ESTILO DE VIDA
13/12/2018 7:31 AM CST | Actualizado 13/12/2018 9:31 AM CST

Cómo hablar con tus hijos sobre Santa Claus

La "plática de Santa" no tiene que arruinar la magia de la Navidad.

"Hacemos el trabajo de Santa para continuar llevando su mensaje de esperanza, espíritu y amor".
Gpointstudio via Getty Images
"Hacemos el trabajo de Santa para continuar llevando su mensaje de esperanza, espíritu y amor".

A medida que se acerca la Navidad, padres y madres comienzan a ver que algunos niños dudan sobre una parte muy importante de esta fecha: ¿Quién lleva los regalos a casa?, ¿Santa Claus?

En los últimos años, HuffPost le ha preguntado a padres de familia si han tenido la "plática de Santa" con sus hijos. Mientras que algunos de nuestros lectores nos dijeron que sus hijos sabían la verdad sobre "el hombre de rojo" desde el principio, otros ofrecieron explicaciones sencillas sobre cómo hablaron con sus hijos sobre el Sr. Claus.

Aquí te presentamos 13 maneras en las que las familias han hablado sobre Santa Claus a sus hijos:

1. "Santa es alguien en quien la gente cree por diversión"

"Mi hijo mayor tiene 9 años y me preguntó si Santa era real. Le dije que Santa es alguien en quien la gente cree por diversión, como el ratón de los dientes y Harry Potter. En nuestra casa nos imaginamos y jugamos a menudo por lo que fue fácil que entendiera. Le dije que es, principalmente, para los niños pequeños y hace que la Navidad sea más divertida", Anne Tink Flores.

2. "Él vive en los pensamientos y los corazones de todos"

via GIPHY

"Le dije a mis hijos que Santa es real, pero no de la manera en que pensamos que lo es. Él vive en los pensamientos y los corazones de todos los que hacen algo desinteresado por otra persona. Con ese acto, se convierten en la esencia de lo que sabemos que es Santa. Mis hijos ya tienen más de 20 años y si les preguntas, dirán con orgullo que creen en Santa Claus", Angela Robbins.

3. "Es una magia divertida para agregar a la Navidad"

"Mi hijo mayor tenía 8 años y sintió curiosidad, así que comenzó a presionarnos para obtener información. Después de decirle que era una decisión de creer o no creer, le preguntamos: "¿Qué piensas y qué sientes al respecto?", respondió que creía que era una simulación.

Dijo que sentía que su papá y yo éramos Santa. Mi respuesta fue: 'Bueno, es una magia divertida para agregar a la Navidad. A papá y a mí nos encanta sorprenderte en la mañana de Navidad. Tus hermanas aún piensan que Santa va a venir, así que ayúdanos a mantener esa magia". Ha sido increíble. Él sigue jugando para mantener la sorpresa y la magia de la mañana de Navidad", Teresa Ingram.

4. "Parecía aliviado y quería confirmar lo que creía"

via GIPHY

"Mi hijo de 9 años preguntó: "¿Santa es real? Está bien si la respuesta es no. Le dije que no, que mamá y papá habían comprado y puesto los regalos debajo del árbol, sin embargo él es real en el sentido de que es un símbolo de la Navidad, un símbolo de dar. También abordamos el tema del Hada de los Dientes o el Conejo de Pascua. Parecía aliviado y quería confirmar lo que creía, ¡pero me dijo que todavía podíamos firmar algunos regalos como Santa y dejarle dinero debajo de la almohada cuando se le cayera algún diente!", Jessica Waagner.

5. "Hacemos el trabajo de Santa para continuar llevando su mensaje de esperanza, espíritu y amor"

"Mi hijo de 10 años preguntó mientras estábamos en la clase de karate de su hermano menor. Al principio, respondí como lo había hecho antes: "¿Qué piensas?". Y él dijo: "No lo sé". Después de que su hermano se fue a la cama, mi esposo y yo hablamos con él. Le dije: 'Sí, ponemos tus regalos debajo del árbol de Navidad'.

Comenzó a llorar. Yo dije: 'Pero eso no quiere decir que papá o mamá seamos Santa. Hacemos el trabajo de él para continuar difundiendo su mensaje de esperanza, espíritu y amor. Así que sí, ponemos los regalos en el árbol pero no somos Santa". También hablamos sobre la historia de Santa Claus (mi hijo es muy aficionado a la historia) y lo manejó todo muy bien", Meaghan Greenleaf Wildes.

6. "Les hice prometer que no arruinarían la ilusión de nadie más"

via GIPHY

"Mi hijo de 8 años tenía dudas el año pasado, así que para probar su teoría, escondió las galletas para Santa. Dijo que si no los comía, sabría que Santa no era real. Pasé una hora buscando esas galletas en la mitad de la noche, nunca las encontré. Después le dije que tal vez Santa no quería buscarlas o que pensaba que no habían dejado ninguna galleta.

Finalmente, unos seis meses después, me pidió que le dijera la verdad y fui honesta con él y su hermano, pero también les hice prometer que no arruinarían la ilusión de nadie más. Hace unas semanas, mis hijos dijeron: ¿Cómo es posible que mamá y papá consiguieran regalos tan geniales y lo mantuvieron en secreto hasta la Navidad? Creo que los impresioné", Teri Davis.

