MÉXICO
27/11/2018 9:07 AM CST | Actualizado 27/11/2018 9:10 AM CST

Dos días después del asesinato de Javier Valdez, otros periodistas de Ríodoce fueron espiados con Pegasus

El 11 de febrero de 2017 explotó a nivel nacional e internacional el escándalo #GobiernoEspía.

Las víctimas del malware conocido como Pegasus fueron Ismael Bojórquez, cofundador y director de noticias de Ríodoce, y Andrés Villarreal, director de noticias
MOISÉS PABLO /CUARTOSCURO.COM
Las víctimas del malware conocido como Pegasus fueron Ismael Bojórquez, cofundador y director de noticias de Ríodoce, y Andrés Villarreal, director de noticias

El 17 de mayo de 2017, solo dos días después de que fuera asesinado a balazos el periodista de investigación Javier Valdez, dos de sus colegas del periódico Ríodoce recibieron mensajes de texto que afirmaban que los homicidas habían sido detenidos.

Las víctimas del malware fueron Ismael Bojórquez, cofundador de Ríodoce, y Andrés Villarreal, director de noticias, de acuerdo con The New York Times, que cita un nuevo informe elaborado por Citizen Lab de la Universidad de Toronto, en conjunto con la organización Artículo 19, la Red en Defensa de los Derechos Digitales ( R3D) y SocialTIC.

Según el reporte, fueron seis mensajes con enlaces a la infraestructura del malware Pegasus los que fueron enviados a los teléfonos de Villarreal y Bojórquez entre el 17 y el 26 de mayo de 2017.

Unas de las alertas enviadas sus teléfonos eran atribuida al servicio de UNO Noticias, correspondientes a este servicio informativo operado por Telcel. También pretendieron engancharlos con una nota falsa del diario La Jornada y un dominio que falsificaba la identidad del portal Animal Político. Otros intentos por captar su atención de los periodistas fue con el supuesto envío de fotos de relaciones de pareja y un aparente retiro de una tarjeta de crédito por más de 20 mil pesos.

Ninguno de los comunicadores cayó en la trampa. El diario reporta que lo primero que supusieron era que esos mensajes se trataban de un intento de infiltrarse en sus celulares con la sofisticada tecnología Pegasus.

En 2013 el gobierno de Enrique Peña Nieto adquirió el poderosos sistema a un vendedor de armas cibernéticas israelí llamado NSO Group con la condición de usarlo únicamente contra terroristas y delincuentes.

Sin embargo, el 11 de febrero de 2017 explotó a nivel nacional e internacional el escándalo #GobiernoEspía, el cual se evidenció que tres activistas por el derecho a la salud y a favor de imponer un impuesto a los refrescos, periodistas; abogados del Centro de Derechos Miguel Agustín Pro Juárez y hasta los integrantes del Grupo Interdisciplinario de Expertos Internacionales (GIEI) que coadyuvaron en el caso Ayotzinapa eran espiados.

Los compañeros de Javier Valdez tenían razón, los mensajes que habían recibido estaban infectados con el programa espía Pegasus, es decir, que con un solo clic al enlace que venía en estos, se habrían infectado sus celulares con un poderoso sistema que es capaz de leer los mensajes encriptados, revisar correos electrónicos y activar la cámara y el micrófono de manera remota.

Creo que querían buscar entre nuestras conversaciones y mensajes pistas sobre el asesinato de Javier, pero estamos totalmente en contra. Nada obtenido ilegalmente debería usarse en una investigación y particularmente nada que venga de quienes están involucrados profesional y emocionalmente con la víctima",Ismael Bojórquez.

Ríodoce es uno de los pocos medios independientes del país, dedicado a cubrir a la delincuencia organizada y a exponer las vastas redes del crimen y de la corrupción en México.

The New York Times detalla que la empresa israelí que comercializa Pegasus, NSO Group, afirmó que solo había vendido el software a gobiernos y que tenía medidas implementadas para garantizar que sus clientes siguieran los lineamientos éticos estipulados en los acuerdos de compra.

La firma aseguró que se atiene "a un estándar riguroso de cumplimiento ético y regulatorio y toma en serio cualquier acusación, sin importar de dónde viene". Un portavoz añadió: "No toleramos el mal uso de nuestros productos en contra de activistas por los derechos civiles, periodistas o personas inocentes. Si se sospecha un mal uso, lo investigamos y tomamos las acciones correspondientes, entre ellas suspender o poner fin a un contrato".

Según el diario, el gobierno de Peña Nieto no dijo mucho en respuesta a las más recientes revelaciones sobre el acoso a los colegas de Javier Valdez pues indicó que no podía hacer comentarios sobre temas específicos de una investigación en curso, pero que está abierto a colaborar con las víctimas y está comprometido con impulsar imputaciones formales si hay evidencia.

Más de 47 periodistas han sido asesinados desde que Peña Nieto llegó a la presidencia a finales de 2012, 15 de ellos desde mayo de 2017, cuando murió Valdez, según la organización de defensa y protección a periodistas Artículo 19.

VIDEO SUGERIDO