MÉXICO
11/10/2018 9:16 PM CDT | Actualizado Hace 15 horas

Una amistad a prueba de balas en Reynosa, antes una selfie

Dos amigos compartieron una imagen juntos durante una balacera en las inmediaciones de su prepa.

El día martes 9 de octubre se registró un tiroteo en las inmediaciones del Centro de Estudios Tecnológicos Industrial y de Servicios 131 en la ciudad de Reynosa, Tamaulipas, y hubo una selfie que lo imortalizó.

La refriega fue dada a conocer por medio de redes sociales y se compartieron impresiones por ciudadanos de esa urbe fronteriza.

Destacó el caso de dos jóvenes del CeTis 131 que compartieron una selfie en la que señalan que es la tercera balacera en la que se encuentran juntos. Además de que se ve una imagen de sus compañeros sentados en el piso, como parte del protocolo de seguridad.

Cortesía
La publicación efectuada el 9 de octubre señala que este par de jóvenes, como muchos otros en Reynosa y el norte del país se han enfrentado a estos escenarios violentos.

HuffPost México
Estudiantes esperan sentados mientras se escucha el tiroteo.

La balacera ocurrida en la colonia las Granjas, donde se encuentra el plantel de bachillerato, un policía fue herido. La bronca se trasladó a las calles Condes, Sierra Gorda y Gasoducto de Pemex, donde dos hombres armados fueron abatidos por las autoridades tamaulipecas.

Reynosa está en el lugar 38 de las ciudades más violentas del mundo y la 11va de México".Consejo Ciudadano para la Seguridad Publica y la Justicia Penal de México

Balacera en Reynosa

Colateralmente se tuvieron cuatro heridos de ciudadanos que iban de pasajeros en el transporte público, reportó Fronteras.


Estudiantes en el fuego cruzado

En diciembre de 2016, un estudiante de secundaria de la ciudad de Matamoros en Tamaulipas, preocupado por los riesgos que impone el crimen organizado en su región, diseñó una mochila para resguardarse de los impactos de arma de fuego.

Juan David Hernández, entonces de 11 años de edad, reflexionaba de la importancia de tener un recurso extra para protegerse de la inseguridad. Dos años después los jóvenes tamaulipecos viven esa escena continuamente.