POLÍTICA
06/11/2018 4:10 PM CST | Actualizado 06/11/2018 4:14 PM CST

Mexicanos siguen siendo tratados como culpables hasta que comprueben su inocencia

Los abusos, irregularidades y antiguos vicios en la impartición de justicia persisten, aún con el nuevo sistema de justicia penal garantista, reveló un estudio elaborado por México Evalúa.

El 33 por ciento de los reos entrevistados consideró que se dio un uso excesivo de la fuerza física durante su detención.
aurumarcus via Getty Images
El 33 por ciento de los reos entrevistados consideró que se dio un uso excesivo de la fuerza física durante su detención.

Una de las principales nociones que surgieron con la llegada del nuevo sistema de justicia penal es que mejoraría las condiciones de seguridad en el país, pero esto no era así. Su implementación buscaba proteger a los inocentes, combatir la impunidad y reparar el daño a las víctimas del delito.

Sin embargo, ninguno de estos objetivos ha logrado materializarse, reveló un estudio elaborado por la organización México Evalúa titulado Derechos de los usuarios en el sistema de justicia.

El nuevo modelo de justicia penal coloca a la víctima y sus derechos como una pieza fundamental en el proceso, pero al mismo tiempo, reconoce la presunción de inocencia y el debido proceso del imputado como uno de sus postulados fundamentales".México Evalúa.

En la práctica, prevalece un desconocimiento por parte de las víctimas sobre la figura de la asesoría victimal, pues solo un 41 por ciento de las personas encuestadas se les ofreció algún tipo de asesoría, e incluso, 4 de cada 10 víctimas declararon sentirse en riesgo o amenazadas durante el proceso.

"Las víctimas permanecen invisibilizadas en el proceso penal, incluso más que en el sistema tradicional", sostuvo María Novoa, coordinadora del programa de justicia en la organización.

En términos de aceleración del proceso de impartición de justicia a través de procedimientos conciliatorios alternativos, Novoa explicó que tan sólo el 13 por ciento de las víctimas decidió resolver su denuncia a través de estos mecanismos o con acuerdos reparatorios.

En lo que respecta a los acusados de cometer un delito, el estudio destaca que persisten deficiencias y vicios en la operación de los procesos penales que propician violaciones a sus derechos humanos, a pesar de que el proceso de cambio inició en 2008.

Todavía no se han erradicado prácticas de tortura y tratos inhumanos a los imputados, y el 33 por ciento de los entrevistados consideró que se dio un uso excesivo de la fuerza física durante su detención".María Novoa.

Menos de la mitad de los entrevistados declaró sentir que fue tratado como inocente antes de dictar la sentencia, revela el estudio. "Todavía está este comportamiento de ser tratado como culpable, sin la presunción de inocencia", destacó María Novoa.

Finalmente, la investigadora destacó que se registró un uso mínimo de medidas cautelares distintas a la prisión preventiva, y que, ante las críticas de las supuestas liberaciones de delincuentes por parte de jueces, existe un riesgo de contrarreforma a la presión preventiva en el país.