POLÍTICA
12/01/2019 5:00 AM CST

Movilidad sustentable, la deuda de los expresidentes que deberá afrontar López Obrador

Por dos sexenios el gobierno federal ha prometido impulsar el uso de vehículos eléctricos para reducir la dependencia de combustibles fósiles. AMLO lo propuso en campaña ¿El sí cumplirá a los mexicanos?

Miguel Ángel Mancera, jefe de gobierno de la Ciudad de México, presidió la entrega de taxis híbridos, así como las nuevas unidades de transporte de los corredores de Eje 5 y Eje 6, con lo que busca la salida de microbuses.
CUARTOSCURO
Miguel Ángel Mancera, jefe de gobierno de la Ciudad de México, presidió la entrega de taxis híbridos, así como las nuevas unidades de transporte de los corredores de Eje 5 y Eje 6, con lo que busca la salida de microbuses.

Ante la falta de gasolina en las estaciones de servicio, resultado de la implementación de una estrategia para combatir el robo de combustible del presidente Andrés Manuel López Obrador, muchos ciudadanos se preguntan: ¿por qué el gobierno federal no ha impulsado el uso de vehículos eléctricos e híbridos?

El fomento a la movilidad sustentable es una promesa añeja de los presidentes mexicanos. Desde el sexenio de Felipe Calderón, cuando se desarrolló una agenda para impulsar los recursos renovables eólicos y solares, se propuso impulsar el uso de vehículos que redujeran el consumo de combustibles fósiles.

Sin embargo, fue durante su gestión que se fomentó la eliminación de la tenencia vehicular, como estrategia para incentivar a la industria automotriz y el consumo de coches que -en su inmensa mayoría- funcionaban con gasolina.

También el presidente Enrique Peña Nieto prometió promover el uso de vehículos menos contaminantes, y reducir la dependencia del petróleo en el transporte privado, público y de carga.

Incluso, en 2016 viajó a la capital de los Emiratos Árabes Unidos, Abu Dabi, para participar en la Cumbre Mundial de la Energía del Futuro. Ahí afirmó que el objetivo que planteaba su administración es que en 2024 el sistema eléctrico mexicano pueda funcionar con al menos 35 por ciento de energías limpias y con 50 por ciento para el año 2050.

Congruentes con el contexto global, México está haciendo su parte impulsando una audaz transición energética hacia fuentes más limpias y renovables".Enrique Peña Nieto.

A pesar de que se han desarrollado incentivos federales para promover la compra de autos eléctricos como la exención del Impuesto sobre Automóviles Nuevos (ISAN), de la tenencia y de la verificación ambiental (pues no contaminan), las ventas de autos eléctricos e híbridos en México aún no han repuntado.

De acuerdo con el diario El Economista, las ventas de híbridos y eléctricos logradas a nivel nacional entre enero y octubre de 2018, apenas alcanzó las 13 mil 925 unidades, de un total de un millón 143 mil 741 vehículos vendidos en el país durante ese mismo periodo, informó La Jornada. Esto equivale a un poco más del uno por ciento.

La promesa de López Obrador

Desde 2015, cuando aún contendía formalmente por la Presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador promovía la producción de energías renovables como una alternativa al uso de combustibles fósiles para la generación de electricidad.

En octubre de 2015, el tabasqueño prometió a los pobladores de Santo Domingo Ingenio, Oaxaca, la instalación de ventiladores para generar energía eólica, a través de proyectos público-privados, que beneficien a la propia comunidad.

Una vez que fue nombrado candidato oficial recorrió el país prometiendo que, de ganar las elecciones habría proyectos de desarrollo de energía solar y eólica, así como otras fuentes de energía no contaminante, limpia y que sean renovable.

Por ejemplo se rehabilitarán todas las presas del país, las hidroeléctricas para que se produzca más energía con la misma agua que se tienen ya en las presas".Andrés Manuel López Obrador.

Al ganar la contienda electoral, en julio de 2018, volvió a abordar el tema, planteándose una meta específica en materia de movilidad sustentable: al finalizar su sexenio habrá 100 mil autos eléctricos circulando por las calles de México, de acuerdo con el diario New York Times.

Sin embargo, un mes después, su discurso comenzó a centrarse más hacia impulsar la generación de gasolina, a través de la construcción de dos refinerías y la rehabilitación de seis más.

Aunque planteaba la producción de biodiesel, un combustible que se obtiene a través del procesamiento de plantas y grasas vegetales, su plan energético se alineaba más con objetivos de soberanía energética, y no tanto con el mejoramiento del medio ambiente y la reducción de la dependencia del petróleo.

Ante las dificultades para abastecer gasolina que se han registrado en ocho estados de la República, desde que puso en marcha su estrategia para combatir el robo de combustible en los ductos y las pipas de Pemex, la promesa de impulsar la producción de energías renovables, y la compra de autos eléctricos e híbridos, se convierte en una meta que resuena con mayor fuerza entre los automovilistas mexicanos.