MÉXICO
29/09/2018 12:36 PM CDT | Actualizado 29/09/2018 12:50 PM CDT

Autoridades desmienten supuesta extinción del teporingo

La Secretaría de Medio Amiente y Recursos Naturales y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas aseguraron que es falso que el teporingo este extinto.

Especial

Luego de que se diera a conocer un estudio realizado por la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM) sobre la extinción del teporingo en el Nevado de Toluca, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semanat) y la Comisión Nacional de Áreas Protegidas (Conanp) desmintieron que la extinción de esta especie endémica sea verdad.

La noche de este viernes, la Semanat señaló que "el teporingo es una especie endémica del país. ¡No está extinto! Se ha corroborado su presencia en el sur de la Ciudad de México: las sierras Chichinautzin y Ajusco (en los volcanes Pelado y Tláloc)".

"El Nevado de Toluca se ha considerado como una posible zona de distribución. Sin embargo, no ha habido evidencia confiable a la fecha. ¡Cuidemos al teporingo!", señaló la dependencia federal.

La Conanp, un organismo que administra 182 Áreas Naturales Protegidas federales, que representan más de 90 millones de hectáreas, aseguró que es falso que el también conocido como conejo de los volcanes se haya extinto, pues se han observado ejemplares en el área natural Izta-Popo, en el Estado de México, en el Tepozteco y en el Corredor Biológico Chichinautzin, en Morelos.

En un comunicado, el organismo refirió que no se puede confirmar la presencia ni declarar la extinta la especie en el Nevado de Toluca, pues se requieren más de 50 años de ausencia para hacerla declaración formal.

Aseguró que realiza esfuerzos de monitoreo del también llamado zacatuche en el Área de Protección de Flora y Fauna Nevado de Toluca, pues han sido encontradas excretas del animal, sin confirmarlas completamente.

La investigación de la UAEM publicada por UNAM Global aseguraba que desde 1996 esta especie, exclusiva de México, se consideró en peligro de extinción en el país y distintas investigaciones realizadas en la década de 1980, 1990, así como la primera del siglo XXI ya indicaban esta desaparición.