MÉXICO
15/10/2018 3:03 PM CDT | Actualizado 15/10/2018 3:14 PM CDT

El horror de Ecatepec no acaba: la esposa del feminicida confiesa canibalismo

Al menos en dos ocasiones Patricia usó la carne de dos mujeres para alimentar a Juan Carlos.

Cruces y pancartas para exigir justicia y castigo a los responsables por varios asesinatos de mujeres en Ecatepec en calles de la colonia Jardines de Morelos, luego de la detención de una pareja que se declaró culpable por el asesinato de más de 10 mujeres en su domicilio en la calle Playa Tijuana.
Diego Simón Sánchez/Cuartoscuro
Cruces y pancartas para exigir justicia y castigo a los responsables por varios asesinatos de mujeres en Ecatepec en calles de la colonia Jardines de Morelos, luego de la detención de una pareja que se declaró culpable por el asesinato de más de 10 mujeres en su domicilio en la calle Playa Tijuana.

Las declaraciones ministeriales de Patricia "N" dejaron perplejo a más de uno. La pareja de Juan Carlos "N", a quien llaman El Monstruo de Ecatepec, confirmó la práctica de canibalismo.

"Juan Carlos le cortó un cacho de carne de la pierna derecha fileteándola, sacando cuatro bisteces y yo hice carne asada y comimos de ahí", dijo Patricia en la declaración ministerial a la que tuvo acceso el equipo de Ciro Gómez Leyva para Imagen Televisión.

"Mi esposo puso un letrero para conseguir muchachas para trabajar en nuestra casa y las que le gustaban las contrataba, pero las jalaba para violarlas, a pesar de tenerme ahí, él quería tener sexo con más mujeres de fuera". Es el caso de Fabiola Luquín Reyes, una chica de aproximadamente 22 años de edad, de la que se sabía era casada y tenía un hijo. "Solo recuerdo que fue en el 2012, tocó a la casa y mi esposo Juan Carlos le dijo que quería contratar a alguien para que me ayudara en los quehaceres de la casa", relató.

Mencionó que la víctima se percato que no había muebles en la casa, pero al verla embarazada decidió aceptar la oferta.

"Se quedó y mi esposo Juan Carlos le dijo que la ropa sucia estaba en el baño y cuando Fabiola entró al baño y se dio la vuelta dándole la espalda a Juan Carlos, este la tomó por la espalda y le dijo que era un robo y que no hiciera nada, que nada más hiciera lo que le dijera y que se iba a ir y me dijo que me saliera de la casa con mi hijo menor".

"Me quedé esperando afuera, pasado como media hora Juan Carlos abrió la puerta de la casa para asomarse y me dijo que ya podíamos pasar y al entrar vi que en el baño estaba la muchacha Fabiola tirada en el piso llena de sangre, que tenía una herida muy grande en el cuello y me espanté y le dije que lo iba a denunciar pero me dijo que no fuera pendeja, que nos iban a encerrar a los dos, y yo le creí".

"Y como Juan Carlos le cortó un cacho de carne de la pierna derecha fileteándola, sacando cuatro bisteces, yo hice carne asada y comimos de ahí... metiendo el resto del cuerpo de Fabiola en un bote de cartón. En la noche la fuimos a tirar a un terreno baldío, en la calle Lázaro Cárdenas sobre las vías, en la colonia Jardines de Morelos en un diablo".

Patricia "N" mencionó que como los ubicaban como basureros, "no se les hacía raro que tiráramos basura en la noche y las ropas de Fabiola las tiramos a la basura".

Conforme avanza la declaración, las escenas dantescas saltan... Así surgió el caso de Luz del Carmen, la hija de vecino que se moneaba (inhalar thiner).

"En una ocasión me quedé sin gas y me prestó un anafre, luego se lo subí, estaba Luz del Carmen Miranda González, hija del señor Jorge y la señora Araceli; le pregunté si estaban sus papás, me dijo que estaba sola y le dejé el anafre. Después subí de nuevo para pedirle prestado su teléfono para que le hablara a mi suegra".

"Después, bajó Luz del Carmen para ver qué estábamos haciendo y entró a la casa, se sentó en el sillón y mi esposo Juan Carlos le empezó a decir cosas, que estaba muy bonita y se le acercó y la comenzó a amenazar diciendo que hiciera todo lo que él le dijera, que solo iba a robar su casa y que la iba a dejar en el baño amarrándole los pies con una venda, le decía que nos íbamos a ir y la aventó al colchón, me dijo que las manos no se las iba a amarrar porque así podía ella".

Declaró que se salió de la casa con su hijo "a juntar basura y me tardé porque no quería regresar a ver a mi esposo. Cuando regresé a la casa, me quedé afuera para separar la basura y cuando regresé a la casa vi a Luz del Carmen en el baño degollada y estaba partida a la mitad; en la tarde aproximadamente como a las 16:00 horas de igual forma Juan Carlos la fileteó y le sacó un kilo de bisteces de los muslos de Luz del Carmen e hice carne asada".

Este texto se publicó originalmente en Excélsior.