MÉXICO
15/11/2018 7:38 PM CST | Actualizado 15/11/2018 7:48 PM CST

Proponen castración química para pederastas en CDMX

La propuesta del diputado morenista busca combatir la inoperancia de la actual legislación de la capital.

jacoblund via Getty Images

Nazario Norberto Sánchez, diputado local en el Congreso de Ciudad de México, lanzó una propuso reformas al Código Penal de la capital mexicana; su idea incluye tipificar la pederastia como un delito grave, incrementar penas y castigar a reincidentes con tratamiento de medicamentos para inhibir el deseo sexual.

Sánchez presentó la iniciativa y por principió definió al ilícito cuando una persona se aprovecha de la confianza, subordinación o superioridad sobre un menor de 18 años para obligarla, inducirla o convencerla de ejecutar cualquier acto sexual con o sin su consentimiento.

En la tribuna del pleno Legislativo, el diputado morenista dijo que la legislación vigente no resuelve el problema actual de manera frontal la pedofilia, además, que este constituye un tipo especial de violencia sexual cometida contra niñas, niños y adolescentes.

Su propuesta plantea modificaciones en el Código Penal de la Ciudad de México, en el Título Quinto de Delitos Contra La Libertad y La Seguridad Sexuales y El Normal Desarrollo Psicosexual, Capítulo VII, denominado Pederastia.

"Se aplicará de 12 a 20 años de prisión a quien se aproveche de la confianza, subordinación o superioridad que tiene sobre un menor de 18 años, derivada de su parentesco en cualquier grado, tutela, curatela, guarda o custodia", precisó.

Esta legislación incluye en el ilícito a los abusos en una relación de tipo docente, religiosa, laboral, médica, cultural, doméstica o de cualquier índole y ejecute, obligue, induzca o convenza a ejecutar cualquier acto sexual.

La modificación de las penas se incrementarán de ocho a diez años más de prisión cuando el acto fue cometido en contra de menores de cero a cinco años de edad e incapaces; de seis a ocho años de prisión si la víctima es mayor a seis años y menor 11 años.

Dentro de la modificación se consideran perjuicios contra la víctima que implican si en la víctima resultare un grave daño a su salud física o mental o si el autor tuviere conocimiento de ser portador de una enfermedad de transmisión sexual grave y hubiere existido peligro de contagio, esto implica un aumento de la mitad de la pena.

Para los reincidentes se plantea un análisis de cada caso considerado por el juez, con el que los delincuentes serán sometidos a tratamiento psiquiátrico y medidas terapéuticas médicas como tratamiento de medicamentos para inhibir el deseo sexual como medida preventiva, es decir castración química.

Dentro de la propuesta se señala que este tratamiento químico podrá ser solicitado por el delincuente, esto le dará la posibilidad de disminuir su pena.

Las restricciones que implica esta modificación penal señala que se prohibirá la convivencia con niños, niñas y adolescentes para disminuir la posibilidad de reincidencia, el delincuente portará un chip o pulsera localizadora para lograr el cumplimiento de lo aquí estipulado.