INTERNACIONAL
01/01/2019 7:47 AM CST

Defensa de derechos humanos: el propósito (una vez más) en América Latina

discriminación, desigualdad, oleadas de violencia, detenciones arbitrarias e impunidad, son la norma en todo el continente.

La gente grita "¡Marielle presente!" durante una marcha contra el asesinato de la concejala y activista de derechos humanos Marielle Franco, y su conductor Anderson Pedro Gomes, en el barrio Mare Complex de Río de Janeiro, Brasil, el domingo 18 de marzo de 2018. El asesinato de Franco se produjo apenas un mes después de poner a los militares a cargo de la seguridad en Río, que está experimentando un fuerte aumento en la violencia menos de dos años después de ser sede de los Juegos Olímpicos de Verano 2016.
ASSOCIATED PRESS
La gente grita "¡Marielle presente!" durante una marcha contra el asesinato de la concejala y activista de derechos humanos Marielle Franco, y su conductor Anderson Pedro Gomes, en el barrio Mare Complex de Río de Janeiro, Brasil, el domingo 18 de marzo de 2018. El asesinato de Franco se produjo apenas un mes después de poner a los militares a cargo de la seguridad en Río, que está experimentando un fuerte aumento en la violencia menos de dos años después de ser sede de los Juegos Olímpicos de Verano 2016.

Derechos inherentes, sin distinción de nacionalidad, lugar de residencia, sexo o cualquier condición. Así se definen los derechos humanos en el principio de universalidad (1948) que, en uno de sus primeros apartados, expresa que "todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona".

Y aunque la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (ACNUDH) de las Naciones Unidas incluye varios tópicos dentro de aquello que se considera derechos humanos, el respeto a los tres mencionados es fundamental y, a pesar de su conocimiento, las noticias en América Latina no son buenas.

Así lo reflejan los últimos informes realizados por ACNUDH y Amnistía Internacional, donde señalan que discriminación, desigualdad, oleadas de violencia, detenciones arbitrarias e impunidad, son la norma en todo el continente.

La región más violenta para las mujeres

Según un informe de la ONU, América Latina y El Caribe sigue siendo "la región más violenta del mundo para las mujeres" con la tasa más alta de violencia no conyugal y la segunda tasa más alta de violencia conyugal.

"Violencia, discriminación de género y violaciones a derechos sexuales reproductivos", destaca el informe de Amnistía sobre el caso de las mujeres y niñas.

En países como Colombia y República Dominicana el número de homicidios de mujeres aumentó considerablemente. En Estados Unidos, la regla de mordaza global reinstaurada por el presidente Trump bloqueó financieramente a "cualquier hospital u organización que proporcionara información o acceso a abortos seguros y legales".

En Chile se despenalizó el aborto en "determinadas circunstancias", según el informe. Pero aún quedan siete países que mantienen su prohibición: República Dominica, El Salvador, Haití, Honduras, Nicaragua y Surinam.

Foto cedida por Amnistía Internacional
Una joven durante el Día Internacional de la Mujer en una manifestación en Ciudad de México.

En agosto de 2018, la Cámara Alta del Senado de Argentina rechazó el proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo, en el que se proponía despenalizar el aborto.

BLOG: Algo está cambiando en el tema del aborto en América Latina

Sobre la defensa de los derechos de niños y niñas, la directora adjunta para las Américas de Amnistía Internacional, Fernanda Doz Costa, explica a EFE que "existe una campaña muy bien articulada en toda la región, Estados Unidos y también en partes de Europa denominada 'en contra de la ideología de género' que trata de confundir a la gente diciendo que la agenda de igualdad de género es en realidad una ideología, tratan de convencer sobre pensamientos que estarían en contra de valores familiares y tradicionales de nuestras sociedades latinoamericanas o de Estados Unidos".

También afirma que en varios países de la región se han llevado a cabo manifestaciones bajo el lema "con mis hijos no te metas", que básicamente parte de la concepción de que los padres tienen la potestad absoluta para decidir el destino de los niños, incluyendo la educación que reciben sobre ciertos temas.

