INTERNACIONAL
01/10/2018 6:56 AM CDT | Actualizado 01/10/2018 8:16 AM CDT

Los padres de la terapia contra el cáncer logran el Nobel de Medicina

Los científicos James Allison y Tasuku Honjo lograron el nobel por sus descubrimientos "de la terapia contra el cáncer por la inhibición de la regulación inmune negativa".

La semana de anuncios de los Premios Nobel comenzó este lunes con el galardón de Fisiología o Medicina 2018 para los científicos James Allison y Tasuku Honjo por sus descubrimientos que lograron avances en la terapia contra el cáncer, anunció el lunes el organismo que otorga el galardón.

Los dos científicos fueron premiados "por su descubrimiento de una terapia contra el cáncer mediante la inhibición de la regulación inmunonegativa", declaró la Asamblea Nobel del Instituto Karolinska de Estocolmo.

Los dos científicos, cada uno por su lado, se dedicaron a buscar la forma de quitar "los frenos" y "apoyar los buenos pedales de aceleración" del sistema inmunitario, precisó el jurado.

"Allison y Honjo mostraron cómo las diferentes estrategias para inhibir los frenos al sistema inmune pueden ser usadas en el tratamiento del cáncer", agregó la Asamblea Nobel del Instituto Karolinska.

La inmunoterapia contra el cáncer

En la década de 1990, Alisson empezó a estudiar en su laboratorio de la Universidad de California (EU) la proteína CTLA-4, que funciona como freno de las denominadas células T, claves en el sistema inmunológico.

Otros investigadores habían descubierto esa propiedad de la CTLA-4 y aplicado el mecanismo en enfermedades autoinmunes, pero Alisson tenía una idea diferente.

Tras descubrir un anticuerpo que podía unir a esa proteína e inhibir su función, quiso averiguar si podía liberar el freno de la célula T y provocar que el sistema inmune atacase las células cancerígenas.

Usando esa técnica pudo curar a ratones con cáncer y, después de sus esfuerzos por desarrollar una estrategia para humanos, logró en 2010 efectos sorprendentes en pacientes con melanoma avanzado.

Honjo descubrió en paralelo en la Universidad de Kioto (Japón) la PD-1, otra proteína expresada en la superficie de las células T: años de experimentos mostraron que funcionaba como freno aunque con un mecanismo diferente.

Un estudio demostró en 2012 su eficacia en el tratamiento de pacientes con distintos tipos de cáncer, también en casos en los que la enfermedad estaba en fase metastática.

Un nuevo premio en conjunto

Allison, profesor de inmunología del Centro de Cáncer de la Universidad de Texas, y Honjo, de 76 años, profesor de la Universidad de Kyoto, ya fueron premiados juntos en 2014 por su investigación con el premio Tang, considerado como la versión asiática de los Nobel.

"Soñaba con esto pero no pensé que se produciría. Me parecía demasiado", dijo el estadounidense Allison, de 70 años, en declaraciones a la agencia de prensa sueca TT.

En un texto por separado en la web de su centro de investigación, Allison dijo sentirse "honrado con este prestigioso reconocimiento".

"Los científicos ambicionan simplemente con ir más allá de las fronteras del saber. Mi intención no era estudiar el cáncer sino comprender la biología de las células T, esas células increíbles que recorren nuestro cuerpo para protegerlo", añadió.

Honjo se comprometió por su parte a continuar sus investigaciones para luchar contra el cáncer.

"Quiero continuar mi investigación (...) para que la inmunoterapia salve más pacientes afectados por cáncer", declaró en una rueda de prensa en la Universidad de Kyoto, donde enseña.