POLÍTICA
10/11/2018 5:00 AM CST

Territorios indígenas de Estados Unidos, los nuevos dominios del narco

Los cárteles mexicanos aprovechan la autonomía territorial de las reservaciones indígenas para traficar droga a Estados Unidos.

Una de las puertas de la droga mexicana a la unión americana es la reservación de la tribu Tohono O’odham, al este de Arizona.
John Moore/Getty Images
Una de las puertas de la droga mexicana a la unión americana es la reservación de la tribu Tohono O’odham, al este de Arizona.

A principios de noviembre, la poderosa agencia antidrogas de Estados Unidos, la DEA, publicó su informe 2018 National Drug Threat Assessment, que detalla el mundo de las drogas en la era Trump.

Este es el quinto texto, de siete, de la serie Estados Unidos Narcóticos, que revelarán los detalles más novedosos e interesantes de ese informe y el mercado ilegal de los estupefacientes en el país vecino, así como su relación con México a través de los cárteles de la droga.

Alianza mexicana

En Estados Unidos las tribus indígenas gozan de soberanía política y policial dentro de sus reservaciones, muchas de ellas ubicadas en la frontera con México. Esto genera una oportunidad para las pandillas y grupos criminales de nativos americanos, que operan en contubernio con cárteles mexicanos para traficar cargamentos de droga a través de sus territorios.

El incremento en el número de detenciones por tráfico de drogas en territorios indígenas ha despertado preocupación en la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA), por lo que evaluó el riesgo que representa para la seguridad nacional en su reporte de 2018.

Los traficantes mexicanos son los principales productores y proveedores al por mayor de las drogas disponibles en las reservaciones y en los territorios indios"DEA.

Una de las puertas de la droga mexicana a la unión americana es la reservación de la tribu Tohono O'odham, o Pápagos, como se les conoce en México. Ubicados al este de Arizona, poseen 75 millas (120 kilómetros) de territorio fronterizo, que equivale a 4 por ciento del total de la frontera.

Los traficantes aprovechan los amplios tramos de terreno desértico, apartado de las zonas urbanas, para cruzan toneladas de marig

Drogas y violencia

La disponibilidad de droga y el abuso de su consumo en territorios indígenas, aunado a la operación de grupos criminales en las reservaciones, generan índices elevados de violencia, que, en algunos casos, son cinco veces más altos que la media nacional, advierte la DEA.

La situación se agrava con la prevalencia del desempleo y bajos niveles de desarrollo en las comunidades tribales, así como los altos niveles de adicción a las drogas.

Estas condiciones sociales han engendrado grupos criminales como la Hermandad India, una pandilla con presencia en reservaciones indígenas y en centros penitenciarios, donde establecen alianzas con pandillas nacionales como los Sureños, para orquestar el tráfico de drogas.uana, así como metanfetaminas, y en menor proporción, cocaína y heroína.

De traficantes a productores

Las organizaciones criminales mexicanas no solo se alían con las tribus para traficar droga hacia Estados Unidos, de acuerdo con la DEA, también mantienen un rol prominente en la producción de mariguana en ubicaciones remotas de las reservaciones, particularmente en la costa oeste del país.

Esta tendencia se ha agravado desde 2014, cuando varias tribus aprobaron lineamientos para el cultivo de mariguana para uso medicinal y personal, así como la operación de dispensarios para su comercialización.

En agosto de 2017 agentes policiales del condado de Riverside, California, detectaron un sembradío con más de 200,000 plantas de mariguana en la reservación de Santa Rosa, resguardada por hombres armados.

Las autoridades alertaron a la Fiscalía Estatal y acordaron con las autoridades tribales la destrucción de las plantas que sobrepasaban la capacidad autorizada.