ESTILO DE VIDA
02/12/2018 7:00 AM CST

Así afecta a tu sueño las fiestas decembrinas

Fiesta aquí y fiesta allá, diciembre está cargado de reuniones pero para muchas personas desvelarse ya no es bueno.

"Debemos reunirnos antes de Navidad", decían. "Será divertido", decían. Pero para muchas personas, la socialización navideña es muy agitada.

Por lo general, las noches de fiestas decembrinas van acompañadas de grandes cantidades de alcohol, alimentos pesados y azucarados, que pueden causar estragos al momento de acostarse.

Pero por muy obvio que eso suene, ¿te has puesto a pensar qué es lo que realmente hacen los días de la época navideña en cuestiones de sueño?

Con vino sobre la mesa, beber con moderación se convierte en un acto casi imposible. Si bien el alcohol puede ayudarnos a dormir más rápido, también reduce la calidad del sueño, según Alasdair Henry, investigador en Sleepio.

Getty/HuffPost UK

"Durante la primera mitad de la noche, a medida que se metaboliza el alcohol, se experimenta un sueño más profundo de lo normal", explica. "Sin embargo, durante la segunda mitad de la noche, una vez que los efectos sedantes han desaparecido y el alcohol se ha metabolizado, el sueño se vuelve más ligero y más perturbador. Esto lleva a despertarse con más frecuencia y dificultad para volver a dormir".

Henry agrega que el alcohol también puede interferir con el sueño al alterar la capacidad de nuestro cuerpo para regular la temperatura y hacer que necesitemos ir al baño durante toda la noche. Además de eso, se sabe que aumenta el ronquido, el riesgo de caminar dormido y exacerbar otros trastornos del sueño, como la apnea del sueño.

El resultado es un cóctel de cansancio e irritabilidad al día siguiente.

Incluso si no bebes, la falta de una rutina regular de sueño a lo largo de diciembre puede afectar tu salud física y mental.

Un estudio reciente descubrió que el "social jet lag" es responsable de arruinar seriamente nuestros relojes corporales. En pocas palabras, cuando nos apegamos a una rutina de sueño los días de semana, luego la tiramos por la ventana el fin de semana, el efecto en nuestros cuerpos es similar al de experimentar un jet lag real.

"Un horario inconsistente puede interferir con el reloj corporal e impactar negativamente en cómo te sientes durante el día, ya que el reloj corporal funciona mejor con una rutina constante, y también hace que sea más difícil dormir bien a la hora apropiada", comentó el experto.

A corto plazo, la perturbación del sueño puede aumentar la irritabilidad durante el día, hacer que sea menos probable que nos relacionemos con los demás y nos predispone a insistir en cosas negativas, explica Henry. A largo plazo, puede "aumentar el riesgo de depresión y ansiedad y una serie de afecciones crónicas de salud, como diabetes, hipertensión arterial, enfermedades cardíacas y obesidad".

"Pero para las personas que duermen bien, no hay necesidad de preocuparse demasiado por eso. Si duermes bien, una noche de desvelo no va a hacer ningún daño"Lisa Artis

Para la mayoría de nosotros, sin embargo, unas pocas noches a lo largo de diciembre no es nada de qué preocuparse. Lisa Artis, asesora del sueño del Sleep Council, le dijo anteriormente a HuffPost UK que una hora regular para acostarse es especialmente recomendable para las personas que duermen mal, ya que el reloj de su cuerpo sintonizará esa rutina.

Si deseas limitar los impactos de la falta de sueño este invierno, Henry recomendó establecer buenos hábitos de "higiene del sueño", como mantener el cuarto fresco, limitar el tiempo de la pantalla una vez en la cama y tener suficiente luz al aire libre durante el día, lo que ayuda a regular el reloj biológico.

Este artículo se publicó originalmente en HuffPost UK.

VIDEO SUGERIDO