MÉXICO
20/11/2018 6:11 PM CST | Actualizado 20/11/2018 6:12 PM CST

Obra hidráulica en León fue declarada inviable, buscan pagarla con recursos públicos

Los tres níveles de gobierno han declarado que es inviable, aunque buscan seguir fondeando el proyecto de El Zapotillo.

La presa El Zapotillo.
Cuartoscuro
La presa El Zapotillo.

Guanajuato / Jalisco. Desde hace más de dos años, el proyecto del acueducto El Zapotillo fue declarado inviable financieramente por el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras). Tan sólo unos días después, la empresa concesionaria Abengoa presentó su "renuncia sin responsabilidad", que terminó por estancar el proyecto hidráulico que pretende dotar de agua potable a la ciudad de León.

El Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin) que depende del banco nacional, también declaró en un oficio la probabilidad de que la empresa no tuviera la capacidad adecuada para llevar a cabo la obra que se quedó con un avance concreto del 9 por ciento.

A partir del 2011, el consorcio español recabó en un expediente la información oficial en el que se detallan los obstáculos sociales, jurídicos y económicos para la viabilidad del acueducto. Entre estos destaca el retraso y sobrecosto que provocó la falta de liberación de terrenos, en predios del empresario Óscar Flores. La empresa responsabilizó al Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de León (SAPAL) del letargo.

Tras un camino de siete años con supuestas obras, el avance fue raquítico: apenas el 10 por ciento de la totalidad de la obra, que la empresa reclama completa junto con su indemnización.

HuffPost México
.

Esta realidad contrasta con las intenciones declaradas por el gobierno municipal de León y el gobierno estatal, entonces encabezado por Miguel Márquez, al afirmar que ahora será el propio Banobras, a través del Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin), quien retomará la obra para realizar una nueva concesión.

El presidente electo cambió de opinión. El pasado 3 de noviembre, Andrés Manuel López Obrador anunció previsiones en el paquete presupuestal proyectado para el 2019. En este destacó El Zapotillo como "una de las obras que necesitan los estados".

La renuncia sin responsabilidad que entregó Abengoa, viene acompañada de un expediente de 852 hojas a las que Zona Franca tuvo acceso.

En este, se encuentra la declaratoria de inviabilidad por parte de Banobras días antes de la renuncia a la concesión que presentó la empresa. El propio Fonadin, envió un documento en donde puso en duda la capacidad técnica de la empresa frente al proyecto.

La concesionaria reclamó tal señalamiento: "Sinceramente no entendemos la referencia que hace el fondo de poner en duda nuestra capacidad técnica para hacer viable el proyecto", señala el documento firmado por Juan Manuel Valladolid Moro como director de la concesionaria.

El anexo 84 contiene el oficio del 8 de agosto del 2017 en el que Banobras comunica a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) que considera"que no existen condiciones que permitan asegurar la viabilidad del proyecto hasta su terminación", revela el documento.

"Banobras declara su no conformidad con el proyecto para que se le siga inyectando recursos porque lo considera inviable, eso es un tema que les pega muy duro en el sentido ¿Cómo es posible que internamente una de las instancias que están favoreciendo la ejecución del proyecto encuentre que es inviable y cómo es que haya otras voces que digan que esto puede seguir adelante?", señala Guillermo Márquez, Coordinador del Observatorio Ciudadano de Guadalajara, organismo que analizó el expediente entregado por la empresa.

HuffPost México
.

Previo a la declaración de Banobras, el 28 de julio del 2017 la empresa envía un documento bajo el asunto: vencimiento de plazo para el cumplimiento por parte de Conagua de la entrega total del derecho de vía e inmuebles.

En este acompañado de mas de 300 hojas, señala que como el título de concesión establece y a falta de compromisos cumplidos por parte de las autoridades es necesario declarar como fuerza mayor el proyecto, es decir; no pueden continuar con el, a menos que se cumplan los compromisos.

Para el 2 de agosto, la empresa envía otro documento con una petición; una reunión para aclarar la situación que tenía hasta ese momento el proyecto.

Aunque el expediente no precisa si se llevó o no cabo esta reunión, el siguiente anexo es la "alerta" que manda banobras seis días después de la solicitud.

"Con la pretención de continuar con esa aparente viabilidad le piden a banobras si está conforme con que se siga aportando, ellos hacen referencia a una transferencia electrónica y ahí declara finalmente esa no conformidad porque es inviable, ¿Cómo es posible que siga un proyecto en donde la propia entidad oficial encargada del conducto por parte de Fonadin dice que es inviable financieramente", comentó el coordinador del observatorio.

Novela de omisiones

"La Conagua licita solo la construcción de la presa y esa se hace con fondos públicos y separan la licitación del proyecto construcción y operación del acueducto como un proyecto distinto siendo parte de uno mismo, en ese escenario el valor de la presa queda absorbido al 100% por recurso público y solo se licita el acueducto en donde se dice que se tendrá una participación del 51% de aportación y 49% de recursos públicos", recordó el ingeniero Guillermo Márquez, Coordinador del Observatorio Ciudadano de Guadalajara.

El título de concesión para la realización del acueducto fue realizado el 11 de octubre de 2011, con ello vinieron seis entregas parciales de derechos de vías donde pasaría el acueducto de 140 kilómetros. Entregas que después reprocharía la empresa al no estar completamente liberadas.

HuffPost México
.

La carta de inicio de construcción se firmó el 20 de julio de 2015, con el acuerdo de que el 4 de agosto arrancaría la ejecución de infraestructura.

El 19 de agosto es decir quince días después del arranque de obra bajo el nombre "retrasos en las obligaciones", la empresa envía un primer documento en donde señala cinco inconformidades con Conagua y con Sapal; al primero le señala el retraso del pago de crédito y a la paramunicipal leonesa inconsistencias y trámites sin cumplimiento con el Congreso del Estado.

Lanza así su primera advertencia: "Por lo antes expuesto, los citados eventos e incumplimientos se traducen en la falta de ejecución del proyecto, porque si no se regularizan, ponen en riesgo la construcción del mismo" , firma la Concesionaria del Acueducto El Zapotillo.

Para diciembre todavía de 2015, la empresa envía cuatro páginas de 26 predios con trámites inconclusos en León para obtener el derecho de vía.