INTERNACIONAL
02/10/2018 10:51 AM CDT | Actualizado 02/10/2018 3:49 PM CDT

Nuevo acuerdo comercial "de Trump" con México y Canadá tiene varias mejoras. Sí, gracias a Obama

El llamado "nuevo TLCAN" es en gran medida lo que Canadá y México acordaron con el TTP, del cual Trump retiró a EU tras asumir la presidencia.

Chip Somodevilla via Getty Images

WASHINGTON ― Con elecciones críticas a la vuelta de la esquina, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, declaró el lunes que un nuevo acuerdo comercial con México y Canadá era una gran victoria para él. Sin embargo, el acuerdo está basado en elementos clave negociados por su predecesor, Barack Obama, para un acuerdo que Trump catalogó como un desastre.

"A lo largo de la campaña prometí renegociar el TLCAN, y hoy hemos cumplido esa promesa", dijo Trump sobre la actualización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que describió como el "nuevo e increíble acuerdo entre Estados Unidos, México y Canadá llamado USMCA".

Pero la mayoría de los "nuevos" artículos en el acuerdo anunciado el domingo por la noche fueron negociados durante un período de años por el gobierno de Obama como parte de la Asociación Transpacífica. Ese acuerdo incluyó a una docena de naciones de América, el sudeste de Asia, Japón y Australia, reduciendo las barreras comerciales y aumentando las normas ambientales y laborales.

De hecho, al menos la mitad de los hombres y mujeres que estaban detrás de Trump durante su ceremonia en el jardín de las rosas de la Casa Blanca alabando el nuevo acuerdo, era el mismo personal de servicio de carrera que negoció disposiciones casi idénticas paea el TPP, las cuales Trump había criticado.

"Irónicamente, los llamó pésimos negociadores durante la campaña presidencial", dijo Trevor Kincaid, el vocero de la oficina del Representante de Comercio de Estados Unidos bajo la administración Obama. "Es realmente lo mismo con un nuevo nombre".

Jared Bernstein, exasesor económico principal del vicepresidente Joe Biden, dijo que le gustan algunos de los cambios a favor del trabajo en el nuevo acuerdo, pero agregó que la caracterización del acuerdo por parte de Trump como un cambio dramático del TLC es absurda.

"No es nada creíble argumentar que el TLCAN o el TPP fueron desastres masivos, pero que el USMCA es la perfección", dijo Bernstein, y agregó que la afirmación encaja en el libro de jugadas de Trump. "Creas un período de desorganización y de caos. Lo cierras. Y tú declaras la victoria sin importar el resultado".

Durante su campaña presidencial, Trump criticó al TPP como el peor acuerdo que se haya negociado (una descripción que también aplicó al TLCAN y al acuerdo nuclear de Irán), y sacó a Estados Unidos rápidamente después de asumir el cargo.

Debido a que tanto Canadá como México también estaban cubiertos por el TPP, efectivamente habría reemplazado al TLCAN si Trump y el Congreso lo hubieran aprobado. También habría incluido a Japón, con el que Trump buscó sin éxito un acuerdo, y, según dijeron muchos expertos en comercio en ese momento, habría servido para controlar el creciente dominio de China en el Pacífico occidental.

No está claro si Trump entiende o si le importa que muchos de los elementos del nuevo "USMCA" estuvieran presentes anteriormente en el TPP. El lunes, Trump dijo: "Este es un acuerdo completamente nuevo".

Sin embargo, las disposiciones del acuerdo que se ocupan del comercio en línea y las protecciones de propiedad intelectual, por ejemplo, se incluyeron en el TPP y ahora están en el USMCA, en gran parte sin cambios. "Hasta cierto punto, hemos perdido el tiempo rehaciendo lo que estaba en el Acuerdo de Asociación Transpacífico", dijo James Pethokoukis, un experto en comercio del American Enterprise Institute. "Hay mucha superposición".

Incluso el problema que Trump calificó como un "factor decisivo", las políticas proteccionistas de Canadá para sus productores de productos lácteos, se resolvió en el nuevo acuerdo de la misma manera que se resolvió en el TPP. Canadá acordó abrir un pequeño porcentaje de su mercado a los productores de lácteos de EU para ciertos productos. Pero debido a que ese pequeño porcentaje será casi en su totalidad para los operadores lácteos estadounidenses, no dividido entre 11 países, el nuevo acuerdo probablemente será una mejora modesta para los productores lecheros de EU en comparación con el TPP.

Un cambio significativo tanto en el TLCAN como en el TPP implica las reglas con respecto a la fabricación de automóviles. Actualmente, el TLCAN requiere que el 62.5% del valor de un automóvil se realice en América del Norte para moverse a través de las fronteras sin tarifas. El acuerdo revisado aumentaría eso a un 75%, y requeriría que al menos el 40% de la mano de obra para el automóvil se pague a no menos de US$16 por hora.

Bernstein, quien ahora es miembro principal del liberal Center on Budget and Policy Priorities, dijo que esas nuevas reglas podrían ayudar a los trabajadores estadounidenses al reducir los incentivos para que los fabricantes de automóviles de EU construyan nuevas plantas fuera de América del Norte y al reducir el diferencial salarial entre Estados Unidos y México.

"Eso es potencialmente un cambio beneficioso", dijo, y agregó que dependerá de cómo se implementó y se hizo cumplir.

Para que todo esto suceda, sin embargo, el Congreso de Estados Unidos tendrá que aprobar el acuerdo. Trump dijo el lunes que lo firmaría a finales de noviembre, para luego pasarlo al Capitolio, que en ese momento podría estar pasando del control republicano —al menos en la cámara baja— al demócrata.

Si el Congreso no aprueba el nuevo pacto comercial, el TLCAN existente permanecerá en su lugar, al menos hasta que Trump lleve a cabo el proceso formal de retiro, que también podría requerir la aprobación del Congreso.

Este artículo se publicó originalmente en HuffPost.