UN MUNDO MEJOR
16/10/2018 12:30 PM CDT | Actualizado 16/10/2018 1:28 PM CDT

El equipo de futbol Chelsea quiere enviar a sus fanáticos racistas a Auschwitz

Los seguidores del equipo podrán revocar su sanción de tres años sin ir al estadio si aceptan tomar cursos sobre el holocausto

Los fanáticos del Chelsea deberán elegir entre seguir con su veto del estadio o educarse sobre la persecusión a los judíos
ASSOCIATED PRESS
Los fanáticos del Chelsea deberán elegir entre seguir con su veto del estadio o educarse sobre la persecusión a los judíos

El multipremiado equipo de futbol Chelsea, de la liga profesional de Inglaterra, quiere enviar a sus fanáticos racistas a un viaje al viejo campo de concentración nazi en Auschwitz.

Esa es la condición para que los seguidores del Chelsea que han sido sancionados con tres años de veto del estadio Stamford Bridge, casa del equipo, por entonar cánticos antisemitas puedan volver a las gradas.

La iniciativa fue ideada por el dueño del estadio, Roman Abramovich, de origen judío, quien optó por educar a los seguidores racistas en lugar de solo castigarlos y enviarlos a sus casas.

"Si solo vetas gente del equipo, nunca vas a cambiar su comportamiento. Incluso, puede ser peor: generas un gran resentimiento", contó Bruce Buck, copresidente del Chelsea, a medios locales.

"Les estamos dando dos opciones a nuestros fanáticos que han sido sancionados: o aceptan el castigo de no entrar a nuestro estadio por tres años o aceptan participar en un curso educacional que les enseña en los viejos campos de concentración lo que pasó durante la persecución de los judíos en el nazismo".

Durante los últimos cinco años, un grupo de aficionados del Chelsea que corea insultos antisemitas ha crecido en tamaño; ellos hacen el típico saludo nazi o gritan los horrores de los campos de concentración para burlarse de sus rivales de origen judío.

En septiembre de 2017, pese a las sanciones, seguidores del Chelsea corearon con fuerza terribles burlas a los jugadores judíos del equipo rival, Tottenham. El Chelsea tuvo que pedir perdón públicamente por su afición y recordarles que hay cero tolerancia para el racismo en los estadios.

"Nuestro mensaje es muy simple: 'hiciste algo malo, pero tienes la opción de pasar tiempo entendiéndolo y corrigiéndolo; a cambio, nosotros corregiremos tu sanción'".

La iniciativa ha sido aplaudida por el Congreso Mundial Judío y el Fondo para la Educación sobre el Holocausto, que han pedido a otros clubes tomar medidas similares para frenar la xenofobia y homofobia en el futbol profesional de Europa.