UN MUNDO MEJOR
07/01/2019 9:05 AM CST | Actualizado 07/01/2019 2:47 PM CST

Exhiben la identidad del hombre que apuñaló a un perro en Piedras Negras

La ley en Coahuila es muy clara en casos de maltrato animal: el agresor podría pasar varios años en prisión

El hombre aprovechó la nobleza del perro para matarlo con un arma blanca.
*
El hombre aprovechó la nobleza del perro para matarlo con un arma blanca.

El hombre que apuñaló a un perro hasta matarlo en Piedras Negras, Coahuila, no solo enfrenta el repudio de miles en redes sociales, de cientos en el vecindario donde vive y trabaja y hasta del alcalde de su ciudad. También tiene de frente un futuro sombrío dentro de una celda en uno de los estados con los penales más violentos del país.

Este fin de semana, se viralizó el video de un hombre que apuñala a un can afuera de una cochera en la ciudad de fronteriza. El agresor atrae al animal con caricias, mientras sujeta un arma blanca con la otra mano. Cuando el perro está cerca y de frente, moviendo la cola en gesto de agradecimiento, el hombre lo hiere sin remordimiento alguno.

"Ya se murió", dice, divertido, antes de beber un trago de cerveza, mientras un acompañante se ríe del perro que agoniza hasta fallecer.

Tras la rápida difusión del video, grabado por alguien que estaba dentro de la cochera, el alcalde de Piedras Negras, Claudio Bres Garza, anunció en un comunicado que se investigará el caso y pidió a la ciudadanía que haga la denuncia correspondiente para iniciar un proceso judicial.

De acuerdo con usuarios de redes sociales en Coahuila, el hombre se llama Gerardo N., es empleado de la Comisión Federal de Electricidad y tiene un largo historia de agresiones en Piedras Negras. Enfurecidos por haber matado al perro, varios han circulado en internet la supuesta dirección de su casa, así como la versión de que habría huido hacia Estados Unidos ante su posible detención.

El Código Penal de Coahuila, artículo 293 Bis 1, establece que quien cometa actos de maltrato o crueldad injustificados en contra de cualquier especie animal que no constituya una plaga, provocando o no lesiones evidentes, será castigado con una pena de seis meses a cuatro años de prisión.

El mismo artículo, pero en su apartado Bis 2, establece que, en caso de que el maltrato animal se haga con un método que provoque un grave sufrimiento al animal previo a su muerte, las penas se aumentaran en una mitad.

Es decir, el agresor del perro podría pasar hasta seis años en la cárcel, además de que todos los animales que pudiera tener bajo su cuidado o resguardo serán puestos bajo los cuidados de las asociaciones protectoras de animales registradas ante las autoridades.

También tendrá que pagar hasta mil días de multa, es decir, una infracción que rondaría los 80 mil pesos.

En caso de que el responsable sea enviado a prisión, es probable que sea trasladado a algún Centro de Rehabilitación Social (CERESO) del estado; el más cercano a su domicilio es el de Piedras Negras, uno de los más duros para los que llegan hasta sus celdas.

El CERESO de Piedras Negras ganó notoriedad en los últimos años por ser clave para las operaciones delictivas del grupo criminal Los Zetas en Coahuila durante 2011. En ese penal, los miembros del cártel extorsionaban, torturaban, asesinaban y desaparecían a los internos que ahí agotaban las sanciones que les eran impuestas por un juez.

VIDEO SUGERIDO