MÉXICO
02/11/2018 5:20 PM CST | Actualizado 02/11/2018 5:22 PM CST

Desaparecidos en Guanajuato: Los recuerdan con ofrenda en fosa común

El cementerio de Las Trojes en León, recibió visitas de ciudadanos que esperan determinar la identidad de los no identificados.

León, Guanajuato. Nadie olvidó en esta ocasión los cuerpos que yacen enterrados en el área de la fosa común del Panteón Municipal de la colonia Las Trojes, ya que ciudadanos levantaron un altar en honor de los fallecidos que tras esperar meses en el Servicio Médico Forense y que nadie los reclamara, hoy su recuerdo fue iluminado en este día de muertos.

La fosa común de los cadáveres es el único lugar a donde van los cuerpos que no se encuentran en tumbas ni en las fachadas de piedra donde en estos días las flores de cempasúchil, terciopelo, claveles, crisantemos y rosas adornan las tumbas.

Ahí no hay lápidas de identificación que ubiquen dónde se pudiera encontrar algún fallecido del que se desconozca su paradero, sin embargo, las esperanzas de que hayan quedado en el lugar, no se pierden.

O al menos, es el caso de Lázara Rangel, una señora de la tercera edad que desde hace 29 años no supo nada de su hijo luego de enterrarlo y hoy con toda la fe que tiene, deposita sus oraciones a unos metros de un colorido altar de muertos que luce en el centro de la fosa común.

HuffPost México
.

"Yo tengo un hijo que lo enterré, en las criptas pero ya no lo saque, a la mejor sus restos están por aquí, quisiera que estuviera para saber, pero quién sabe qué pasó con sus restos", contó la señora.

En la fosa común donde fueron depositados los restos de los cuerpos, además de cenizas, hay cadáveres que nunca fueron identificados y que tras tomar muestras de ADN y pasar su tiempo útil en el Servicio Médico Forense (Semefo), hoy están enterrados, algunos imposibles de reconocer debido al grado de violencia con el que fueron encontrados.

Desaparecidos en Guanajuato: Los recuerdan con ofrenda en fosa

En el altar colocaron cervezas, dulces, veladoras, decoraciones alusivas al día de muertos como coronas y flores. Además algunas lápidas para que los visitantes conozcan hacia quién es tal tributo.

El señor Lorenzo Martínez vino desde Silao al panteón de Las Trojes porque el cuerpo de su hermano Roberto nunca fue encontrado. Solo supo que el difunto tenía pleitos con una pandilla hace más de 19 años.

No sabe si lo desaparecieron o si su familiar corrió con otra suerte, pese a que reconoce que su carnal no era una blanca palomita, sin embargo, el lado más realista, 'es que esté en una fosa porque nadie lo pudo identificar'.

HuffPost México
.

Lorenzo evitó el área, pues en el panteón tiene a sus padres descansando en una cripta doble que hoy adornó con veladoras, una botella de mezcal y unos cigarros.

El resto del panteón contrasta con el área de fosa común ya que durante un recorrido por las criptas verticales, la alegría, la unión familiar, la tristeza, la música, la comida y hasta alguna que otra cerveza, amenizaban el día, junto con los troqueros, mariachis y hasta guitarristas que tocaron en recuerdo de los fallecidos.