POLÍTICA
13/10/2018 6:30 AM CDT

Las deudas del sexenio de EPN en la protección de los periodistas

De acuerdo con Artículo 19, 46 periodistas han sido asesinados en el sexenio de Enrique Peña Nieto.

Protesta por el año de impunidad en el asesinato del periodista Javier Valdez Cárdenas en Culiacán, Sinaloa, el 15 de mayo de 2018.
RASHIDE FRIAS /CUARTOSCURO
Protesta por el año de impunidad en el asesinato del periodista Javier Valdez Cárdenas en Culiacán, Sinaloa, el 15 de mayo de 2018.

Asesinatos y agresiones, falta de recursos para protegerlos e impunidad garantizada en los crímenes contra periodistas. El sexenio de Enrique Peña Nieto terminará con una grave deuda en materia de libertad de expresión.

Desde el año 2000, la organización Artículo 19 tiene registro de 119 asesinatos de periodistas relacionados con su labor. De esos homicidios, 46 han sido asesinados en la presente administración.

El año pasado, México registró el número más alto de homicidios en su historia reciente, de acuerdo con los registros oficiales. También fue el año más violento para periodistas y comunicadores, con 12 asesinatos y 507 agresiones.

ISAAC ESQUIVEL/CUARTOSCURO
Periodistas protestaron frente a Palacio Nacional, luego del asesinato del reportero Héctor González Antonio, en Tamaulipas, bajo la consigna "Ustedes quieren votos, nosotros justicia", el 1 de junio de 2018.

"Ninguna (muerte) es más fuerte que la otra, pero lo que están haciendo los periodistas es mantener informada a la sociedad para fortalecer la democracia, que en estos tiempos por los que México está cruzando, es fundamental", dijo Itzia Miravete, coordinadora de Documentación y Registro de agresiones contra la prensa en Artículo 19, durante el seminario "Foro sobre impunidad: reflexiones universitarias".

Para Gabriela Warkentin, conductora de "Así las cosas" en W Radio, "es igual de terrible el asesinato de un médico que de un periodista". Sin embargo, el periodismo tiene un papel específico para la salud de una democracia. "Entre más libre es el periodismo y pueda ejercerse tenemos una democracia más sana".

Asesinatos en completa impunidad

El último asesinato ocurrió hace una semana y media. El miércoles 3 de octubre, Sergio Martínez González, editor del periódico Enfoque, fue asesinado a balazos mientras desayunaba con su esposa en un restaurante de Tuxtla Chico, Chiapas.

Doce días antes del asesinato de Sergio Martínez, Mario Leonel Gómez Sánchez, quien trabajaba para el Heraldo de Chiapas, fue asesinado a balazos por sujetos que iban a bordo de una motocicleta, en el municipio de Yajalón, Chiapas.

En junio de 2016, Mario Leonel recibió amenazas de muerte después de publicar una investigación sobre malos manejos de recursos por parte del entonces diputado federal, Leonardo Guirao Aguilar, y su suplente, Ricardo López Montejo, ambos del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), según documentó Artículo 19.

Con las amenazas latentes, varias organizaciones presionaron a las autoridades estatales para que brindaran medidas de protección a Mario Leonel Gómez. Sin embargo, después de conseguirlo, le fueron suspendidas las medidas de protección por el gobierno de Chiapas.

Mario Gómez es el séptimo periodista asesinado en posible relación con su trabajo en lo que va del año. Su caso es un ejemplo de que incluso con medidas de protección del Estado, algunos periodistas no logran salvar su vida. También es un ejemplo de que los asesinatos de periodistas no están intrínsicamente relacionados por cubrir temas de narcotráfico.

"Los periodistas que más son agredidos son temas de corrupción y política; seguridad y justicia es la segunda fuente", explicó Itzia Miravete de Artículo 19.

Para el periodista José Pérez-Espino, no hay una política de Estado de agresiones contra periodistas, sino colusión entre autoridades y crimen organizado:

He recorrido buena parte del país y he estado en las zonas de mayor riesgo como Ciudad Juárez, Sinaloa, Michoacán, Guerrero, en donde no necesariamente veo una persecución del Estado. [Pero sí hay] funcionarios públicos coludidos con el crimen organizado, que en muchos momentos y en muchos casos se vuelven uno mismo. No sabes quién es el policía y quién es el criminal, porque actúan bajo los mismos parámetros.- José Pérez-Espino.

A poco más de dos años de que la Secretaría de Gobernación (Segob) creó el Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, con el objetivo de "proteger a personas defensoras de derechos humanos y periodistas que sufren agresiones con motivo de su labor", el mecanismo es calificado por especialistas como necesario, pero no suficiente.

"Es un mal necesario, tiene que ser temporal y debe ser una herramienta. No la herramienta del Estado para hacer frente a la violencia contra la prensa y defensores de derechos humanos", dijo Itzia Miravete durante el seminario.

Pese a ser un "mal necesario", la coordinadora de Documentación y Registro de agresiones contra la prensa en Artículo 19 reconoció que el mecanismo "no está dando respuestas eficientes, ni generando capacidades para hacer frente al riesgo".

Hay varias razones que explican el deficiente funcionamiento del Mecanismo que debiera proteger la vida e integridad de los periodistas y defensores de derechos humanos:

  • Coordinación entre autoridades es insuficiente.
  • No hay un adecuado análisis del contexto en el que se desarrollan las amenazas y riesgos contra periodistas.
  • Cuando reciben medidas de protección y son desplazados para que no sean asesinados, se da un mensaje de que aquí no pasó nada, pero no se investiga.
  • Falta de coordinación con la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión.

Además de investigar y sancionar, se necesita cambiar el estado de cosas que llevan a solicitar protección, explicó Mitzia Miravete.

El lunes 8 de octubre, el Consejo Consultivo del Mecanismo Federal de Protección para Periodistas y Personas Defensoras de Derechos Humanos acusó al gobierno federal de irresponsabilidad al no liberar los 75 millones de pesos destinados al Mecanismo, para la implementación de medidas de protección hasta diciembre de este año. Una irresponsabilidad que afecta a 727 periodistas y defensoras de derechos humanos que están adscritos al Mecanismo de Protección de Segob.

En el cierre de su sexenio, Enrique Peña Nieto ha sido incapaz de proteger a los periodistas y defensores de derechos humanos en México, aquellos que son "un pilar fundamental para el fortalecimiento de cualquier democracia".

VIDEO SUGERIDO