UN MUNDO MEJOR
09/10/2018 12:10 PM CDT | Actualizado 09/10/2018 1:09 PM CDT

Taiwán da luz verde a un referéndum para votar el matrimonio igualitario

El próximo 24 de noviembre, millones están convocados a decidir si se legalizan, o no, las bodas LGBTQ

SIPA USA/PA Images

Taiwán, la conservadora nación asiática con una fuerte influencia budista y cristiana, dio un paso hacia la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo: este 24 de noviembre se celebrará un referéndum en el cual sus ciudadanos decidirán si se cambia la Constitución para eliminar la restricción de las bodas civiles como una ceremonia exclusiva entre hombre y mujer.

En mayo del año pasado, la Suprema Corte de Taiwán determinó que las parejas del mismo sexo tienen los mismos derechos que las parejas heterosexuales y ordenó al Poder Legislativo que hiciera los cambios legales necesarios para garantizar el derecho a la no discriminación de la comunidad LGBTQ. El plazo máximo para hacer esas reformas es de dos años.

Sin embargo, la sociedad conservadora de Taiwán ha emprendido una intensa campaña en línea y en las calles para cerrar la puerta a parejas del mismo sexo al matrimonio. Como consecuencia, el referéndum organizado por la Comisión Central de Elecciones preguntará a los votantes si aprueban, o no, la creación de una figura legal para las uniones civiles entre personas del mismo sexo en lugar de matrimonio igualitario.

El referéndum de la Comisión Central de Elecciones ha dejado un sabor agridulce entre la comunidad LGBTQ taiwanesa: por un lado, unos celebran un primer paso hacia los derechos plenos para todos; otros creen que la creación de un "matrimonio alterno" legalizaría un nuevo tipo de discriminación.

"Como taiwanesa, lamento mucho esta decisión, pero no tenemos tiempo ni espacio para decepciones. Tenemos que ponernos a trabajar", aseguró Jennifer Lu, coordinadora de la Coalición Igualdad en el Matrimonio en Taiwán, a la agencia de noticias Reuters.

Taiwán es una isla poblada por poco más de 23 millones de habitantes donde predominan los budistas, taoístas y cristianos, quienes tienen, mayoritariamente, posiciones contrarias a los derechos de la comunidad LGBTQ.