UN MUNDO MEJOR
09/10/2018 8:46 AM CDT | Actualizado 09/10/2018 9:45 AM CDT

Kavanaugh llegó a la Corte, pero las voces contra la violencia sexual no van a callar

Brett Kavanaugh se abrió paso hacia el asiento como juez, pero en su camino encendió un movimiento que nadie podrá apagar

Miles de manifestantes se volvieron a reunir este domingo durante el juramento de Kavanaugh a la Suprema Corte para mostrar su rechazo al nombramiento
ANDREW CABALLERO-REYNOLDS via Getty Images
Miles de manifestantes se volvieron a reunir este domingo durante el juramento de Kavanaugh a la Suprema Corte para mostrar su rechazo al nombramiento

Las semanas de protestas contra la nominación, y posterior confirmación, de Brett Kavanaugh en la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos ha dejado a las sobrevivientes de delitos sexuales frustradas y exhaustas. Pero eso no parece que va a detenerlas en su lucha contra un gobierno que parece determinado a silenciarlas.

"Yo no creo que haya ninguna de nosotras que va a callarse. Y no creo que el plan de nadie sea guardar silencio después de la confirmación (de Kavanaugh en la Corte)", aseguró la sobreviviente de violación Robyn Swirling, quien públicamente confrontó a la senadora republicana Lindsey Graham por votar a favor del hombre que Trump apoyó incansablemente ante las acusaciones de acoso sexual.

"La Suprema Corte es una institución realmente importante en nuestra democracia", dijo Lindsey. "Nuestras voces necesitas ser escuchadas cada minuto cuando decimos que la legitimidad de esta institución está en peligro".

Esa preocupación —que la credibilidad de la más alta instancia judicial de su país esté en juego— es otra razón por la que las sobrevivientes se niegan a dar un paso atrás.

"Vamos a pelear hasta el final, porque sabemos que tenemos un impacto en este proceso y creemos que es crucial que las y los senadores entiendan el trauma y el impacto en la vida de alguien que produce un ataque sexual", afirmó Jess Davidson, sobreviviente y directora ejecutiva de la organización de derechos humanos End Rape on Campus (Pongamos fin a las violaciones en los campus).

Desde que el presidente Donald Trump nominó a Kavanaugh en julio pasado, los siguientes meses fueron históricos. Tres mujeres acusaron al ahora juez de agresiones sexuales o acoso. Y una de ellas, la doctora Christine Blasey Ford, ofreció un conmovedor testimonio frente al país sobre cómo Kavanaugh intentó violarla cuando ambos estudiaban la preparatoria.

En los días siguientes al testimonio de Christine Blasey Ford, miles de manifestantes llenaron las calles de Washington D.C. y otras ciudades para solidarse con ella y millones de víctimas. Cientos fueron arrestados el jueves por "protestar ilegalmente" frente al Senado. Y decenas bloquearon las entradas de las oficinas de los senadores, mientras contaban sus historias de violencia sexual.

Este domingo, Kavanaugh tomó posesión de su asiento en la Suprema Corte y su primer movimiento público fue contratar a un grupo de solo mujeres en su equipo de ayudantes legales.

"No importa lo que suceda con Kavanaugh, nosotras ya ganamos" dijo Thenmozhi Soundararajan, directora ejecutiva de la organización social Equality Labs.

POOL New / Reuters
Dr. Christine Blasey Ford habla ante el Senado de EU

Soundararajan está convencida que la visibilidad que ganaron las sobrevivientes y comunidades afroamericanas será recordada. Y que los simpatizantes de Kavanaugh podrán tener, ahora, poder político, pero "no tienen el poder de la gente".

"Ellos creen que están ganando, pero básicamente encendieron un movimiento que no se va a ir".

Y aunque la esperanza por un cambio sigue viva, miles de sobrevivientes aún sufren los inevitables efectos de haber sido forzadas a defenderse una y otra vez. El dolor fue acentuado cuando Trump, quien ha sido acusado de agresiones sexuales por más de 20 mujeres, se burló y minimizó a las víctimas de agresión sexual dos veces durante la semana pasada.

"Ver a la doctora (Christine Blasey) Ford ser desacreditada, burlada, humillada, reaviva recuerdos dolorosos y le pasa a miles de personas en todo el país", contó Morgan McCaul, estudiante de la Universidad de Michigan y sobreviviente del exentrenador de gimnasia y violador Larry Nassar. "No es fácil ver a una compañera ser vista como un simple bache en el camino hacia un puesto político".

Drew Angerer via Getty Images
Manifestantes usan un ataúd para protestar contra Kavanaugh

Como sobreviviente de múltiples violaciones, Alison Turkos narró que está peleando, literalmente, por su vida.

"Ya he tenido que pelear antes. Esto no es nuevo para mi", dijo. "Me rehúso a mantenerme callada como si mi voz no importara".

Amanda Nguyen, creadora de la Ley de Derechos para las Sobrevivientes de Ataques Sexuales, mostró una resiliencia similar este viernes.

"Muchas sobrevivientes y aliadas posiblemente se sienten frustradas hoy, pero yo he visto de primera mano la incansable perseverancia que produce estar frente a una injusticia", aseguró Nguyen al HuffPost. "Seguiremos con nuestro trabajo para que nadie más tenga que experimentar los obstáculos de esta lucha".

"Si está es la batalla que quieren tener", retó Soundararajan. "Ellos van a perder la guerra".

Este texto fue publicado originalmente en el HuffPost y traducido y editado para el HuffPost México