ESTILO DE VIDA
14/01/2019 6:03 AM CST | Actualizado 14/01/2019 10:57 AM CST

10 posibles razones por las que sudas en la noche

Los expertos aclaran las principales causas del sudor en la noche y en qué momento debería preocuparte.

Un sudor excesivo y sin tratar puede resultar frustrante.
demaerre via Getty Images
Un sudor excesivo y sin tratar puede resultar frustrante.

¿Alguna vez te has despertado en mitad de la noche porque no dejabas de sudar? ¿Has descubierto por la mañana que las sábanas y la pijama estaban empapados? No eres el único.

"Sudar por la noche es un síntoma común que vemos mucho en atención primaria", reconoce Lindy Chavez, médica de familia en Camarillo, California (EE UU).

Un sudor excesivo y sin tratar puede resultar frustrante. Lo bueno es que los expertos conocen los factores que pueden provocarlo, y que la mayoría son tratables. Estos son algunos de los motivos por los que ocurre, y qué puedes hacer al respecto:

1. Quizá el culpable es el colchón

freemixer via Getty Images

Según Jonathan Prichard, fundador de MattressInsider.com y veterano en la industria de los colchones, la causa más común de tener calor son los propios materiales del colchón. Concretamente, la espuma de poliuretano de célula cerrada.

"La espuma de célula cerrada es mucho más barata en el proceso de fabricación, pero da calor", apunta Prichard. Para arreglarlo, el experto sugiere comprar un colchón de espuma de poliuretano de célula abierta, que es "porosa, de modo que el aire puede entrar y salir por las células de la espuma, haciéndola transpirable".

Si buscas un colchón viscolástico, utiliza uno de gel, que mantiene la temperatura uno o dos grados más baja. También deberías asegurarte de que no se pase de densidad, porque atraparía el calor. Por último, es mejor el látex natural que la espuma de poliuretano, ya que el látex natural no es sensible a la temperatura y es más resistente.

2. Tu atmósfera de sueño no es buena

"A veces, una habitación recalentada o con demasiadas mantas es la causa más simple de los sudores nocturnos", afirma Chavez.

Chavez aconseja ponerse pijamas cómodos y transpirables y evitar poner múltiples capas en la cama, especialmente en los meses cálidos. El material de las sábanas también contribuye a los calores de mitad de la noche.

"Lo que entra en contacto con la piel influye mucho en la temperatura corporal, que se regula mejor con un tejido que sea naturalmente fresco, como el lino", añade Ariel Kaye, fundadora de la empresa de sábanas Parachute. ¿No te gusta el lino? Otras fibras transpirables, como el algodón o el Tencel, te mantendrán fresco por la noche.

3. Tu habitación no está a la temperatura adecuada

fStop Images - Emily Keegin via Getty Images

"Bajar el termostato es una buena forma de mejorar la calidad del sueño, ya que un ambiente demasiado cálido al dormir puede producir sudores y alteraciones durante la noche", asegura Sujay Kansagra, experto del sueño de Mattress Firm.

Rebecca Robbins, coautora de Sleep for Success!, sostiene que bajar ligeramente la temperatura a menos de 21 grados puede marcar una gran diferencia.

"Entre 16 y 19 grados suena a congelado, pero es la temperatura óptima para el sueño", dice.

4. Puede que sea la menopausia

Según Terry Cralle, educadora del sueño en Washington, D.C. y coautora de Sleeping Your Way to the Top, las mujeres con menopausia e incluso perimenopausia suelen tener síntomas de sudores nocturnos.

"El grado de sudor varía, pero consúltalo con tu médico si notas que el sueño se ve alterado de forma crónica", dice.

5. Puede que estés estresado

Westend61 via Getty Images
El estrés puede ser una causa para sudar en la noche.

La ansiedad y el estrés también pueden causar una transpiración excesiva cuando lo que quieres es dormir.

"A lo largo del día se puede sudar por estrés. Del mismo modo, las pesadillas y otros sueños estresantes pueden hacerte sudar mientras duermes", señala el cirujano Christopher Hollingsworth, que añade que el hecho de pensar en que el día siguiente será estresante también contribuye a los sudores.

Trata de hacer una actividad que te ayude a desconectar antes de meterte en la cama, como la meditación, un baño caliente o la lectura.

