INTERNACIONAL
05/01/2019 9:29 AM CST | Actualizado 05/01/2019 9:48 AM CST

El preocupante vínculo entre la leche y el racismo

Los supremacistas blancos afirman que solo están troleando a los liberales con su amor por la leche, pero los estudiosos dicen que hay una historia detrás de esto.

lisegagne via Getty Images

Un joven con tatuajes neonazis escupe leche hacia la cámara de video. Otro hombre, sosteniendo una jarra de leche, dice: "Puede que no te guste, pero esta es la cara del nacionalismo blanco".

EL grupo de hombres se reunió para protestar por la instalación de un video anti-Trump, Él no nos dividirá, en Queens, Nueva York, en febrero de 2017.

Tras la protesta en Nueva York, las representaciones de leche junto con el nacionalismo blanco se hicieron virales. Las figuras afiliadas a la ultraderecha, incluidos Richard Spencer y Tim Baked Alaska Gionet, agregaron emojis de leche a sus nombres de visualización de Twitter y el hashtag "#MilkTwitter" se usó como un vertedero para los trolls racistas. Más tarde, en 2017, Lucian Wintrich, excorresponsal del blog de noticias de derecha Gateway Pundit, quien apareció en un podcast nacionalista blanco, bebió de un vaso de leche mientras los manifestantes lo abuchearon durante un discurso.

Estos y otros incidentes han sido descritos como evidencia de que algunos supremacistas blancos están optando por la leche de vaca como un símbolo de su creencia de que los blancos son sanos y puros.

Los sitios de noticias de derecha como Breitbart se han burlado de esa sugerencia. Aquellos que notaron la popularidad de la leche con los supremacistas blancos fueron tachados de tontos que se creyeron lo que se supone era solo una broma que no debía tomarse en serio.

Pero ya sea que la ultraderecha estuviera o no en un juego de troles, algunos académicos dicen que estos eventos son parte de una historia turbia que involucra la leche de vaca.

Iselin Gambert, profesora asociada de investigación y escritura jurídica en la Universidad George Washington en Washington, es coautora de un próximo artículo que argumenta que la leche se ha utilizado durante mucho tiempo como un símbolo y herramienta de la supremacía blanca. (Una versión preliminar puede leerse en línea.)

Los productos lácteos de origen animal, dijo Gambert a HuffPost, se han hecho omnipresentes en todo el mundo, incluso en regiones con poca o ninguna historia de una industria láctea. Señaló que la industria láctea ha comercializado durante mucho tiempo la leche como universalmente saludable, a pesar de que aproximadamente el 65% de la población mundial tiene una capacidad reducida después de la infancia para digerir la lactosa que se encuentra en la leche no procesada.

La intolerancia a la lactosa es compleja y muy difícil de medir, pero varios estudios, incluido un informe de 2010 elaborado por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, encontraron que las personas de color tienen más probabilidades de reportar síntomas de intolerancia a la lactosa.

Sin embargo, la leche y los productos lácteos han formado la columna vertebral de algunas iniciativas alimentarias en Estados Unidos. El Programa Nacional de Almuerzos Escolares, el Programa de Desayuno Escolar y el Programa Especial de Leche del Departamento de Agricultura de EU (USDA) proporcionan leche a los niños en escuelas públicas y privadas sin fines de lucro. Es una política que ha sido criticada por el profesor de derecho Andrea Freeman por introducir cantidades dañinas de grasas saturadas en las dietas de los niños y afectar de manera desproporcionada a las comunidades de color.

Chad Baker/Jason Reed/Ryan McVay via Getty Images
La leche ha sido promovida por el gobierno de EU y la industria láctea estadounidense como una parte clave de una dieta saludable.

Un portavoz del USDA dijo que el Programa Especial de Leche permite hacer sustituciones para los niños que no pueden consumir leche si un padre o tutor envía una solicitud por escrito. Y el Consejo Nacional de Lechería (NDC, por sus siglas en inglés), un grupo de cabildeo para la industria láctea, hizo eco de eso, y dijo que bajo los programas federales, las escuelas proporcionarán sustitutos de leche no lácteos a los niños que reportan problemas para digerir la leche.

Sin embargo, el portavoz de NDC también sugirió que más personas pueden beber leche de lo que algunos críticos argumentan. "En la cultura estadounidense actual, la digestión limitada de lactosa es común pero variable entre las personas de ascendencia afroamericana, hispana, asiática y nativa americana, pero no siempre es una razón para evitar los productos lácteos", dijo el portavoz a HuffPost.

La industria láctea ha estado promoviendo la idea de la leche como parte integral de una dieta saludable durante mucho tiempo. En su libro Nature's Perfect Food: How Milk Became America's Drink, la socióloga Melanie Dupuis cita una publicación de NDC distribuida en la década de 1920 que cita a un nutricionista que dice: "Las personas que aprecian el arte, la literatura y la música, que son progresistas en la ciencia y en todos los aspectos del intelecto humano, son las personas que han utilizado cantidades liberales de leche y sus productos".

El libro de Dupuis describe cómo la bebida blanca se vinculó simbólicamente a comienzos del siglo XX con personas de piel blanca, que tenían mayor capacidad para digerirla debido a una mutación genética conocida como persistencia de la lactasa. "Al declarar la leche perfecta", escribió, "los europeos blancos del norte de EU anunciaron su propia perfección".

El NDC se negó a comentar sobre los materiales de marketing de la industria citados en los diversos estudios. "Beber leche no es solo una práctica de la cultura occidental", dijo el portavoz a HuffPost, "sino una parte compartida de la existencia humana en todo el mundo".

Gambert hizo hincapié en que su investigación no debe interpretarse como una insinuación de que las personas que beben leche láctea son racistas o que la leche misma es intrínsecamente prejuiciosa. Pero los problemas en la historia de la leche, dijo, hacen su cooptación como un símbolo del nacionalismo blanco, ya sea irónico o no, un tanto más significativo.

"La leche es diferente a otras cosas, que pueden ser elegidas al azar. Existe la realidad de que la leche tiene vínculos históricos para ser utilizada en prácticas racistas", dijo.

"Hay quienes encuentran divertido usar la leche como un símbolo del nacionalismo blanco y tuitean contenido ofensivo con el hashtag #milktwitter para provocar a la gente", dijo Gambert. "Pero decir que es una broma no significa que la leche no se esté utilizando para apoyar las creencias racistas".

Este texto se publicó originalmente en HuffPost.