UN MUNDO MEJOR
19/10/2018 3:13 PM CDT | Actualizado 19/10/2018 4:12 PM CDT

La 'prueba de la virginidad': el nuevo enemigo de la Naciones Unidas

La ONU apunta contra los falsos exámenes ginecológicos que pretenden determinar si una mujer o niña ha tenido relaciones sexuales

La ONU calcula que está prueba aún se realiza en, al menos, 20 países del mundo
Naciones Unidas
La ONU calcula que está prueba aún se realiza en, al menos, 20 países del mundo

Una nueva campaña de la Organización de las Naciones Unidas apunta a un viejo problema que afecta a las mujeres y que ha pasado mucho tiempo invisibilizado: los exámenes de virginidad.

La prueba es un falso examen ginecológico que pretende determinar si una mujer o una niña han tenido relaciones sexuales mediante una inspección al himen para ver si se ha desgarrado. En los casos más extremos, los "médicos" insertan sus dedos en la vagina.

Por lo general, son solicitados por los padres o por el futuro esposo de una mujer para corroborar que es "idónea" para el matrimonio. También, suelen ser un requisito de los empleadores al ofertar un trabajo. Incluso, es común que se hagan pruebas de virginidad a víctimas de violaciones para confirmar su historia y para que doctores y policías juzguen la "virtud" o el "honor" de una mujer.

Estos exámenes, que actualmente se realizan en —al menos— 20 países en todas las regiones del mundo, no tienen ninguna validez científica y, al contrario, violan el principio ético médico de no hacer daño, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud.

Ante esto, la ONU inició la campaña "No más test de virginidad" para erradir estas prácticas que, además de los riesgos a la salud, refuerzan la discriminación de género.

"La expectativa social de que las mujeres deban seguir siendo "vírgenes" está basada en estereotipos que restringen la sexualidad femenina al matrimonio. Esta noción es dañina para las mujeres y las niñas en todo el mundo", señaló Naciones Unidas.

La campaña busca hacer conciencia entre profesionales de la salud para que erradiquen ese tipo de prácticas; que los gobiernos hagan cumplir las leyes que prohíben esos exámenes; y que las comunidades hagan campañas para romper con los mitos asociados a la virginidad de niñas y mujeres.

"Muchas mujeres sufren ansiedad, depresión y estrés post traumático tras la prueba. En casos extremos, las mujeres y las niñas llegan a suicidarse o a ser asesinadas en nombre del "honor".