UN MUNDO MEJOR
17/12/2018 11:41 AM CST | Actualizado 18/12/2018 12:40 PM CST

Alemania ya está en el 2050: las actas de nacimiento tendrán un tercer género

La nueva ley es una respuesta a un fallo legal que data de noviembre de 2017 contra la discriminación de una persona intersexual

La nueva ley, aunque progresista, no ha sido del total agrado de la comunidad LGBT en Alemania
TOBIAS SCHWARZ via Getty Images
La nueva ley, aunque progresista, no ha sido del total agrado de la comunidad LGBT en Alemania

El parlamento alemán aprobó la semana pasada una ley que añade un tercer género en el acta de nacimiento para aquellas personas que se identifiquen como intersexuales, es decir, quienes encuentran discrepancia entre su sexo cromosómico y sus órganos genitales.

En 2013, el Congreso aprobó una reforma que permitía dejar en blanco las casillas de los sexos de los recién nacidos; con la nueva ley, no se podrán dejar espacios en blanco y se abre una tercera opción, la de "sexo diverso", según el diario local Deutsche Welle.

Esto permitirá a las personas intersexuales —por ejemplo, que hayan nacido con vagina y vulva, pero también con un órgano erectil similar a un pene— cambiar de género y su primer nombre en el acta de nacimiento, si prefieren continuar su vida identificándose como mujer u hombre.

La ley es la consecuencia de un fallo de la Corte alemana que se pronunció a favor de una persona intersexual que buscaba añadir la opción de un tercer género en sus documentos personales.

La pelea legal del demandante inició en noviembre de 2017 y tras una serie de reveses, la Corte Federal Constitucional le dio la razón y ordenó al parlamento hacer lo cambios legales necesarios para no incurrir en discriminación y reconocer un tercer género como opción en actas de nacimiento.

Pese a que la noticia reconoce una de las demandas más antiguas de la comunidad LGBT en Europa, algunos activistas de derechos humanos han aplaudido con cautela a la nueva ley.

La Federación de Gays y Lesbianas en Alemania criticó que la nueva ley se enfoca demasiado en las características físicas de las personas, en lugar de ver el género como un conjunto de características sociales y psicológicas.

Además, la organización criticó que, para hacer el cambio en los documentos personales, los peticionarios deben obtener aprobación de un médico que certifique la intersexualidad.

En lugar de ello, los activistas han pedido que baste la propia declaración del peticionario sobre su identidad de género para reconocerle como mujer u hombre.