NEGOCIOS
01/11/2018 11:33 AM CST | Actualizado 03/11/2018 10:31 AM CST

El #MeToo de Google: se van a huelga por la millonaria indemnización a presunto acosador

Los empleados de Google organizaron una huelga global por los pagos a presuntos acosadores sexuales.

NUEVA YORK — Empleados de Google de todo el mundo se fueron a huelga este jueves para protestar por el manejo del acoso sexual por parte del gigante de la tecnología, provocado por un reportaje del New York Times la semana pasada que menciona que Google ofreció a varios ejecutivos de alto perfil lucrativos paquetes de salida después de ser acusados de abuso sexual y mala conducta.

La huelga, a la que se convocó desde el fin de semana pasado en un mensaje interno por parte de un grupo de ingenieras, superó más allá de sus 200 organizadores y se convirtió en un evento mundial masivo en solo unos pocos días.

El CEO de Google, Sundar Pichai, reconoció el descontento en un correo electrónico a los empleados el martes, al prometer que la compañía tomaría una "línea mucho más dura sobre el comportamiento inapropiado".

Ese "comportamiento inapropiado" es una referencia al creador de Android, Andy Rubin, a quien el New York Times identificó como el que recibió una indemnización cuantiosa de 90 millones de dólares después de que la compañía descubriera que presuntamente obligó a una mujer a practicarle sexo oral en un hotel en 2013. (Rubin discute la acusación).

Getty Editorial
Los empleados de Google en su sede europea en Dublín se unieron a otros en todo el mundo para salir de sus oficinas este 1 de noviembre en protesta por las denuncias de acoso sexual, desigualdad de género y racismo sistémico en el gigante tecnológico.

La compañía dio a tres ejecutivos un trato igualmente cómodo, aunque no tenía ninguna obligación legal de hacerlo, según el Times.

"En los últimos dos años, hemos despedido a 48 personas, incluidos 13 gerentes sénior y más por acoso sexual", señaló Pichai en su correo electrónico. "Ninguna de estas personas recibió un paquete de salida. Y para aclarar: en este momento, tampoco hemos proporcionado ningún paquete de salida a los ejecutivos que se retiraron voluntariamente en el curso de una investigación de acoso sexual".

Los organizadores de la huelga publicaron una lista de cinco demandas para que los manifestantes se unan, incluida la igualdad salarial, una mayor transparencia en varios niveles en Google y el fin de los acuerdos de arbitraje forzoso.

Nosotros, empleados y contratistas de Google, saldremos el 1 de noviembre a las 11:10 am para exigir estos cinco cambios reales.

Los manifestantes en la ciudad de Nueva York llevaron letreros que denuncian la conducta sexual inapropiada y la inequidad de género en la tecnológica, con al menos un par de referencias puntuales al pago de Rubin.

"Feliz de renunciar por 90 millones de dólares", se leía en el letrero de una mujer. "¡No se requiere acoso sexual!".

La primera de muchas protestas coordinadas de #GoogleWalkout ha comenzado - esto es en la oficina de la firma en Singapur.

Kelly Moran, de 31 años, que trabaja en una incubadora de empresas nuevas en Google llamada Área 120, dijo que se unió a la huelga por respeto a las mujeres que fueron objeto de acoso en el pasado.

"He estado pensando en las mujeres que experimentaron esto hace años y sufrieron en silencio", dijo, "y creo que es importante que mostremos solidaridad con ellas y nos aseguremos de que ocurran cambios para que nunca se repitan".

Moran dijo que apreciaba la postura de la compañía a la huelga, y señaló que los gerentes de su equipo movieron las reuniones para que los empleados pudieran participar.

Kelly Moran (izquierda) y Sam Messing (segundo desde la izquierda) se reunieron con cientos de empleados de Google en un parque a lo largo del río Hudson en la ciudad de Nueva York este 1 de noviembre.

Sam Messing, un joven de 31 años que trabaja en investigación en la compañía, tenía la esperanza de que la huelga pudiera generar un cambio real, especialmente en relación con el fin del arbitraje forzado.

"Creo que una de las formas en que podemos ser mejores y más transparentes es poner fin al arbitraje forzado en los contratos de trabajo, al menos, para casos de acoso sexual y conducta sexual inapropiada", dijo. "Permitiría una mayor transparencia y facilitaría a las personas comprender cómo gestiona Google las reclamaciones".

El #googlewalkout en Zurich tiene números impresionantes.

Una contratista de Google, que deseaba permanecer en el anonimato por temor a represalias, dijo que le preocupa que los contratistas tengan aún menos influencia en la compañía y que a menudo se les "pase por alto".

"Solo quiero asegurarme de que nuestras voces sean escuchadas y de que estemos representados con precisión, porque conformamos una gran parte de la compañía", dijo sobre los contratistas.

Ella dijo que dejó un trabajo donde había sido acosada y se sintió consternada al descubrir que Google sufre los mismos problemas. "Vine (a Google), y dije, 'oh, hay tantas rejillas. Hay una cultura de empresa tan acogedora e inclusiva ", dijo.

"Y luego, para ver que no solo sucedió eso, sino que se utilizó tanto dinero para cubrirlo, me sentí avergonzada. Sentí que esta empresa para la que realmente amo trabajar estaba haciendo algo realmente terrible, y creo que lo correcto era levantarme y decir algo".

"Creo que definitivamente va a haber un cambio", pronosticó, dando un tono más optimista. "No solo en Google, sino que muchas compañías de tecnología lo verán y verán cuántas mujeres están listas para ponerse de pie y decir: 'Esto no está bien'".

Este texto se publicó originalmente en HuffPost.