NEGOCIOS
19/11/2018 7:27 AM CST | Actualizado 27/11/2018 1:30 PM CST

Tu hábito de cambiar de teléfono cada 2 años está matando al planeta

Investigadores canadienses culpan a los fabricantes de telecomunicaciones y teléfonos por crear un modelo de negocio insostenible.

La práctica común de comprar un teléfono inteligente nuevo cada dos años está afectando al planeta y amenaza con socavar los esfuerzos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, determinó una investigación canadiense recientemente.

En un artículo de investigación publicado a principios de este año, el profesor asociado de la Universidad de McMaster, Lotfi Belkhir, junto con el reciente graduado de la facultad de ingeniería Ahmed Elmeligi concluyeron que el sector de tecnología de la información y las comunicaciones a nivel mundial, incluidos los dispositivos de consumo, se encuentra en medio de una rápida explosión de su huella de carbono.

Si bien todo el sector representó solo del 1 al 1.6% de las emisiones globales de carbono en 2007, para el 2040, representará el 14% de las emisiones, según los investigadores. Eso equivale a la mitad de las emisiones del sector del transporte.

"Es un nivel claramente inaceptable, ya que socavará definitivamente cualquier reducción lograda por otras fuentes de emisiones (gases de efecto invernadero)", escribieron los investigadores en el documento, que apareció en el Journal of Cleaner Production.

Los centros de datos y las redes de comunicaciones serán los que más contribuyan a la huella de carbono de la tecnología, pero los teléfonos inteligentes serán los más dañinos de todos los dispositivos de comunicaciones, predicen.

La cantidad de teléfonos inteligentes en el mundo alcanzará los 8.7 mil millones para 2040, equivalente al 95% de la población mundial en ese momento. Otras investigaciones muestran que aproximadamente una cuarta parte de los usuarios de teléfonos inteligentes tiene más de un teléfono, y la participación está aumentando.

Usar un teléfono inteligente no es particularmente intensivo en carbono; más bien, la extracción de metales raros utilizados en los teléfonos inteligentes y el proceso de fabricación son los culpables.

A lo largo de la vida útil de un teléfono, el 85% de las emisiones de carbono que causa se producirá antes de que el consumidor compre el producto, hallaron los investigadores de McMaster.

Es por eso que el hábito de comprar un nuevo teléfono inteligente cada dos años, un hábito creado por los proveedores de telecomunicaciones y sus contratos de dos años que vienen con teléfonos subsidiados, es tan perjudicial para el medio ambiente.

"Claramente, este modelo de negocios, si bien es altamente rentable para los fabricantes de teléfonos inteligentes y la industria de las telecomunicaciones, es insostenible y bastante perjudicial para los esfuerzos globales en las reducciones (de gases de efecto invernadero)", escribieron.

... La tecnología está bien. Es el modelo de negocio que impulsa los cambios y actualizaciones muy frecuentes.Lotfi Belkhir, Universidad McMaster

En una entrevista telefónica con HuffPost Canadá, Belkhir dijo que sospechaba que los fabricantes de teléfonos podrían estar desacelerando intencionalmente sus modelos más antiguos para convencer a los consumidores de que compren nuevos.

"Hay mucha gente que dice 'lo actualicé porque mi teléfono se ha vuelto demasiado lento'", dijo. "Pero no escuchas a las personas que usan tabletas y dicen lo mismo sobre ellas, a pesar de que el último software está ejecutándose".

Aunque las tabletas son una tecnología muy similar a la de los teléfonos inteligentes, los investigadores de McMaster encontraron que las tabletas tienen una vida útil de siete años, en comparación con solo 1.8 años para los teléfonos inteligentes.

"Esto demuestra que realmente la tecnología está bien", dijo Belkhir. "Es el modelo de negocio que impulsa los cambios y actualizaciones muy frecuentes".

Conserva tu teléfono más tiempo ... y recicla

Belkhir dice que la vida de los teléfonos inteligentes debería extenderse a cuatro años o más, aunque en el documento concede que la idea "podría enfrentar una fuerte resistencia de los fabricantes de teléfonos para quienes la obsolescencia acelerada de sus teléfonos celulares es fundamental para su modelo de negocio".

También es importante que "la gente necesita asegurarse de que su teléfono sea reciclado, que no lo tiren", dijo Belkhir.

Esos teléfonos contienen cantidades significativas de metales preciosos (incluidos unos 0.03 gramos de oro, o 10 veces más que en computadoras de escritorio o portátiles) y reciclar este material significaría una extracción de minerales raros menos dañinos para el medio ambiente.

La industria debería apuntar a la "fabricación cíclica", donde todos los elementos de un teléfono inteligente se recuperan y reutilizan con éxito en nuevos teléfonos, dijo Belkhir.

"Esto ahorraría mucho dinero para los fabricantes y tendría un impacto ambiental significativo", dijo.

Este texto se publicó originalmente en HuffPost Canada.