MÉXICO
20/11/2018 11:15 AM CST | Actualizado 20/11/2018 11:17 AM CST

Organizaciones rechazan Guardia Nacional de AMLO; aseguran que militarizará como nunca antes al país

523 activistas, académicos y ciudadanos consideraron que la decisión parte de una estigmatización injusta y sin sustento de la totalidad de los cuerpos policiales del país.

El pasado 14 de noviembre, el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador presentó su Plan Nacional de Paz y Seguridad 2018-2024, entre cuyos ejes está la creación de una Guardia Nacional para combatir la violencia e inseguridad en el país.
EFE/Mario Guzmán
El pasado 14 de noviembre, el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador presentó su Plan Nacional de Paz y Seguridad 2018-2024, entre cuyos ejes está la creación de una Guardia Nacional para combatir la violencia e inseguridad en el país.

Un grupo de 128 organizaciones de la sociedad civil manifestaron su rechazo a la Guardia Nacional propuesta por el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, a quien le hicieron un llamado para detener la reforma constitucional para crearla pues consideran que es "una falsa salida a la crisis de inseguridad" que azota al país.

A través de un comunicado, firmado por 523 activistas, académicos y ciudadanos, recordaron que en el pasado, López Obrador y su equipo habían expresado que las Fuerzas Armadas no debían cumplir funciones de seguridad pública y que la creciente militarización no había dado ni daría resultados.

Obviando sus promesas públicas, ignorando consideraciones empíricas y políticas fundamentales, así como la opinión de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y de diversos organismos internacionales, el Presidente electo y su equipo decidieron optar por una militarización como nunca ha conocido el país en su historia moderna, y anunciarlo justo cuando se conoció que la Suprema Corte de Justicia de la Nación probablemente invalidaría la Ley de Seguridad Interior".

Los inconformes argumentaron que las dinámicas delictivas y complejas que vive México, responden a factores socioeconómicos y criminógenos que deben atenderse mediante acciones de prevención focalizadas y capacidades de investigación propias de instituciones policiales, tanto a nivel federal como local.

Advirtieron que al crear la Guardia Nacional, los mandos militares serán, inevitablemente, actores políticos de primer orden, trastocando eventualmente el Pacto Federal y absorbiendo atribuciones que, hasta hoy, han correspondido a las autoridades civiles.

Y consideraron que la decisión parte de una estigmatización injusta y sin sustento de la totalidad de los cuerpos policiales del país.

Es evidente que la mayor parte de ellos subsisten en condiciones precarias, incluidos salarios, prestaciones, infraestructura, equipamiento y profesionalización, con regímenes laborales por demás abusivos, pero ello no implica desechar los esfuerzos y recursos invertidos en materia policial durante décadas. Resulta indignante que en México se asesine, en promedio, a un policía al día y que, por si fuera poco, ahora se les recrimine por una situación en la que ellos también son víctimas".

Consideraron que las insuficiencias de las policías se explican, no por su incapacidad ni por su corrupción intrínsecas, sino por la indolencia de actores políticos que las han condenado al abandono.

La propuesta del presidente electo representa, en este sentido, no una ruptura con el pasado sino la continuidad de esta indolencia y de esta irresponsabilidad. Peor aún, representa el colapso final de instituciones que nunca tuvieron la oportunidad de desarrollarse".

Finalmente, consideraron viable emprender un proyecto de rescate de la Policía Federal para de ahí conformar un cuerpo nacional de policía, bajo un mando civil y sujeto a las leyes civiles.

VIDEO SUGERIDO