ESTILO DE VIDA
18/11/2018 8:00 AM CST | Actualizado 18/11/2018 9:17 AM CST

Y el tiempo que deberías pasar en las redes sociales al día es...

El uso de las redes sociales desencadenan depresión y ansiedad, por eso se realizó un estudio para determinar cuánto tiempo es el ideal para usarlas.

El tiempo que reduzcas el uso de las redes sociales beneficiará a tu salud mental.
GETTY IMAGES.
El tiempo que reduzcas el uso de las redes sociales beneficiará a tu salud mental.

El 'timeline' de tus redes sociales te mantiene moviendo tu pulgar por horas desplazándote en imágenes, comentarios de tus contactos, mirando ofertas, leyendo... y sí, lo más probable, es que sientas que no haces nada importante. Estos días es casi imposible desconectarse, no es ningún secreto.

Las afectaciones a la salud mental por el uso constante del celular (y, sobre todo, de las redes sociales) ha hecho que se realicen investigaciones sobre el tiempo que gastamos navegando.

Un estudio publicado en la revista de Psicología y Clínica Social de la Universidad de Pensilvania encontró que se deben usar 30 minutos al día para mejorar la salud mental, ¡30 minutos!

La investigación estudió a 143 estudiantes de la universidad divididos en dos grupos. A uno se le estudió en la primavera y al otro en el otoño. Los investigadores monitoreaban durante una semana el uso de las redes sociales de los participantes en tres redes sociales: Facebook, Instagram y Snapchat.

Después evaluaron la salud mental de los estudiantes basándose en siete factores diferentes: apoyo social, miedo a perderse, soledad, autoaceptación, autoestima, ansiedad y depresión.

Luego, los autores separaron a los estudiantes en grupos y realizaron el experimento durante tres semanas. A un grupo se le dijo que siguiera usando las redes sociales como de costumbre; otro grupo se encargó de limitar el uso de las redes sociales a 10 minutos por plataforma al día. Al final los investigadores observaron cómo les fue a los estudiantes en las siete categorías después del experimento.

GETTY IMAGES.
30 minutos al día de redes sociales disminuirá tu ansiedad.

Cuando los voluntarios del estudio redujeron su uso de las redes sociales a un total de 30 minutos por día, experimentaron una "mejora significativa en el bienestar", mostrando una reducción de la soledad y la depresión, escribieron los autores. La ansiedad y el miedo a perderse disminuyeron en ambos grupos, lo que, según los investigadores, podría deberse a un mayor autocontrol durante la parte experimental del estudio.

"Es un poco irónico que reducir el uso de las redes sociales en realidad te haga sentir menos solo", dijo a ScienceDaily la autora principal del estudio, Melissa Hunt. "Parte de la literatura existente en las redes sociales sugiere que hay una enorme cantidad de comparación social que ocurre. Cuando miras las vidas de otras personas, particularmente en Instagram, es fácil concluir que la vida de todos los demás es más fría o mejor que la tuya".

Hay algunas advertencias con este estudio: los participantes solo usaron iPhones en el experimento porque los dispositivos pueden rastrear y proporcionar datos objetivos sobre el uso de las redes sociales. El estudio también solo monitoreaba a los estudiantes que usaban Instagram, Facebook y Snapchat, por lo que no refleja las experiencias con otras plataformas de redes sociales. Los autores del estudio tampoco saben si estos hallazgos podrían replicarse para otro grupo de edad.

Aparte de eso, hay algo que decir para limitar las redes sociales y, al mismo tiempo, ser realistas sobre el hecho de que nunca lo abandonarán por completo. Las investigaciones han demostrado que el uso excesivo de Facebook puede contribuir al aumento de la depresión y la soledad, y un estudio de 2014 encontró que el uso de las redes sociales puede crear una comparación social, lo que puede llevar a una menor autoestima.

En pocas palabras: todos podemos beneficiarnos de un pequeño descanso. Las actualizaciones de estados, los filtros de perros, los tweets sarcásticos y las fotos de comida deliciosa todavía estarán allí cuando regresemos.

Este artículo se publicó originalmente en HuffPost.

VIDEO SUGERIDO