UN MUNDO MEJOR
06/12/2018 1:32 PM CST | Actualizado 06/12/2018 3:20 PM CST

Un torturador te sirve la comida: así son las atroces granjas de cerdos en México

La organización Mercy for Animals documentó por dos años la crueldad en las granjas de cerdos y el uso de las "jaulas de gestación"

Imagen de una jaula de gestación, tomada por investigadores de Mercy For Animals
Mercy For Animals
Imagen de una jaula de gestación, tomada por investigadores de Mercy For Animals

Antes de llegar a tu plato, un cerdo criado en granjas industriales en México será parido por una madre agonizante, cuyo ciclo de vida será nacer, crecer, estar preñada, parir, repetir hasta los estertores, y luego morir violentamente.

Esa madre pasará entre 112 y 115 días en una "jaula de gestación", un eufemismo con el que se nombran a los calabozos para animales que son tan reducidos que ni siquiera pueden darse vuelta durante los casi 4 meses de gestación.

Mercy for Animals
Solo en 2017, 18 millones de cerdos en México fueron matados por su carne

La madre posiblemente aguantará, de pie, alguna o varias de las consecuencias de vivir en esas condiciones inhumanas para cualquier ser vivo: infecciones del tracto urinario, huesos debilitados, cojera, restricción del comportamiento... hasta que, por fin, sentirá un momentáneo alivio, cuando acabe su parto y su hijo le sea arrebatado.

Esas madres viven poco: después de tres o cuatro años de forzarlas a estar preñadas y dar a luz, serán enviadas al matadero con las patas atrofiadas por tanto tiempo que pasaron en confinamiento extremo.

En diez entidades de Estados Unidos, así como en Canadá, la Unión Europea, Nueva Zelanda y Australia ya es ilegal el uso de "jaulas de gestación", y más de 60 grandes compañías de alimentos han adoptado políticas para prohibir estas jaulas en su cadena de suministro. Sin embargo, en México tienen un uso cotidiano.

El cerdo recién nacido vivirá mucho menos que su madre: se le engordará y, sin darles ningún analgésico, los empleados de las granjas mexicanas les cortarán la cola, perforarán sus orejas para identificarlos, limarán sus dientes y les castrarán.

Mercy for Animals
Una cría de cerdo sufre, sin analgésicos, la mutilación de una oreja en una granja industrial

Su expectativa de vida en el campo, hasta 20 años, se reducirá a seis miserables meses. Entonces, serán enviados con patadas y golpes a un rastro que los destazará sin pensar en aliviar su sufrimiento.

El ciclo de vida de estos animales ha sido comprobado por una nueva investigación realizada por el grupo animalista Mercy For Animals, que con visitas a seis granjas industriales de cerdos en Jalisco, Yucatán y Guanajuato develó lo que sucede a nivel nacional en esta industria nacional, en la cual 18 millones de cerdos fueron criados y asesinados por su carne solo en 2017.

El trabajo que investigación comenzó en 2016 y se alargó hasta 2018, cuando investigadores de la organización internacional entraron a grabar y retratar los abusos en estos rastros, cuyos hallazgos están condensados en el sitio LaRealidadDeLosCerdos.com.

Según la organización, el 80 por ciento de los cerdos asesinados por su carne en México provienen de granjas industriales de grandes compañías.

Mercy for Animals
La mayoría de las crías no sobreviven más de seis meses a los abusos dentro de las granjas

En México, estos animales ocupan el segundo lugar en el total de animales criados y explotados para obtener carne.

"Desde el día en que estos cerdos nacen, hasta el día en que son asesinados, su vida está rodeada de miseria y privaciones", lamentó Magnolia Martínez, directora general de Mercy For Animals Latinoamérica. "Como una sociedad civilizada, es nuestra obligación moral proteger a los cerdos y a otros animales del confinamiento y la crueldad".