"Hay datos fehacientes en varios países de que la educación sexual integral, no solo previene embarazos no deseados, sino que previene también el abuso sexual en niñas y niños. Pareciera que los niños solo van a recibir la educación si sus papás quieren, y si estos no quieren, esa criatura pierde su derecho. Lo más curioso de todo, es que según Unicef, el 80% o más de los abusos sexuales ocurren en el seno familiar", asegura Doz Costa.

Contra la ciudadanía

A esto, se suma el uso "desproporcionado e innecesario" de las fuerzas de seguridad para silenciar la disidencia de manifestantes, críticos o periodistas, según la ONU.

Las represiones en protestas se convirtieron en un denominador común en la región. Pero todo esto no se tradujo en una caída del activismo, al contrario, el creciente descontento social llevó a la población a salir a las calles en determinados países.

"Nosotros hacemos un análisis general de la región pero, por supuesto, hay países en donde la represión es tan feroz, tan sistemática y sostenida que el activismo en defensa de derechos ha mermado y Venezuela es uno de ellos", explica Doz Costa.

Doz Costa agrega que en Venezuela "hay violaciones masivas a los derechos humanos, violaciones de derechos civiles y políticos, económicos, sociales y culturales, muy puntualmente el derecho a la salud y a la alimentación. Evidentemente en este contexto, la capacidad de organizarse para protestar de la sociedad es mínima. Cuando no se tiene comida o medicamentos, es muy difícil organizarse y poder salir a protestar".

Carlos Enrique Ramírez
En la imagen un detenido en una manifestación en Venezuela.

En un informe de la ACNUDH de junio de 2018, se refleja que entre el 1 de agosto de 2017 y el 30 de abril 2018, al menos 570 personas, incluidos 35 niños, fueron detenidos arbitrariamente en ese país.

Por su parte, México registró una cifra sin precedentes de homicidios de periodistas y más de 34 mil personas seguían sometidas o en desaparición forzada, según el informe de Amnistía Internacional 2017/2018.

En Río de Janeiro, Brasil, el caos está en las prisiones: hacinamiento y peligrosidad que se tradujo en más de 120 muertes de reclusos para enero de 2017.

En Honduras, al menos 31 personas fueron detenidas arbitrariamente por protestar y exigir transparencia electoral.

La tasa más alta de homicidios que ha registrado ese año este organismo se registró en República Dominicana y Jamaica.

Los manifestantes que protestaron en diferentes convocatorias en países como Colombia, Paraguay, Puerto Rico o Argentina, no escaparon de las represiones en las que se hizo un uso excesivo de la fuerza.

Las protestas multitudinarias que se dieron en Buenos Aires durante este periodo terminaron con más de 30 personas detenidas de manera arbitraria, según refleja el informe de Amnistía Internacional.

Otro estudio de la ACNUDH explica que, en Nicaragua, a principios de abril iniciaron manifestaciones pacíficas que la policía antidisturbios reprimió con golpes y gas lacrimógeno. Según el texto, para el 27 de abril de 2018 ya se habían registrado 30 muertes.

Bienvenido Velasco/EFE
Un grupo de personas participa el 15 de mayo de 2018, en una manifestación en contra del gobierno de Daniel Ortega en Managua (Nicaragua)

La violencia perpetrada a civiles y otros asuntos generaron gran desconfianza hacia las autoridades, por lo que, según el trabajo, la participación en elecciones y referéndums bajó notablemente en países en los que la crisis social y económica demandan un cambio de perspectiva política.

Salud pública en crisis

La edición del 2017 de Salud en las Américas, un resumen del panorama regional de la salud realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), destaca que los países que más invierten en salud pública son Cuba, Costa Rica, Uruguay y Panamá, que destinan entre el 6 y 10% de su Producto Interno Bruto (PIB). Mientras que, Venezuela y Haití invierten menos del 2%.

