ESTILO DE VIDA
14/12/2018 9:50 AM CST | Actualizado 15/12/2018 2:10 PM CST

Privarte de la comida navideña también puede dañar tu salud

"Tratar de limitarte a menudo termina en excesos", sigue estos consejos para que tus comidas navideñas sean un éxito.

Comida navideña.
GETTY IMAGES
Comida navideña.

¿Pensando en disfrutar de unas galletas navideñas o un chocolate caliente? El aumento de peso en las fiestas puede ser una fuente de ansiedad para muchas personas. Todo durante un tiempo que, en teoría, deberías centrarte en la alegría y en las cosas más dulces (literales y figurativas) de tu vida.

Puede que pienses que esa rebanada de pastel no te mantendrá en el camino saludable durante la temporada navideña, pero en realidad estás haciendo lo contrario. Según los expertos, el estrés relacionado con los alimentos puede contribuir al aumento de peso y los problemas de salud mental.

Esto es lo que quieren que tengas en cuenta cuando estés por la abundante comida de las cenas, las fiestas y más:

1. Por lo general, el aumento de peso en las vacaciones es mínimo

Este es el trato: el estrés en torno al aumento de peso durante las vacaciones a menudo supera ampliamente la realidad de los kilos reales ganados. Investigaciones muestran que el aumento de peso en las fiestas ocurre, pero es muy mínimo.

Un estudio sobre adultos en edad universitaria descubrió que comer en vacaciones solo contribuía a un aumento de medio kilo a dos kilos peso. Hay muchas posibilidades de que no ganes nada en absoluto.

Siempre y cuando mantengas el mismo peso con regularidad, y siempre que vuelvas a tu alimentación normal después de las vacaciones, si te lo permites conscientemente... deberías recuperar tu peso promedio rápidamente".Lisa Mastela, dietista.

Es importante recordar que ir "por la borda" y comer dulces festivos no destruirá completamente tu salud. "Solo sepan que una comida note destruirá", dijo Joy Jacobs, especialista en trastornos alimentarios y profesor clínico asistente de la Escuela de Medicina de la Universidad de California en San Diego.

Pero las percepciones negativas de los alimentos pueden dañarte (sin siquiera morderlos).

GETTY IMAGES.
Galletas navideñas.

"Vivimos en un mundo donde se nos dice que 'comamos esto' y 'no comamos eso', que etiquetemos un alimento como bueno o malo y que creemos reglas estrictas para nosotros mismos", dijo Amy Chadwick, médica naturópata con licencia en Four Moons Spa en San Diego.

Dijo que la idea de comer puede causar "aversión, vergüenza, autocastigo, miedo y tensión en estos momentos festivos donde se comparte la comida". Dicha relación con los alimentos puede llevar a resultados negativos si no se controla, agregó Autumn Bates, una nutricionista clínica en Los Ángeles.

Cuando te estresas con el trozo de tarta de manzana que hace tu abuela cada año porque lo quieres, pero también piensas que no es 'bueno' o 'saludable', en realidad causa una respuesta hormonal en tu cuerpo"Autumn Bates.

La percepción negativa de los alimentos festivos como "malos" aumenta el cortisol (la hormona del estrés), que puede provocar efectos en la salud física, incluido el aumento de peso, a lo largo del tiempo.

2. Darse un capricho puede ayudarte a alcanzar tus metas

Al final, puede que no sea la porción salteada de macarrones con queso lo que te haya llevado a tu peso ideal, es posible que lo hayas comido y disfrutado sin culpa. Un estudio publicado en el Journal of Consumer Psychology descubrió que los "comportamientos de desviación de objetivos" (es decir, comer alimentos que no sean de la dieta en una dieta) ayudaron a las personas a autorregularse, a mantenerse motivadas para alcanzar sus objetivos y a sentirse positivos.

"Esta es una práctica que personalmente sigo, y una que enseño a mis pacientes", dijo Bates. A lo largo del año calendario regular, incluso más allá de los días festivos, Bates programa "un día a la semana en el que te das gustos".

Pero ella es cuidadosa con cómo lo menciona. "No me gusta usar la palabra 'día de trampa', porque eso implica que estás haciendo algo mal: eso aumentar el cortisol", dijo. Esto ciertamente se aplica a la época festiva del año, agregó la especialista.

"Cuando llegue el momento de ir a las fiestas navideñas, disfruta de tu vaso de ponche o galleta de azúcar y trátalos como lo que son, un regalo", agregó.

3. Privarte a ti mismo podría llevarte a comer en exceso más adelante

GETTY IMAGES
Postres navideños.

Si necesitabas más razones para abstenerte de pedir un bocado o cortar el budín de pan, ten en cuenta que la privación puede conducir a atracones. "Tratar de limitarte a menudo termina en excesos", dijo Mastela.

"Esto puede terminar conduciendo a la culpa y la vergüenza, que pueden ir en espiral. La culpa causa estrés, el estrés causa fatiga, la fatiga dificulta el ejercicio y la elección de alimentos saludables, es un efecto de bola de nieve".

Y hagas lo que hagas, no te castigues a ti mismo después de comer algo dulce. "Debes nutrirte constantemente", dijo Mastela.

"Restringir la comida durante el día solo conducirá a atracones nocturnos, y no importa cuánto comas esa noche, aún necesitarás comer al día siguiente".

Si deseas prepararte para los días festivos, Bates recomienda comer alimentos saludables y abundantes. "Ten tus comidas regulares densas en nutrientes como un batido rico en saciar las grasas saludables, o una sopa rica en fibra y nutrientes", recomendó la experta.

4. Otras formas de negociar si estás estresado por comer en las festividades

Si te sientes ansioso por comer, hay maneras de controlarlo para que puedas disfrutar tanto en el momento como a largo plazo. Aquí hay algunas opciones, de acuerdo con cada experto en salud:

  • Respirar:
    "Realiza una sesión de respiración profunda de cinco minutos antes de la cena para centrarse y mejorar la experiencia", dijo Mastela. "Piensa con anticipación: sueña despierto con algunos de tus platos favoritos que encontrarás y con cuánta alegría será relajarte y comerlos con la familia".
  • Comer conscientemente:
    Tu cerebro a veces no sabe que está lleno hasta mucho después de haber comido, por lo que Mastela aconsejó esperar 20 minutos antes de querer comer otro platillo.
  • Elige postres por adelantado:
    Si es útil, haz una lista mental de los postres que esperas y selecciónalos con entusiasmo cuando llegue el momento. "Trata de pre-planear tanto como sea posible", dijo Jacobs. "Elige tus comidas favoritas y disfruta de ellas".
  • Saborear:
    No solo comas la comida y ya, sino que disfruta toda la experiencia. Este proceso, también conocido como comer intuitivamente o con atención plena, te permite comer lo que quieres, lentamente, y depende de escuchar a tu cuerpo que te indicará cuándo está lleno.
    "Saborea cada bocado y diviértete", dijo Bates. "Recuerda, cuanto más te estreses por los alimentos que comes, más subirán tus niveles de cortisol. ... En su lugar, tómate tu tiempo, analiza cada bocado y disfruta de los sabores de la temporada".

Este artículos se publicó originalmente en HuffPost.

VIDEO SUGERIDO