NEGOCIOS
07/11/2018 1:01 PM CST | Actualizado 07/11/2018 1:03 PM CST

Boeing emite una advertencia de seguridad para sus nuevos aviones 737 MAX

Una vión Beoing 737 MAX fue el que se estrelló a finales de octubre en Indonesia y que presuntamente cumplió con todas las reglas.

Associated Press

La fabricante Boeing informó que emitió un boletín a las aerolíneas en el que recordó a los pilotos cómo actuar ante posibles datos erróneos que arrojen los sensores, como posiblemente ocurrió en el accidente de Lion Air en Indonesia la semana pasada.

Boeing señaló en su comunicado que el Comité Nacional de Seguridad del Transporte de Indonesia reportó que el avión Boeing 737 MAX involucrado en el accidente, en el que murieron 189 personas a bordo, había experimentado una entrada errónea de uno de los sensores de incidencia.

En una versión actualizada de su manual de explotación, indica a los operadores las medidas que la tripulación debe adoptar en los casos en que los sensores transmitan informaciones erróneas".

También conocidos como sensores del ángulo de ataque, estos indican a los pilotos la inclinación del avión y pueden alertar ante una posible pérdida de estabilidad de la nave.

Estas lecturas erróneas pueden causar que los aviones se zambullan bruscamente, dijo una persona a Bloomberg, quien pidió no ser identificada para discutir los detalles de los planes del fabricante. Boeing advertirá a los pilotos que sigan un procedimiento existente para manejar el problema, agregó.

La advertencia se basa en los hallazgos preliminares de las autoridades indonesias del accidente que de finales de octubre.

La fuente citada por Bloomberg agregó que en algunas circunstancias, como cuando los pilotos vuelan manualmente, los MAX intentarán automáticamente bajar la nariz del avión si detectan que es posible un choque aerodinámico.

Una de las formas críticas en que un avión determina si un bloqueo es inminente es una medida conocida como ángulo de ataque, que es un cálculo del ángulo en el que el viento pasa sobre las alas.

El avión del vuelo JT610 se precipitó contra el mar a los 13 minutos de despegar de Yakarta con destino a una isla vecina y poco después de que el piloto solicitase regresar al aeropuerto de la capital.

Lion Air admitió problemas técnicos en el penúltimo vuelo aunque aseguró que fueron solventados antes de despegar, mientras que el ministerio de Transporte indonesio aseguró que el avión paso todas las inspecciones y tenía los certificados en regla.

Este ministerio comenzó una "auditoría especial" de Lion Air y ha ordenado la inspección de los diez Boeing 737 Max 8 que opera la aerolínea de bajo coste y uno que pertenece a la compañía nacional Garuda Indonesia.

Mientras tanto los equipos de rescate, militares y policía siguen la búsqueda de la otra caja negra, que graba la conversación entre los pilotos en la cabina.