7. "Es algo que pueden decirle a un amigo que trata de estropear la idea de Santa"

"Soy padre de cuatro niños, también soy maestro de cuarto grado. Cada año hay preguntas en la escuela sobre Santa. Mi respuesta estándar para estos niños de 9 y 10 años es: "Si crees en Santa, él cree en ti". Parece funcionar. Además, es algo que pueden decirle a un amigo que trata de estropear la idea de Santa", Vicki Thompson Paris.

8. "Ahora ella es Santa y el Hada de los Dientes de su hermana"

via GIPHY

"Tuve la conversación con mi hija sobre el espíritu de dar y convertirse en Santa. Estaba a punto de cumplir 8 años y ya estaba diciendo que Santa no era real y que ella ya lo sabía. Pensé que, quizás, lo habría escuchado de sus compañeros de clase. Estaba tan convencida de decirle a cada miembro de la familia que, una noche, decidí mostrarle cómo en otros países y culturas ven a Santa, así como su origen, antes de pedirle que se convirtiera en Santa Claus para alguien más.

Al final, le pregunté si le había gustado y que si le interesaba continuar con la ilusión de Santa para su hermana menor de 2 años. Lo pensó por un momento y respondió que a pesar de que no le gustaba la idea de mentir sobre Santa o el Hada de los dientes, a ella le gustaba quedarse despierta y esperar para verlos. Ahora es ella quien comparte la ilusión con su hermana menor", Jenn Aguilar.

9. "Finalizó con un amable: "Gracias por decirme la verdad sobre Santa, mamá"

"Una noche, mientras estaba arrullando a mi pequeño, preguntó: '¿Santa es real?' Me detuve por un segundo y luego le pregunté qué creía él. "Algunas personas dicen que no, pero yo lo he visto. Pero creo que tú, yo, Buela (mi madre), y mis primos ya son los únicos que creen".

Entonces comencé a decirle que hace mucho tiempo, había un hombre que daba regalos a los niños y que su espíritu vive en cada uno de nosotros hasta el día de hoy. Después de unos cuantos parpadeos, él solo comenzó a llorar. "¿Quieres decir que Santa está muerto?", dijo.

Ay, tuve una oportunidad y la perdí. Hablamos un poco más y se calmó. Entonces finalizó con un amable: "Gracias por decirme la verdad sobre Santa, mamá. Te amo", Selma Altas.

10. "Les dije que Santa era amor, alegría y emoción"

via GIPHY

"Cuando mis hijos mayores comenzaron a preguntar sobre Santa, esperé a que los más chicos se durmieran para hablar solo con ellos. Luego les dije que Santa era amor, alegría y emoción, y que envolvieran uno o dos regalos para sus hermanos (no todos porque quería que se llevaran una sorpresa también, en Navidad es divertido un poco de misterio).

A la mañana siguiente, todos mis hijos estaban emocionados por abrir los regalos, los mayores disfrutaron jugar a Santa y les dio mucha alegría ver a sus hermanos menores que abrían sus regalos con la ilusión de que Santa Claus se los había llevado", Dee Valente.

11. "Esto los hace parte de la magia y la diversión porque, ¿qué es mejor que llegar a ser Santa?"

"Pasamos de creer en Santa a convertirnos en un duende, ayudando a instaurar el espíritu de dar, el amor y la Navidad al convertirnos en parte de la magia. Una vez que uno de nuestros hijos expresó que ya no creía en Santa, le revelamos el secreto para que ayudara a mantener viva la magia en su hermano menor. Enfatizamos lo importante que era no quitarle la ilusión de los hermanos menores, y permitir que el niño mayor participara como duende que ayudaba a Santa para poner los regalos debajo del pino. Esto los hace parte de la magia y la diversión porque, ¿qué es mejor que llegar a ser Santa? Ha funcionado bien hasta ahora", Kendra Votava.

12. "Depende de ti creer en la magia y en el espíritu de dar"

"Cuando mi hija era muy pequeña, me pidió que le dijera si algunos de sus amigos tenían razón acerca de que Santa no era real. Le pregunté: "¿Deberíamos dejar de dar y ser amables con las personas si descubrimos que Santa es solo un truco de marketing?" Ella dijo: "No", "Bueno, esa es tu respuesta. Depende de ti creer en la magia y en el espíritu de dar, sin importar cómo se vea en la tele o en las tiendas".

Ahora ella tiene casi 11 años y el otro día me dijo: 'Mamá, ¿cómo puedo creer que le permitas a un anciano que me vigile cuando estoy durmiendo y dejar que entre en nuestra casa por la noche?' Y le dije: 'Por supuesto que no lo haría porque Santa no es cualquier persona. Él es el espíritu de dar, ¿recuerdas? "Ella lo superó y le escribió una carta a Santa, pero creo que podría ser la última, así que será mejor que consiga ese videojuego que pidió, Ana Nita.

13. "Ellos saben que él no existe como una persona"

"Les hemos dicho que todos somos Santa cuando damos nuestro tiempo, dinero o regalos a otros. Saben que no existe como una persona, pero que él es el espíritu de la Navidad", Mirna Sierra-Duchemin.

Este artículo se publicó originalmente en HuffPost.

VIDEO SUGERIDO