ESTILO DE VIDA
06/11/2018 11:33 AM CST | Actualizado 06/11/2018 11:42 AM CST

¿Qué tan peligroso es que tu hijo se coma una babosa o un gusano?

Sam Ballard, un joven australiano, murió tras 10 años de quedarse tetrapléjico después de comer una babosa en una apuesta. ¿Por qué ocurrió?

Un hombre murió a la edad de 29 años, casi una década después de quedarse tetrapléjico tras comerse una babosa en una apuesta.

Sam Ballard entonces estudiante de 19 años en Australia, se comió una babosa mientras bebía con sus compañeros. Más tarde contrajo un gusano pulmonar, un gusano parásito que generalmente se encuentra en ratas (se cree que la babosa había comido heces de rata y se había infectado).

Evening Standard
Sam Ballard antes de quedar parapléjico.

Ballard pasó más de un año (420 días) en coma después de desarrollar una extraña forma de meningitis llamada meningoencefalitis eosinofílica. La infección afectó su cerebro, lo que significó que cuando finalmente se despertó del coma, quedó parapléjico. Murió el 2 de noviembre de este año, informó Lisa Wilkinson, de The Sunday Project.

Su historia es devastadora y plantea la pregunta a los padres de niños pequeños: ¿podría ser mortal comer gusanos o babosas o es un caso excepcional?

siripat jaruthitipawat via Getty Images

Lo primero que se debe tener en cuenta es que la babosa que comió Ballard se encontró en Australia, que tiene diferentes animales y parásitos que en Reino Unido o México.

"La babosa que comió estaba infectada con un tipo de gusano llamado Angiostrongylus cantonensis que solo vive en el Pacífico sur y el este de Asia", dijo el pediatra Keir Shiels a HuffPost Reino Unido. "Este gusano causó su meningitis devastadora. Esto no sucede en el Reino Unido ".

De todos modos, no es prudente que tus hijos coman babosas u otros bichos que se encuentran en el jardín. Aunque evitar que lo hagan es más fácil decirlo que hacerlo.

"Impedir que los niños se metan cosas en la boca es imposible", agregó Shiels. "Y es comprensible que los padres estén preocupados. La mayoría de las veces habrá una sospecha de que un niño ha tragado 'algo' en lugar de algo específico".

Dijo que, mientras nada se atore en la garganta, hay que actuar con seguridad. "No intentes hacer que tu hijo vomite. Dale algo de beber y verifica que sus vacunas contra el tétanos y la poliomielitis estén actualizadas", explicó.

Si tu hijo tiene fiebre, comienza a vomitar o sufre dolor abdominal, debes llevarlo a Urgencias inmediatamente, recomienda el pediatra.

Shori, un médico del Servicio Nacional de Salud británico (NHS) y privado, dijo que tanto las babosas como los gusanos pueden portar múltiples bacterias que pueden hacer que la gente se sienta mal. También existe el riesgo de que entren en contacto con pesticidas peligrosos, que no son seguros para los seres humanos si se ingieren.

"Comer babosas o gusanos del jardín generalmente no causará ninguna enfermedad grave, pero como ha demostrado este caso poco común, es posible", dijo Shori. "Algunos niños, especialmente los más pequeños, pueden sentirse tentados a comer cosas que ven en el jardín y es importante educarlos para que no sea seguro hacerlo".

Este texto se publicó originalmente en HuffPost UK.