¿El resultado? Entre 2017 y 2018, tal como refleja el Informe de Amnistía Internacional, se registraron miles de nuevos casos de cólera en Haití. Mientras que Venezuela se enfrenta a la peor crisis de salud y alimentaria de su historia: "la desnutrición en niños menores de cinco años aumentó rápidamente y las familias se han visto obligadas a reducir drásticamente la cantidad de alimentos que consumían. Además, adoptan estrategias de supervivencia, como vender sus objetos de valor, enviar a un miembro de la familia al extranjero o buscar comida en las basuras", destaca el informe realizado por la ACNUDH en junio de 2018.

Este trabajo está basado en 150 entrevistas con víctimas y testigos, debido a que el gobierno venezolano no permitió que la organización tuviera acceso a su territorio. Las autoridades de ese país también se han negado a divulgar los boletines epidemiológicos semanales y el anuario sobre mortalidad.

La emigración: el escape

Las recurrentes violaciones a los derechos humanos en la región trajeron como consecuencia un aumento significativo de migrantes, estas personas que huyen de sus países para librarse de la represión, la violencia, la discriminación y la pobreza y que "sufrieron nuevos abusos en sus viajes o al llegar a otros países de la zona", según señala el informe de Amnistía Internacional, en el que expresan que más de 21 millones de personas se vieron obligadas a huir de sus hogares.

En respuesta a la crisis, Estados Unidos se plantea tomar medidas extremas como la construcción del muro que limite la frontera con México.

Según ACNUDH "más de 57 mil personas de Honduras, Guatemala y El Salvador solicitaron asilo en el extranjero y muchos de ellos fueron obligados a regresar a sus países".

Eduardo Jaramillo/Notimex
11 de diciembre de 2018. Integrantes de la Caravana migrante de centroamericanos que se encuentran en el albergue El Barretal (Tijuana) se trasladaron al Consulado General de Estados Unidos y exigieron a sus autoridades libre acceso de todo su éxodo a ese país.

Países como México y Argentina recibieron muchas solicitudes de asilo, en el primero se eludieron muchas y, en el segundo, el proceso para la recepción de solicitantes y los planes de integración para ofrecer los derechos básicos son "insuficientes", según el mismo informe.

Venezuela entró en un quinto año consecutivo de recesión, la inflación de los precios del consumidor podría aumentar en torno al 14,000% hacia finales de 2018. La pobreza en 2017 alcanzó niveles históricos al afectar al 87% de la población y, con fecha de marzo de 2018, ACNUDH indica que más de 1.5 millones de personas habían abandonado el país.

La última Asamblea General de la Organización de lo Estados Americanos (OEA) se celebró en el mes de junio en Cancún, México. Y, según el informe de Amnistía Internacional, "hubo una falta de liderazgo político para abordar algunos de los problemas de los derechos humanos".

Defender los derechos tiene su precio

Recientemente, el secretario general adjunto para los derechos humanos de las Naciones Unidas, Andrew Gilmour, denunció las represalias que sufren los defensores: desde amenazas, hasta la muerte.

Además de las terribles consecuencias sobre la víctima y sus familiares, las represalias contra las personas que colaboran con las Naciones Unidas transmiten un mensaje escalofriante sobre lo que podría ocurrirles a los demás si hicieran lo mismo. Esa es la función que cumplen las represalias.Andrew Gilmour, secretario general adjunto para los derechos humanos de la ONU

Por otra parte, está el asedio que sufren los informadores: entre 2012 y 2016, 530 periodistas fueron asesinados en el mundo, una media de dos a la semana, de esos, al menos 125 fueron asesinados en América Latina, según un informe de la Unesco sobre las tendencias en la seguridad de los periodistas.

El secuestro, la desaparición forzada, la detención arbitraria y la tortura son otras formas de violencia a los profesionales que denuncian en los medios la situación real en algunos países.

Amnistía Internacional destaca que, en México, entre 2017 y lo que va de 2018, murieron al menos 12 periodistas de forma violenta, la cifra más alta registrada desde el año 2000.