"Además de intentar gestionar el estrés en el día a día, quizá te interesa probar técnicas de relajación por la tarde para calmar los nervios antes de dormir", sugiere Chavez.

6. Es posible que tengas un resfriado o un virus

El motivo de esos sudores nocturnos puede ser tan simple como una fiebre o el esfuerzo de tu cuerpo por mantener a raya una enfermedad. Los resfriados, la gripe y otras infecciones y virus —especialmente los que llegan acompañados de fiebre— pueden producir episodios de sudor extremo.

"Es posible que experimentes periodos de escalofríos, pero son temporales y deberían pasar cuando remita la enfermedad", apunta Hollingsworth.

7. Puede ser señal de una enfermedad más grave

Maskot via Getty Images

En casos raros, los sudores nocturnos pueden deberse a algo más serio. "Hay una larga lista de afecciones médicas que pueden atribuirse al problema de sudores nocturnos persistentes, como trastornos de ansiedad, trastornos autoinmunes, enfermedad de tiroides, problemas del corazón, algunas enfermedades de los nervios o de médula ósea y cánceres, entre otras", advierte el doctor Constantine George.

Pero no te pongas a googlear y des por hecho automáticamente que tienes cáncer. Habla con un médico si experimentas estos sudores combinados con otros problemas.

"Afortunadamente, son casos muy, muy raros y suelen ir asociados a otros síntomas de infección", añade Alex Dimitriu, médico psiquiatra y experto en medicina del sueño.

8. Puede que se deba a la medicación

"Algunos medicamentos contribuyen a los sudores nocturnos, así que lee el prospecto y acude a tu médico ante posibles efectos colaterales de algún fármaco que estés tomando", recomienda Robbins.

Entre esos medicamentos se incluyen antidepresivos, medicación para la diabetes y algunos fármacos que bloquean las hormonas. Cralle añade que los medicamentos contra la hipertensión y la quimioterapia pueden provocar sudores.

9. Te pasaste de copas

svetikd via Getty Images

¿Eres de tomarte un vinito cuando ya te estás preparando para irte a la cama? Consumir alcohol poco antes de acostarse provocará sueños húmedos (y no los que te estás imaginando). Si el alcohol suele alterarte el sueño, Terry Cralle recomienda reducir su consumo y evitar tomarlo pocas horas horas antes de irte a dormir.

"Es menos común, pero dejar el alcohol y otras sustancias sedantes también pueden dar lugar a sudores por la noche", añade Dimitriu.

10. Puede que tengas apnea del sueño

Un reciente estudio descubrió que los sofocos y el sudor por la noche a veces están asociados a la apnea del sueño en mujeres de mediana edad. Entre los síntomas también hay ronquidos, despertares repentinos o insomnio, sueño sin descanso, fatiga extrema durante el día, despertarse con la garganta seca o irritada o con sensación de ahogo y sin aliento, o tener dolores de cabeza por la mañana.

Si crees que tienes este problema, pide una cita con tu médico para estudiar qué pruebas puedes hacerte por si fuera el caso.

Cuándo preocuparse por los sudores nocturnos

PhotoAlto/Frederic Cirou via Getty Images

"Dormir lo suficiente es bueno para la salud, el bienestar y la calidad de vida", recuerda Cralle. Si notas que sudas por las noches, la experta sugiere ajustar el entorno en el que duermes y acudir a un especialista del sueño para tratar esos sudores.

Maral K. Skelsey, miembro de la Sociedad Internacional de Hiperhidrosis y profesor de Dermatología en la Escuela de Medicina de la Universidad de Georgetown, aconseja estar atentos a cualquier cambio en los patrones de los sudores. Si el sudor se produce combinado con otros síntomas, quizá es buena idea consultarlo con el médico.

Es importante prestar especial atención "si el sudor va asociado a pérdida de peso o fiebre, o si sólo se produce en una parte del cuerpo. Habla con tu médico directamente, ya que algunas causas de los sudores nocturnos pueden ser peligrosas", advierte Skelsey.

Este artículo fue publicado originalmente en el 'HuffPost' EEUU y ha sido traducido del inglés por Marina Velasco Serrano en El HuffPost España.

VIDEO SUGERIDO