MÉXICO
05/11/2018 3:50 PM CST | Actualizado 06/11/2018 9:25 PM CST

Encarcelado y en juicio, pero el Chapo sigue siendo el rey

El Chapo Guzmán, cuyo juicio empieza hoy, lleva más de mil días privado de su libertad, pero su influencia aún se siente en los informes de la DEA 2018

Presentación en el hangar de la marina a Joaquín Guzmán Loera tras su captura en Sinaloa.
SAÚL LÓPEZ / CUARTOSCURO.COM
Presentación en el hangar de la marina a Joaquín Guzmán Loera tras su captura en Sinaloa.
A principios de noviembre, la poderosa agencia antidrogas de Estados Unidos, la DEA, publicó su informe 2018 National Drug Threat Assessment, que detalla el mundo de las drogas en la era Trump. Este es el primer texto, de siete, que se publicarán diariamente a partir de hoy con los detalles más novedosos e interesantes de ese informe y el mercado ilegal de los estupefacientes en el país vecino, así como su relación con México a través de los cárteles de la droga.

Ni una fría celda en el Centro Correccional Metropolitano de Nueva York ni la reservación en el banquillo de los acusados en un juzgado en Brooklyn ha hecho que la organización que fundó el Chapo Guzmán, el Cártel de Sinaloa, haya perdido su posición como campeona en el tráfico de drogas en Estados Unidos, según lo revela un documento de la agencia antidrogas DEA publicado a finales de la semana pasada.

El informe "2018 National Drug Threat Assessment", elaborado con datos del área de Inteligencia Estratégica de la DEA, reconoció que los cárteles mexicanos siguen representando la mayor amenaza de drogas para Estados Unidos por encima de otros grupos extranjeros. Y entre todos, uno mantiene su poderío, pese a la caída de sus liderazgos.

"El Cártel de Sinaloa tiene la huella más extensa a lo largo de Estados Unidos, mientras que la presencia local (en México) del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) se ha expandido considerablemente en los últimos años", detalla el texto de este año.

La revelación delinea el inmenso poder que aún tiene la organización creada por el Chapo Guzmán, cuyo juicio inició hoy en Nueva York con la elección del jurado que deberá hallarlo culpable o inocente de, al menos, 11 cargos criminales, principalmente relacionados con la venta de drogas.

El Chapo está privado de su libertad desde su tercera, y probablemente, definitiva captura el 8 de enero de 2016, cuando fuerzas federales lo ubicaron en la ciudad de Los Mochis, Sinaloa. El 20 de enero de 2017 fue extraditado hacia Estados Unidos y desde entonces permanece aislado en una celda que, según su esposa Emma Coronel, ha mermado severamente su salud física y mental.

Pese a ello, y a que está incomunicado desde hace más de mil 32 días, su imperio no ha perdido terreno en el país que representa uno de los mayores mercados de drogas ilegales en el mundo.

Para muestra, el informe: según la DEA, en agosto de 2017 la agencia decomisó 66 kilos de fentanilo, un poderoso opiáceo que ha provocado miles de muertes por sobredosis en Estados Unidos. El cargamento es el más grande aseguramiento de esta popular droga en la historia del país y fue localizado en el barrio de Queens, Nueva York. El responsable: el Cártel de Sinaloa.

Anteriormente, el decomiso más grande de fentanil había sido una carga de 40 kilos hallada en la batea de una camioneta en la ciudad de Bartow County, Georgia.

"El Cártel de Sinaloa exporta y distribuye enormes cantidades de metanfetaminas, marihuana, cocaína, heroína y fentanilo en Estados Unidos manteniendo canales de distribución en ciudades que incluyen Phoenix, Los Angeles, Denver y Chicago.

"Las drogas ilegales que distribuye el Cártel de Sinaloa son mayormente traficadas hacia Estados Unidos desde cruces fronterizos en la frontera mexicana que colindan con California, Arizona, New Mexico y el oeste de Texas".

Para mantenerse en la cima introduciendo drogas desde México, el Cártel de Sinaloa todavía recurre a un viejo recurso que el Chapo Guzmán les enseñó y que convirtió en su sello delictivo: el uso de túneles.

"Otras técnicas para meter drogas, empleadas por los grupos criminales mexicanos, incluyen el uso de subterráneos que tienen su origen en México y terminan en casas de seguridad del otro lado de la frontera, en Estados Unidos. Los túneles son usados principalmente para traficar grandes cantidades de marihuana, aunque también los usan para otras drogas. Los túneles hallados principalmente en California y Arizona están asociados, por lo general, con el Cártel de Sinaloa".