INTERNACIONAL
08/10/2018 10:50 AM CDT | Actualizado 08/10/2018 6:13 PM CDT

La pesadilla de Indonesia: un campo con 5 mil posibles muertos

A más de una semana del sismo y tsunami, los esfuerzos por recuperar cuerpos se detienen por las terribles condiciones.

Miles de personas siguen desaparecidas, y se temen muertas, en Indonesia después de un catastrófico terremoto y el tsunami posterior que devastó la isla de Sulawesi la semana pasada.

Funcionarios indonesios dijeron el lunes que el número de muertos por el desastre superó lo más de mil 900 decesos, informó Channel News Asia. Sin embargo, se espera que ese número aumente dramáticamente, posiblemente incluso se triplique, una vez que se hallen a todas las víctimas.

"Cada día encontramos más cuerpos", dijo el segundo teniente Nirwan Adi Putranto a la revista Time.

En Balaroa y Petobo, dos de los barrios más afectados de la ciudad de Palu, aproximadamente 5 mil personas siguen desaparecidas, dijo el domingo Sutopo Purwo Nugroho, portavoz de la agencia de desastres de Indonesia. Nugroho dijo que era difícil determinar el número exacto de desaparecidos, ya que se cree que muchos de ellos se encontraban en edificios que fueron tragados, algunos de ellos enteros, por la tierra debido a un proceso conocido como licuefacción de suelo.

"La licuefacción ocurre cuando los suelos arenosos sueltos con aguas subterráneas poco profundas son sometidos a cargas repentinas, como sacudidas por un terremoto", explicó a la CNN Jonathan Stewart, profesor de ingeniería civil y ambiental en la Universidad de California en Los Ángeles. "Durante el terremoto, la presión del agua se genera en el suelo, lo que causa una pérdida dramática de fuerza. La pérdida de fuerza puede ser tan grande que el suelo se comporta casi como un líquido".

Más de 3 mil casas en Balaroa y Petobo fueron dañadas o enterradas bajo "ríos de tierra" después del terremoto. Este número incluía todo un complejo de viviendas del gobierno en Balaroa, donde habían vivido más de mil familias, informó The Guardian. No se sabe cuántas personas estaban en el complejo cuando se sumergió.

Aunque las probabilidades de encontrar a alguien vivo entre los escombros en este momento son escasas en el mejor de los casos, los funcionarios indonesios han dicho que los rescatistas tendrán hasta el jueves para buscar sobrevivientes y recuperar cadáveres. Después de ese tiempo, las áreas destruidas serán designadas como fosas comunes y se dejarán sin tocar, dijo The Guardian.

Las Naciones Unidas dijeron que alrededor de 200 mil personas en Sulawesi necesitan asistencia humanitaria.

Varios países, incluidos Estados Unidos, Reino Unido y Japón, han enviado millones de dólares de ayuda al área, pero la escasez de alimentos y agua sigue siendo un gran desafío.

Si desea ayudar, varias organizaciones están trabajando para llevar alimentos, agua, suministros médicos y otra asistencia a las personas afectadas por el desastre. Estos incluyen la Cruz Roja Indonesia, Mercy Corps y International Medical Corps.

Este texto se publicó originalmente en HuffPost.