ESTILO DE VIDA
06/01/2019 7:27 AM CST

¿Realmente sabes lo que hay en tus tampones? Esta mujer piensa que deberías

No existe una ley que exija que los fabricantes de tampones divulguen sus ingredientes. Todavía.

El 12 de diciembre, Kotex retiró voluntariamente algunos de sus productos de tampones que se desarmaban o separaban dentro de los cuerpos de las consumidoras. Kimberly-Clark, la empresa matriz de Kotex, dijo en un comunicado que recibió "una pequeña cantidad de informes de infecciones, irritación vaginal, lesión vaginal localizada y otros síntomas" y que en algunos casos los consumidores tenían que buscar atención médica "para eliminar las piezas del tampón dejadas en el cuerpo".

Actualmente, no existe ninguna ley federal o estatal estadounidense que exija que Kotex, o cualquier otra empresa de higiene menstrual, comparta los ingredientes, incluidos los productos químicos, que componen sus productos. Esto es un problema, dice Linda Rosenthal, miembro demócrata de la Asamblea del estado de Nueva York. Cuando los tampones se deshacen dentro de los cuerpos de las personas, le dijo a HuffPost, los médicos deberían saber cómo tratar a estas pacientes. Pero lucharán por hacerlo si no saben qué está causando el problema, dijo.

"¿Y quién sabe cuáles son los efectos a largo plazo?", cuestionó Rosenthal con incredulidad. "Es un ejemplo de por qué necesitamos el etiquetado de ingredientes en productos que las personas colocan dentro de su cuerpo".

Rosenthal promueve una legislación en Nueva York para exigir el etiquetado de ingredientes en el empaque de todos los productos menstruales vendidos en el estado. Se espera que la Asamblea considere el proyecto de ley en 2019; si pasa, será la primera ley de su tipo en Estados Unidos.

Los fabricantes pueden enumerar algunos, pero no todos, los ingredientes en los empaques de higiene femenina o en los sitios web de sus productos.

En una carta a Kimberly-Clark, la miembro de la asamblea le solicitó a la compañía que "divulgue públicamente los productos químicos presentes en estos productos para que las menstruadoras puedan trabajar con sus proveedores de atención médica para trabajar adecuadamente los riesgos asociados con la exposición". No ha recibido ninguna respuesta.

Brett Carlsen via Getty Images
Linda Rosenthal, de la Asamblea del estado de Nueva York, quiere que sea obligatorio para las compañías de tampones revelar los ingredientes que utilizan en sus productos.

Rosenthal no está sola en su lucha. En 2017, por ejemplo, se introdujo en el Congreso la Ley sobre el derecho a saber sobre los productos menstruales, aunque luego se estancó.

"Creo que, por lo general, si tienes miedo de revelar algo, es que no es tan bueno", dijo Rosenthal. Teme que estos productos contengan una variedad de productos químicos a los que "más y más personas se están volviendo sensibles".

Un estudio reciente encargado por la organización Women's Voices for the Earth detectó químicos como el disulfuro de carbono, una conocida toxina reproductiva, y cloruro de metileno, un potencial carcinógeno profesional, en las marcas populares de tampones. Estos ingredientes no se describen en el embalaje del producto. (WVE, debe explicarse, se asocia con dos marcas de productos menstruales, Seventh Generation y Natracare, las cuales aparecieron sin productos químicos en las pruebas).

Este no es el único estudio sobre productos menstruales y posibles contaminantes, pero la investigación sobre el tema es limitada. También hay opiniones contradictorias sobre lo que se considera "seguro" cuando se trata de los niveles de sustancias químicas en estos productos. La Administración de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) informó que las cantidades muestra de dioxinas, una sustancia química que se ha asociado con la endometriosis, han sido consideradas "seguras", de acuerdo con un reportaje de The New York Times en 2017. Los fabricantes deben autoevaluar los niveles de dioxinas en sus productos y luego proporcionar a la FDA sus resultados.

A algunos expertos les preocupa que la nocividad de la dioxina pueda ser mayor de lo que se asume. Carolyn Nygaard, una médico naturópata, dijo a The Guardian en 2016 que no está segura de los efectos químicos sobre la salud de las mujeres a lo largo del tiempo, y no confía en que la FDA los considere. Las mujeres menstrúan por hasta 40 años, dijo Nygaard a The Guardian, usando hasta 20 tampones una vez al mes, 13 veces al año. "Entonces, existe el potencial de tener efectos acumulativos a partir de eso", dijo. La membrana vaginal es más absorbente que la piel en otras partes del cuerpo, lo que plantea inquietudes específicas con respecto a los químicos como la dioxina en productos destinados a ser insertados por vía vaginal, señaló el diario.

PhotographyFirm via Getty Images
"Creo que, por lo general, si tienes miedo de revelar algo, es algo que no es tan bueno", dijo Rosenthal.

Rosenthal es una pionera en la legislación para el trato justo de las personas que menstrúan.

En marzo de 2018, presentó a la Asamblea la Ley de Acceso Total a los Productos Menstruales (TAMP). La Ley TAMP exigiría que todos los baños designados a las mujeres en el estado de Nueva York proporcionen productos de higiene sin costo.

"El papel higiénico se asume en todos los baños", dijo Rosenthal. "¿Por qué no debería haber productos para ayudar a la mitad de la población a lidiar con su función biológica? No tiene sentido. Si puedes esperar papel higiénico, deberías poder esperar productos menstruales".

Rosenthal también ayudó a encabezar un proyecto de ley que exigiría que las instituciones correccionales estatales proporcionen productos menstruales a las personas encarceladas sin costo alguno. La ley fue aprobada.

En última instancia, dijo Rosenthal, las leyes relacionadas con la salud menstrual ayudarán a reducir el estigma y la vergüenza que rodean el tema.

La lucha por este tipo de acciones legales subraya lo desesperadamente que necesitamos más mujeres en el poder, agregó Rosenthal.

"Si las mujeres hubieran estado a cargo al principio, creo que ya habría productos de higiene menstrual en los baños", dijo.

Este texto se publicó originalmente en HuffPost.