INTERNACIONAL
26/11/2018 10:31 AM CST | Actualizado 26/11/2018 2:15 PM CST

EU justifica uso de gas lacrimógeno: Migrantes lanzaron proyectiles contra la patrulla fronteriza

Este domingo, agentes de la Patrulla Fronteriza lanzaron gases lacrimógenos contra un grupo de migrantes que se acercó a la frontera, incluidos niños.

Kirstjen Nielsen, secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, defendió el uso de gas lacrimógeno por parte de agentes de la Patrulla Fronteriza contra miembros de la Caravana Migrante que se acercaban a la frontera sur este domingo, y dijo que "no toleraría" ningún tipo de "falta de ley" por parte de aquellos que esperan solicitar una política de asilo.

El Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) cerró el cruce fronterizo que conduce a San Diego cuando cientos de centroamericanos se acercaron al área e intentaron eludir un bloqueo de la policía mexicana y correr hacia la frontera, pero se encontraron con agentes de la CBP que lanzaron gas lacrimógeno a través de la frontera.

Diversos medios informaron que los padres se vieron obligados a huir mientras sus hijos gritaban y tosían debido al agente químico.

El domingo, Nielsen apoyó a sus agentes y culpó a quienes buscaban cruzar la frontera sin permiso.

"Intentaron violar la infraestructura de cercas a lo largo de la frontera y buscaron dañar al personal de la CBP lanzando proyectiles contra ellos", escribió Nielsen en Twitter el domingo por la noche. "@DHSgov no tolerará este tipo de ilegalidad y no dudará en cerrar los POE por razones de seguridad".

HuffPost US se ha comunicado con el Departamento de Seguridad Nacional de EU (DHS, por sus siglas en inglés) y la Casa Blanca para tener un comentario al respecto.

Las autoridades mexicanas dijeron el domingo que muchos de los que intentaron acercarse a la frontera, lo habían hecho de manera pacífica, pero señalaron que algunos se habían comportado de manera "violenta", según The Washington Post.

Alrededor de cinco mil migrantes están actualmente en el limbo en Tijuana, esperando a solicitar asilo o determinar cómo podrán hacerlo bajo las nuevas reglas publicadas por la administración de Donald Trump. La agencia AP informó que los funcionarios procesan menos de 100 solicitudes de asilo por día, que es apenas el primer paso de muchos, antes de poder llegar a Estados Unidos.

El gobierno mexicano está actualmente en conversaciones con la Casa Blanca para resolver los detalles de un nuevo plan que obligaría a los solicitantes de asilo a esperar en México mientras sus peticiones están en lista de espera, un cambio dramático en la política de Estados Unidos. Tradicionalmente, a cualquier persona que solicitaba asilo político se le permitía permanecer en EU mientras sus reclamaciones pasaban a través del sistema judicial, pero Trump desprecia esa política. Incluso, se regularmente lo llama en un tono despectivo: "captura y liberación".

Al comienzo del día, Trump tuiteó que sería "muy INTELIGENTE si México detuviera a las Caravanas mucho antes de llegar a nuestra frontera sur" y culpó a los demócratas por crear "este problema".

¡No hay cruces!", Trump

El trabajo de Nielsen ha sido inestable durante meses y ha habido descontroladas especulaciones que señalan que ella estaría entre quienes perderían su empleo luego de las elecciones de mitad de período de este mes. The Washington Post informó que Trump planeaba despedirla en las próximas semanas, frustrado por su falta de acción para hacer cumplir su política de inmigración de línea dura, incluso después de que se convirtió en la cara pública de la política de inmigración de "tolerancia cero" de su gobierno, el cual vio a miles de niños separados de sus padres y colocados en centros de detención.

Cuando el diario publicó eso, el secretario de prensa del DHS, Tyler Houlton, afirmó que Nielsen todavía estaba "honrada de dirigir a los hombres y mujeres" de la agencia y que aún estaba "comprometida con la implementación de la agenda del presidente enfocada en la seguridad".

No obstante, Trump ya ha despedido al fiscal general Jeff Sessions y algunos funcionarios creen que el jefe de personal de la Casa Blanca, John Kelly, un ferviente defensor de Nielsen, también podría ser destituido.

VIDEO SUGERIDO

Este texto se publicó originalmente en el HuffPost US.