Consejos fáciles para comenzar a hacer ejercicio (sí, aunque lo odies)

Hablamos con expertos para que nos dieran sus mejores consejos y comenzar a hacer más ejercicio.

mariakraynova via Getty Images

Luchar contra tu sillón favorito (o la cama) puede ser muy difícil. Está calientito, cómodo, seguro, ¿cierto? Pero si este es el año en que prometiste poner más pausa a tu serie favorita, levantarte del sillón y ponerte ropa deportiva para salir de él, te creemos.

Tenemos fe en ti. Lo mismo pasa con el entrenador e instructor Jay Agustin y la experta en salud y bienestar, Jackie Mirkopoulos, ambos creen en ti. Por eso, la edición canadiense del HuffPost los consultó, para que compartieran sus mejores consejos para ser más saludable.

Valora tu salud y dile adiós a las excusas

¿El sillón se comió tu motivación? "He escuchado todas las excusas", dijo Mirkopoulos. "Al final del día, se trata de prioridades y opciones. La palabra clave aquí es QUIERO estar saludable. Les digo a las personas que primero deben ver el valor de cuidarse mejor y una vez que identifican el valor, es más fácil que sea una prioridad. Necesitan quererlo".

Por ejemplo, Mirkopoulos dijo que su salud es una prioridad porque tiene un largo historial familiar de diabetes, enfermedades cardíacas y cáncer.

"Ser consciente de la salud me ayudará a evitar estos problemas", dijo. "Trata de tener una conversación sincera contigo sobre el valor de tu salud. Básicamente, nada más importa si no estás saludable para disfrutarlo".

Las dos excusas más comunes:

jacoblund via Getty Images

1. "¿Quién tiene tiempo para hacer ejercicio?"

Tú lo tienes.

La verdad es que tu mentalidad es la mitad en esta batalla. Estar atrapado en el sofá es una decisión que tomaste y aceptar ese hecho es el primer paso. Y, hacer ejercicio no tiene que llevar horas y horas: incluso 15-30 minutos al día te ayudarán a ponerte en forma.

"Si un CEO con más de 4,000 empleados y dos niños tienen tiempo para ejercitarse conmigo, tú tienes tiempo", dijo Agustin ."Intenta cambiar las frases, 'No tengo tiempo para el ejercicio' a 'No quiero priorizar mi salud'. Lo pensarás dos veces".

2. "Es muy caro"

"Esta es interesante porque muchas de las mismas personas que afirman esto hacen dos viajes a Starbucks al día comprando lattes de 60 pesos", dijo Agustín. "La cantidad que estás gastando en un café puede comprarte esa membresía de gimnasio".

También hay muchas clases gratuitas, especialmente a principios del nuevo año. La mayoría de las clases no son rutinariamente gratuitas, por supuesto, pero a menudo puedes encontrar sesiones de introducción gratuitas casi semanalmente o quincenalmente.

Tampoco estás limitado a solo hacer ejercicio en un gimnasio. Los centros comunitarios locales a menudo tienen clases gratuitas o de bajo costo. Y, Google es tu amigo cuando se trata de videos de ejercicios en línea que puedes hacer desde la comodidad de tu hogar.

Tiraste a la basura las excusas, ¿ahora qué?

Deshazte de Netflix, comentó Mirkopoulos.

"Las personas que dicen pertenecer a su sillón son de su sillón, hasta que no lo son", dijo la experta en bienestar. "La gente ve la televisión tanto en verano como en invierno, debido a la forma en que se nos ofrece el entretenimiento a través de redes de transmisión que pasan temporadas en un momento de programas de televisión y películas sin fin".

Al deshacerte de Netflix u otros servicios de transmisión similares y volver al cable normal, Mirkopoulos garantiza que disminuirás el tiempo en el sofá. Además, considera limitar el tiempo que dedicas a desplazarte en tus dispositivos.

Si puedes reducir el tiempo que pasas con tu celular a 30 minutos al día, tendrás más tiempo para hacer algo de ejercicio y mejorarás tu salud mental.

Para tener más tiempo para hacer ejercicio, intenta delegar el tiempo del trabajo y en el hogar si tienes hijos, o inclúyelos en tus entrenamientos si es posible. También considera la posibilidad de integrar tu tiempo para socializar en tus entrenamientos, así como amigos que se sientan juntos, tienen abdominales fuertes y más diversión.

