MÉXICO
09/10/2018 3:23 PM CDT | Actualizado 09/10/2018 3:23 PM CDT

De estudiantes a secuestradores: tres jóvenes levantaron y asesinaron a su propio compañero

José Andrés Larrañaga desapareció el 1 de octubre. Fue secuestrado y asesinado por sus compañeros en Puebla.

Facebook José Andrés Larrañaga

José Andrés de Larrañaga fue reportado como desaparecido el 2 de octubre pasado, luego de que sus compañeros dejaron de tener contacto con él un día antes, cuando salió de la universidad.

El estudiante de la Universidad de Ciencias y Desarrollo (UDES) de 20 años de edad y originario de Tuxtepec, Oaxaca, fue secuestrado por las personas de quienes probablemente menos se lo habría imaginado: sus compañeros de la escuela.

De acuerdo con las autoridades, tres alumnos de la misma institución educativa planearon el secuestro para pedir un rescate de cerca de 500 mil pesos, de acuerdo con MTP Noticias.

Twitter

Cuando comenzaron a ver que Andrés era buscado en redes sociales por compañeros, además de la denuncia por desaparición en la Fiscalía General del Estado, decidieron quitarle la vida y enterrarlo en un paraje en la localidad de Santa María Nenetzintla, municipio de Acajete, lugar donde fue encontrado su cuerpo.

El joven fue levantado por sus compañeros cuando se dirigía a su casa y, de acuerdo con las primeras versiones de las autoridades, permaneció en la cajuela durante varias horas, hasta que los presuntos responsables exigieron el rescate.

Gilberto Higuera Bernal, encargado de la Fiscalía General del Estado de Puebla, informó el pasado 5 de octubre que José Andrés fue presuntamente asfixiado por estrangulamiento por tres compañeros de la UDES.

Los detenidos por el secuestro y homicidio de José Andrés son Luis Pablo "N", de 25 años, Francisco Arturo "N", de 23 años y Abraham "N", de 21 años.

Twitter

Sin embargo, el juez vinculó a proceso a los tres presuntos responsables por cohecho debido a que intentaron sobornar a los agentes ministeriales con tres celulares y dinero en efectivo, reportó MTP Noticias.

Los jóvenes ofrecieron dos iphone, color blanco y un celular negro, además de 160 pesos en efectivo como garantía para que posteriormente les entregaran 10 mil pesos y un vehículo Nissan a cambio de que dejaran de indagar los hechos.

Por el delito de cohecho, el juez los vinculó a proceso luego de que catalogó como legal su detención.

Además de que les impuso la medida cautelar de 2 mil pesos de exhibición económica, firma periódica y les prohibió salir del Estado, sin autorización.

Luego de esto, los ministeriales los detuvieron y les fincaron la responsabilidad por cohecho.