MÉXICO
09/11/2018 1:36 PM CST | Actualizado 13/11/2018 4:46 PM CST

El poderoso (y mafioso) equipo de abogados que busca dejar al Chapo en libertad

Las cuatro personas que integran la defensa de Joaquín Guzmán Loera tienen antecedentes por haber defendido a narcos y gángsters.

La defensa del Chapo Guzmán está integrada por Jeffrey Lichtman, Eduardo Balarezo, Marc Fernich y William Purpura.
Especial
La defensa del Chapo Guzmán está integrada por Jeffrey Lichtman, Eduardo Balarezo, Marc Fernich y William Purpura.

El pasado 5 de noviembre inició el que es considerado, el juicio del siglo, el proceso contra Joaquín el Chapo Guzmán Loera, quien está acusado de enviar a Estados Unidos 155 toneladas de cocaína a lo largo de 25 años. De perderlo, podría ser condenado a cadena perpetua.

La Fiscalía de Nueva York ha presentado como evidencias en contra del narco mexicano más de 300 mil páginas de documentos y al menos 117 mil grabaciones de audio, más centenares de fotos y videos.

Aunque no se sabe con exactitud quiénes son los que declararán en su contra, se tiene conocimiento que estos podrían ser sus exsocios, empleados o rivales; algunos integran el programa de protección de testigos y han recibido nuevas identidades, y otros ya están en la cárcel y fueron ubicados en celdas especiales para protegerlos.

Todo pareciera ir contra el Chapo; sin embargo, los abogados que integran su equipo de defensa son conocidos por ser libera-gángsters y representar a narcotraficantes.

Jeffrey Lichtman

REUTERS/Carlo Allegri

Tiene 30 años de carrera y se ha vuelto famoso por representar a gángsters. El caso que lo llevó al estrellato fue cuando en 2005 logró la nulidad de cuatro juicios por asociación delictiva que pesaban contra John Gotti Junior, un exjefe de la mafia de Nueva York e hijo del legendario capo del clan Gambino.

"Los clientes de alto perfil del señor Lichtman no solo hacen noticias —ganan sus casos–" , dice el sitio en internet de su firma de abogados.

En 1990 se graduó de la Duke University School of Law y nueve años después abrió su bufete, el cual se ubica en las inmediaciones de la Quinta Avenida de Manhattan.

Lichtman se unió al equipo de defensa en agosto de 2017. Su estrategia será la de tratar de desmontar el "mito" que existe en torno a su cliente, "para separar lo real de la ficción" pues buscará demostrar que era un lugarteniente que recibía órdenes de mandos superiores.

Su página de internet también destaca que su método para interrogar se basa en un "golpeteo incesante".

"El Sr. Lichtman ha desarrollado un estilo de interrogatorio que pone a los testigos en una batidora hasta triturarlos".

Eduardo Balarezo

REUTERS/Carlo Allegri

Nació en Guayaquil, Ecuador pero lleva 40 años viviendo en Washington, en donde es reconocido por su trabajo. También tiene oficinas en Nueva York y Baltimore.

Es un abogado criminalista que está especializado entre otras cosas, en delitos contemplados bajo la ley RICO, referida al crimen organizado.

"En BALAREZO LAW, hacemos una cosa y solo una cosa: defender a nuestros clientes contra cargos penales graves, ya sea que eso signifique llevar el caso a juicio o conseguir un acuerdo favorable", dice su página web.

Entre la lista de clientes que ha tenido, destaca Alfredo Beltrán Leyva, el Mochomo, quien fue parte del Cártel de Sinaloa y luego formó el grupo delictivo que llevaba por nombre sus apellidos y se volvió rival del Chapo en México. Actualmente, cumple cadena perpetua en una cárcel estadounidense luego de declararse culpable por sorpresa.

Marc Fernich

Página de Facebook: Law Office of Marc Fernich

Es graduado de la Escuela de Derecho de la Universidad de Northwestern. Su clientela se caracteriza por ser individuos y corporaciones implicados en una amplia gama de delitos, desde errores comerciales, profesionales y financieros hasta delitos relacionados con la violencia, los narcóticos y el chantaje. Tiene un bufete en Nueva York y trabajó junto a Lichtman en la defensa de Gotti en 2005.

William Purpura

Karl Merton Ferron/Baltimore Sun/TNS via Getty Images

Tiene un despacho en Baltimore. Representó a Richard Anthony Wilford entenciado a 28 años de prisión por distribuir cocaína en Baltimore. También colaboró junto a Balarezo en el caso de Beltrán Leyva.