Puedes considerar usar más la bicicleta para trasladarte al trabajo, también. Dejar de ir a tantas fiestas para que amanezcas fresco para una clase de yoga: tu hígado, cartera y cuerpo te lo agradecerán.

Tiraste a la basura Netflix, ¿ahora qué?

Comienza con poco y hazte responsable.

"La gente cree que necesitas pasar horas en el gimnasio. Pero no es el caso", de acuerdo con Agustín. "Para alguien que no ha hecho nada durante meses, o incluso años, desarrollar el hábito de caminar alrededor de la cuadra puede crear el impulso que necesita para eventualmente querer hacer más".

Una vez que desarrollas este impulso, el entrenador personal también recomienda llamar, o, seamos realistas, enviar un mensaje a ese amigo que ves constantemente en las redes sociales y que está haciendo todo lo posible durante sus entrenamientos, para pedirle que te guíe en un entrenamiento.

"Puedo garantizar que tardarían 30 minutos en mostrarte una o dos cosas", comentó. Una vez que hayas adquirido los conocimientos técnicos, programa tus entrenamientos con anticipación y considera hacerlos a primera hora de la mañana.

"Hacerlos a primera hora de la mañana significa que no hay excusas, hace que tu cuerpo se mueva y estás preparado mentalmente para el día", dijo Mirkopoulos, quien también es cofundadora de Evolve Holistic. Y Agustín agregó que la responsabilidad es clave.

"Si vas a tomar solo uno de estos consejos, tendría que ser programar tus entrenamientos y asegurarte de que alguien esté contigo en cada entrenamiento o aceptar realizar un seguimiento de tus citas", dijo el instructor de fitness.

Dicho esto, si recién estás comenzando de nuevo, no programes más de lo que puedes manejar. Seis entrenamientos seguidos te harán perder el trasero al final de la semana, lo que probablemente te llevará a omitir otros tres o cuatro días porque no podrás moverte. Comienza con dos o tres sesiones de entrenamiento por semana, y agrega otro día o dos una vez que puedas mantener esto durante un mes.

Además de unirte a un nuevo gimnasio, también recomienda comprar finalmente el último programa en línea que has querido revisar en las redes sociales y probar cosas nuevas para mantenerte motivado.

"Saludable no solo significa saltarse algunas calorías y hacer la mayor cantidad de entrenamientos por semana", dijo Agustin. "Encuentra cuál es tu versión de salud y trabaja para lograrla; ya sea que se trate de experimentar con la yoga, danza, pintura, boxeo... las prácticas que te asustan al principio pueden ser las que alimentarán tu alma más profundamente".

  • Consejo profesional: mantén tu ropa de fitness organizada y donde puedas verla como un recordatorio para mantenerte activo. Tener todo organizado con anticipación ayudará a eliminar las barreras potenciales el día que vayas a ejercitarte.

Tiraste las excusas, Netflix y la vida en el sillón, ¿ahora qué?

fortyforks via Getty Images

La clave para estar saludable este año es ser consciente no solo de lo que estás haciendo con tu cuerpo, sino también de lo que le estás metiendo.

La nutrición y la hidratación son primordiales para el invierno, ya que la temperatura de congelación significa que los gérmenes del resfriado y la gripe están en plena vigencia, y el aire seco puede agotar la humedad de nuestros cuerpos, dijo Mirkopoulos. Obtener tus vitaminas y nutrientes no solo te ayudará a protegerte de los virus desagradables, sino que también te ayudará en tu camino de bienestar.

Agustin recomienda reservar un tiempo una vez por semana para preparar tus comidas completamente. Organizar y preparar tus comidas con anticipación te servirá para tener una variedad de comidas deliciosas y nutritivas, sin invertir todo tu precioso tiempo y energía.

"Mantener las cosas simples es vital en este proceso. Las recetas que son sabrosas con la menor cantidad de ingredientes funcionan bien", dijo.

  • Consejo profesional: prepara diferentes opciones de proteínas para completar el ciclo si descubres que te puedes aburrir: el resto de la comida puede seguir igual.

Al final del día, todas las opciones para ser más saludable se traducen en querer estar saludable.

Este artículo se publicó originalmente en HuffPost Canadá.

VIDEO SUGERIDO