UN MUNDO MEJOR
22/11/2018 1:41 PM CST | Actualizado 22/11/2018 3:23 PM CST

Estas serían las consecuencias ambientales que dejaría el Tren Maya, según expertos

Preguntamos a tres especialistas qué estará en juego en la consulta nacional de este fin de semana, que incluye al Tren Maya

Este 24 y 25 de noviembre se llevará a cabo la segunda consulta nacional sobre proyectos de infraestructura y programas sociales del nuevo gobierno
MARGARITO PÉREZ RETANA /CUARTOSCURO.COM
Este 24 y 25 de noviembre se llevará a cabo la segunda consulta nacional sobre proyectos de infraestructura y programas sociales del nuevo gobierno

El proyecto de infraestructura Tren Maya, que este fin de semana se someterá a consulta popular, tiene el potencial riesgo de desaparecer ecosistemas completos, provocar una tragedia en comunidades cercanas a la obra y empujar a la desaparición a especies en peligro de extinción, aseguraron tres expertos consultados por el HuffPost México.

A los tres especialistas –un biólogo, un hidrogeólogo y una agrónoma—les preocupan distintos temas, pero coincidieron en una misma inquietud: el ambicioso proyecto de mil 500 kilómetros que atravesaría Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo será votado sin que se conozca el impacto ambiental de la obra, pues este documento estará listo hasta el siguiente año, de acuerdo con el equipo de transición de Andrés Manuel López Obrador.

"La gente va a ir a las urnas sin conocer lo que implica hacer una obra de la magnitud que plantea el presidente electo. ¿Qué significa meter largas vías en una selva, en humedales, en zonas muy frágiles como las que están cerca de los cenotes? ¿Cómo va a coexistir una obra de ese tamaño con un ecosistema rico y sensible como el del sur del país? Sin esa información, es irresponsable llamar a una votación", aseguró Víctor Mirales, doctor en Biología y Conservación por la Universidad Complutense de Madrid y actual investigador en la UNAM.

"A mí, principalmente, me preocupa mucho cómo le harán los encargados de la obra para no crear una barrera física que provoque la desaparición de especies en peligro de extinción, como el ciervo de cola blanca. Cuando se hace una obra así es imposible no afectar los flujos de paso y apareamiento. ¿Cuál es el plan para proteger al tapir? ¿Al jaguar? ¿A las aves que están ahí? ¿Hay un plan?".

Para Víctor Mirales, iniciar la construcción del Tren Maya sin un estudio de impacto ambiental tendría afectaciones "catastróficas" y podría causar la desaparición irreversible de hasta 50 especies endémicas.

Emiliano Monroy, candidato a Doctor en Hidrogeología e investigador en el Departamento de Ciencias Planetarias y de la Tierra en la Universidad Northwestern, también ve con temor el proyecto del Tren Maya, especialmente en Yucatán y Quintana Roo.

"El Sistema Sac Actun es la cueva sumergida más larga del planeta Tierra y se encuentra bajo el municipio de Tulum en Quintana Roo. Diferentes colapsos del techo han formado más de 220 cenotes en la zona", explicó Emiliano Monroy.

"La alta densidad de cuevas y cenotes de esa área es una amenaza directa a la construcción de desarrollos masivos turísticos debido a que en muchas secciones el techo de la cueva es muy delgado", aseguró. "Es una receta para el desastre".

Sin un estudio que explique cómo se hará el tren turístico en esa zona, manteniendo seguros a los pasajeros, a los habitantes de la zona y a los ecosistemas que ahí se encuentran, el Tren Maya podría tener consecuencias más dañinas que las que se auguraban para el aeropuerto de Texcoco, aseguró.

Martha Aguilera, agrónoma e integrante del Consejo de la Escuela de Agricultura Ecológica U Yits Ka'an, criticó que no se hayan explicado a las comunidades que vivirán con el tren cuáles van a ser las consecuencias del proyecto de infraestructura, pues hasta el momento no se sabe cómo impactarán a las tierras de cultivo.

"El equipo del presidente electo ya dijo que no se talará un solo árbol en la construcción del tren. Eso suena maravilloso, pero sabemos que no es cierto. Es imposible hacer un proyecto así sin talar un árbol, sin aplanar en la selva, sin cambiar la dinámica de suelo de las comunidades mayas. Nadie nos ha explicado qué pasará cuando topen con un árbol, ¿cómo será tratada la tierra en ese caso? No quieren dar explicaciones, quieren actos de fe.

"Antes que hacer una consulta nacional, debieron hablar con las comunidades, explicar qué sucederá con la obra y con las tierras. Luego entonces convocar al país, pero así no. No tenemos certeza de nada. La gente en las comunidades indígenas está muy preocupada, porque nadie ha dicho si este proyecto significará la expropiación o la venta de tierras".

Los tres también coincidieron en que sí hay formas de que el Tren Maya tenga un impacto ambiental menor y que coexista adecuadamente con el medio ambiente, pero esas adecuaciones deberán contemplarse en el presupuesto planeado de 150 mil millones de pesos y deben explicarse a los expertos y vecinos antes de que inicie la obra.

"¿Es viable una obra de este tamaño sin hacer un ecocidio? Yo creo que sí. El problema es que nadie nos ha dicho cómo lo hará. Y así quieren que digamos que sí a la obra", lamentó Víctor Mirales.

Además de preguntar sobre el Tren Maya, la consulta nacional de este 24 y 25 de noviembre busca conocer la opinión de los mexicanos sobre la construcción de una refinería en Dos Bocas, Tabasco; la modernización de los puertos de Salina Cruz, Oaxaca y de Coatzacoalcos, Veracruz,y siete programas sociales.

VIDEO SUGERIDO